Bolsa, mercados y cotizaciones

Vuelco en el mercado de petróleo: lo que implica el viaje desde el 'contango' hasta el 'backwardation'

  • El backwardation muestra que el mercado puede haber logrado el equilibrio
  • Durante lo peor de la pandemia en EEUU y Europa dominaba el contango
  • BofAML eleva sus previsiones para el precio del crudo en 2020 y 2021
Plataformas flotantes en Oseberg, Mar del Norte. Alamy

Los futuros del petróleo Brent, de referencia en Europa, y del West Texas, referencia en EEUU, están cerca de terminar un largo y arduo viaje desde la estructura de contango a la de backwardation. Este cambio de estructura es el reflejo del equilibrio que está alcanzando el mercado: la demanda y la oferta se igualan tras meses de desequilibrio que han llevado a que el petróleo (el Texas llegó a marcar precios negativos) se acumule en tanques y buques, impulsando los inventarios hasta máximos. Ahora, probablemente, existe incluso un pequeño déficit en el mercado (más demanda que oferta) que sin embargo no termina de reflejarse en el precio (43 dólares el barril de Brent), precisamente, por ese elevado nivel de inventarios o reservas de petróleo acumuladas entre marzo, abril y parte de mayo.

No obstante, la parte más dura parece haberse superado. Por un lado, la demanda de petróleo ha rebotado con fuerza desde mínimos (mostró datos no vistos desde 1995), aunque no tocará los niveles previos a la pandemia hasta al menos 2022. Algunos tipos de derivados del crudo, como el queroseno de aviación, podrían tardar años en recuperar la demanda vista en 2019. Sin embargo, la reapertura de las economías desarrolladas y China (son los mayores consumidores de crudo) ha permitido que el mercado alcance el equilibrio, con la inestimable ayuda del histórico recorte de la producción de la OPEP, sus aliados y la caída de la producción en EEUU y Canadá. Sin este recorte por el lado de la oferta, hubiera sido casi imposible lograr un mercado en equilibrio que está llegando hacia la estructura de backwardation, que es la contraria al contango que se ha vivido en los últimos meses.

¿Qué es el backwardation?

Esta estructura de backwardation llega (está muy cerca producirse en la actualidad) cuando el petróleo al contado (petróleo físico para entrega inmediata) y los futuros de menor plazo (en este caso el de agosto) son más caros que los futuros a más largo plazo (petróleo para entrega en otros meses del año o 2021). ¿Por qué sucede esto? Cuando la demanda de crudo tiende a superar a la oferta en un momento dado, ese petróleo ya extraído y de entrega inmediata o a corto plazo se vuelve más valioso, mientras que el crudo a futuro puede presentar un precio menor porque se estime, por ejemplo, que en los próximos meses la OPEP terminará con los recortes (algo bastante factible) y habrá de nuevo petróleo de sobra en el mercado. Esta es una explicación, pero son muchos los factores que generan una u otra estructura de mercado, y no siempre indican que el precio del crudo vaya a subir o bajar. Normalmente se asocia el backwardation con más subidas de precios y el contango con una tendencia bajista del crudo.

Más consumo de petróleo

Los analistas de Bank of America Merryll Lynch explican en una nota para clientes que "esta combinación de un mayor consumo frente a las perspectivas de la oferta deberían poner en marcha las ruedas para una recuperación continua en el precio del petróleo en 2021. Es cierto que tanto los diferenciales del Brent como del WTI entre el primer el tercer mes (futuros) ya se han reducido a un ritmo bastante rápido en los últimos días, coqueteando con la estructura de backwardation. El aumento de los inventarios a nivel global se ha desacelerado considerablemente en el último mes y las existencias incluso han comenzado a caer en algunos lugares específicos, como en Cushing (almacén que llegó casi al límite de su capacidad en mayo). Debería surgir un patrón de caídas de inventarios en la mayoría de las regiones a medida que avanzamos hacia el segundo semestre. Como resultado, esperamos que la curva completa del crudo Brent regrese a la forma de backwardation a finales de año", sentencian estos expertos.

La curva entera de la que hablan los analistas de BofAML está formada por el primer futuro de petróleo, que en este caso es el de agosto de este año, y por el mismo del año siguiente, el de agosto de 2021. De este modo se conforma la curva a un año del crudo, formada por todos los precios de los futuros de petróleo mes a mes hasta que se completa el año. Ahora mismo, con datos de Bloomberg, el futuro de agosto de este año es todavía un 3% más barato que el mismo futuro del año que viene. Sin embargo, si se analiza el gráfico se puede ver como esta diferencia llegó a ser hasta de un 80% en los peores momentos de la crisis del covid-19, cuando surgieron serias dudas sobre la capacidad de la infraestructura petrolera para almacenar todo el crudo que se seguía produciendo, pero que nadie consumía durante los confinamientos.

En ese momento, la estructura del mercado era radicalmente opuesta al backwardation del que hablamos. Esa estructura se conoce como súper-contango, y evidencia que en ese momento concreto había un exceso de petróleo abrumador respecto a la demanda, algo lógico, pues miles de millones de personas se encontraban confinadas en sus casas sin coger el coche, aviones... Mientras que el precio de los futuros más lejanos de petróleo era mucho más elevado, pues el mercado esperaba que la pandemia del covid-19 fuese algo pasajero o al menos confiaba en que se encontrase una solución.

A medida que las economías han reabierto, junto con la puesta en marcha de los recortes de producción, el petróleo ha subido con fuerza, alcanzando los 43 dólares por barril en el caso del Brent, un rebote del 175% desde mínimos que aún puede tener recorrido.

Previsiones de precios

El viaje ha sido largo, desde caer por debajo de los 20 dólares hasta superar los 40 y buscar la estructura de backwardation. Este tour aún no ha terminado y podría tener algo de continuidad. "Los fundamentales del mercado mundial del petróleo han cambiado significativamente desde la última vez que ajustamos las previsiones del precio del petróleo el 8 de marzo", explican los analistas de BofAML. Dadas las mejores perspectivas, han elevado previsión del precio Brent 2020 a 43,70 dólares de media anual el barril frente a los 37 anteriores.

"A medida que avanzamos el próximo año, la demanda de movilidad podría recuperarse a un ritmo más rápido de lo que inicialmente habíamos anticipado. Además, la OPEP + probablemente retendrá mayores volúmenes de suministro de los que creíamos hace tres meses. Por lo tanto, también aumentamos nuestro pronóstico de precios Brent para 2021 hasta los 50 dólares, siete dólares más que en la anterior previsión", sentencian estos expertos.

Sin embargo, el crudo, al igual que la economía en su conjunto, se enfrenta a serias amenazas: la vuelta del covid-19 a los países desarrollados en otoño, por un lado, y el elevado nivel de inventarios que aún persiste, por otro. Ambos factores pueden suponer un serio lastre para los precios del oro negro en el medio plazo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin