Bolsa, mercados y cotizaciones

El petróleo mira a los 44 dólares en máximos de marzo tras rebotar un 175% desde mínimos

  • Las compañías del sector rebotan un 50% desde mínimos

El año 2020 ha sido histórico para el petróleo, con algunas referencias del West Texas llegando a situarse en terreno negativo, una situación que ha cambiado velozmente en las últimas semanas. Los recortes de la OPEP y la recuperación de la demanda han impulsado el precio del barril de Brent a la zona de los 44 dólares, lo que supone un rebote del 175% desde los mínimos intradía marcados hace unas semanas por debajo de los 16 dólares. El Brent cerró el martes en 42,63 dólares por barril, y el Texas lo hizo en los 40,37 dólares.

"Las tendencias fundamentales siguen siendo lo suficientemente sólidas para mantener el crudo por encima de 40 dólares. Los temas clave siguen sin cambiar: la demanda rebota velozmente a medida que las medidas de confinamiento se relajan y se vuelve a la vida normal (…) Las naciones productoras siguen con sus compromisos de recortes en producción. En EEUU los productores shale abren su producción, pero esos barriles adicionales no compensan la caída de producción", indican desde Julius Baer.

Desde Bank of America calculan que en términos netos la demanda de petróleo cayó en 14 millones de barriles al día en el primer semestre, suponiendo un exceso de oferta de 11 millones de barriles. De cara al segundo semestre, esperan que el mercado registre un déficit de 2,5 millones de barriles al día en el segundo semestre y 1,7 millones en 2021. "Nuestra visión más constructiva en el crudo refleja la renovada confianza en la recuperación de la demanda global, el daño hecho en la oferta creado por los fuertes recortes en capex en la industria y el sólido acuerdo de la OPEP+ para recortar la oferta", indican en la entidad.

Rebote de la industria

En este entorno, las compañías de la industria se han anotado un importante rebote, al ascender un 50% desde mínimos del año. Entre los gigantes, Total rebota un 66%, Royal Dutch Shell un 45%, Equinor el 40% y BP el 38%. Mientras, la Española  Repsol se anota una subida del 40%.

"Pensamos que las integradas han hecho un buen trabajo hasta ahora controlando sus balances teniendo en cuenta el reto macroeconómico. La liquidez fue asegurada rápidamente y se diseñaron recortes en el opex, el capex y, en algunos casos, el dividendo, para asegurar la posición financiera", destacan desde UBS.

Con el fuerte rebote del crudo, las compañías estarían casi en disposición de cubrir sus necesidades de inversión y el pago de dividendos. Según los cálculos de Bank of America el breakeven del sector en Europa tras la retribución al accionista se situaría en los 46 dólares, apenas un 5% por encima del nivel actual.

Con todo, más allá del precio del crudo, la atención de los inversores están centrados en los planes de futuro de las empresas y en si serán capaces de girar sus negocios hacía una energía más sostenible. 

Según los cálculos de Bank of America el breakeven del sector en Europa tras la retribución al accionista se situaría en los 46 dólares, apenas un 5% por encima del nivel actual.

"Las grandes petroleras hicieron grandes anuncios en el tema del cambio climático poco antes y después de la crisis del Covid-19. Estos sugieren un cambio gradual de paradigma en la industria, no solo en temas de sostenibilidad, también en torno a que activos son considerados relevantes ante la mayor conciencia sobre el cambio climático y las incertidumbres sobre los fundamentales de la demanda del crudo", indican en Natixis, donde creen que todo esto "probablemente acelerará el cambio a un modelo de negocio del estilo de las eléctricas".

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Bko
A Favor
En Contra

Pensaba que tenían más reservas y el ciclo de la gasolina era más largo. Dos días después del aumento del consumo de gasolina ya se aumenta la velocidad del pozo de petróleo. Sin poder viajar sólo lees cuentos, no noticias ni informaciones, aunque lo intenten asemejar no es lo mismo.

Puntuación 3
#1
Usuario validado en Google+
Luis Fernando Garcí­a Galvis
A Favor
En Contra

Considerando el actual escenario global, lo lógico es que los países productores de petróleo en cuanto puedan traten de poner en el mercado todas sus reservas probadas de petróleo, pero a precios que sostengan sus gastos. El control del precio siempre ha sido su estrategia para hacer económicamente sostenible la producción y venta de sus hidrocarburos. Inmediatamente aumente la demanda los países productores volverán a subir la producción, poco a poco, pero siempre girando alrededor de un precio mínimo aceptable para vender lo máximo posible, sus gobernantes saben que tienen que colocar en el mercado todo el crudo que se pueda, porque su consumo va a seguir disminuyendo debido al surgimiento de nuevas tecnologías energéticas aplicables económicamente al transporte de pasajeros y mercancías, lo mismo que a la generación de electricidad.

En conclusión, hacer proyecciones basadas solo en la caracterización histórica de este mercado sin tener en cuenta los factores externos de cambio que actualmente están impactando y que van a definir el consumo de petróleo futuro a medio y largo plazo, es como mínimo, muy aventurado. Una hoja de cálculo en Excel, un modelo económico caracterizado a priori y un economista clásico pueden producir resultados sorprendentes, lo que académicamente es un buen ejercicio, pero deja muchos elementos de juicio fuera del contexto en el que actualmente se mueve la economía de la energía.

Puntuación 0
#2