Bolsa, mercados y cotizaciones

Los expertos descartan que el crudo vuelva a no valer nada en próximos vencimientos

  • Los futuros descuentan una subida de casi el 50% hasta 2023
No se espera que el crudo vuelva al negativo
Madrid

Hace menos de un mes, el 20 de abril, el petróleo daba un susto a los mercados financieros. En una jornada de vértigo los precios de los contratos de futuro sobre el barril West Texas estadounidense llegaron a caer hasta los -40 dólares, algo que nunca antes se había visto en la historia. Esto se produjo de forma puntual, justo un día antes de que venciesen esos futuros y debido a la manera en la que se liquidan estos contratos en Estados Unidos, de forma física, algo muy poco habitual en otros mercados.

Ahora, a medida que se acerca la fecha de vencimiento de los futuros de junio, el próximo martes 19 de mayo, puede haber inversores que estén temiendo que el petróleo pueda volver a repetir el hundimiento por debajo del 0. ¿Podría volver a pasar?

La respuesta es que sí, técnicamente la posibilidad de que el crudo americano vuelva al negativo está sobre la mesa y también podría ocurrir incluso en el barril de referencia en Europa, el Brent, pero es un escenario que descartan los expertos, quienes señalan que lo más probable es que, al menos en mayo, este escenario no vuelva a repetirse.

"Parece menos probable y de hacerlo sería un hecho puntual y afectaría menos", indica Tomás García-Purriños, gestor de Morabanc, quien considera que "lo ocurrido con el vencimiento de mayo estuvo en parte amplificado por el rolo de los ETPs [fondos cotizados que intentan replicar el comportamiento de las materias primas] y la operativa de inversores minoristas, que esta vez están operando futuros más lejanos en general, bien por prudencia o por el incremento de los requisitos de algunos brokers para operar los vencimientos cercanos", indica.

Desde IG mantienen una opinión similar, al destacar que lo que ocurrió el mes pasado fue "algo anómalo". Explican que "la situación entonces estaba desbordada. Ahora, además, hay informaciones sobre cómo se está cerrando el grifo en algunos lugares, como Arabia", grandes productores del recurso energético que están recortando la oferta en un esfuerzo para conseguir que los precios suban y evitar otro colapso como el de abril. "Mantener la producción que había entonces era algo muy complicado", inciden desde la firma.

Sin embargo, tanto desde IG como desde Morabanc los expertos aconsejan ser cautos. "Antes nadie esperaba que el petróleo cayese al negativo..." señalan desde la primera entidad, mientras García-Purriños avisa de que "para invertir en petróleo hay que conocer muy bien las características propias de este mercado" y avisa de la enorme volatilidad que está experimentando el crudo en estos tiempos de coronavirus, con desviaciones enormes frente a los movimientos de precios que se han producido de media en el pasado.

El precio se va recuperando

Los precios del petróleo llevan varias semanas recuperándose del revés que sufrieron durante el mes de abril. El barril europeo ha subido un 56% desde los mínimos del año, que se vieron el pasado 21 de abril, y ahora el futuro de junio (el contrato que vence el 19 de mayo) cotiza en este momento en el entorno de los 30 dólares.

Y es que, desde que el barril entró en negativo en Estados Unidos y tocó mínimos en Europa, las perspectivas han mejorado para los inversores alcistas en el recurso energético, tanto por parte de la demanda, como también de la oferta.

Más demanda, menos oferta

En abril, con las medidas de confinamiento en vigor en casi todo el mundo, la demanda de crudo sufrió el desplome más rápido que se ha visto jamás, lo que llevó a los mercados a ser más desconfiados con sus inversiones. Ahora, la recuperación que está teniendo lugar en los precios responde a la expectativa de que lo peor parece haber pasado, y que la caída de la demanda para este año será enorme, sí, pero no tanto como se venía pronosticando.

Este jueves la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) lanzó un mensaje optimista para los inversores alcistas, indicando que la perspectiva para los mercados globales de petróleo ha mejorado ya que se está apreciando cierto incremento de la demanda, a la vez que se produce un recorte de oferta sin precedentes en la historia.

Se está observando un incremento de la demanda mientras se recorta la oferta

Las cifras que ha lanzado la Agencia apuntan a que el consumo global de petróleo será de 91,2 millones de barriles diarios, un dato mayor que la previsión que daban hasta ahora: 90,5 millones. Ahora esperan que el recorte de la demanda global sea de 8,6 millones de barriles al día este año, un dato que, si bien sigue siendo el más grande que se ha visto nunca, es algo más optimista que el deterioro de 9,3 millones de barriles que esperaba la organización hasta este momento.

Además del aumento de la demanda a medida que el mundo poco a poco va dejando atrás lo más duro de las cuarentenas, esto se ha combinado con un deterioro de la oferta que está siendo el cóctel perfecto para las subidas del precio del crudo. De hecho, con los niveles de oferta actual, si nada cambia, los 91 millones de barriles diarios que esperan para la demanda habrán sido suficientes para acabar con la situación de sobreproducción, ya que la Agencia avisa de que la producción global ha caído este mes hasta 88 millones de barriles diarios, el nivel más bajo de los últimos 9 años.

Esta caída se ha producido a medida que surten efecto los recortes de producción que han acordado los grandes productores, como el cártel de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia, y que la producción cae de forma natural, en países como Estados Unidos, donde las empresas del sector se ven obligadas a cerrar el grifo por los bajos precios del barril.

Las petroleras estadounidenses se ven obigadas a cerrar el grifo por los bajos precios del barril

Con todo esto sobre la mesa, los expertos ven muy poco probable que el barril vaya a volver a cotizar en negativo en los próximos meses, a menos que se produzcan cambios en la situación de oferta y demanda. García-Purriños considera que es "poco probable" que ocurra, "teniendo en cuenta la notable reducción de oferta, cierta recuperación de la demanda y un almacenamiento todavía lejos de sus límites", explica.

En 44 dólares para 2023

A medida que los vencimientos son cada vez más lejanos, el precio del petróleo es cada vez más elevado, lo que demuestra que los inversores están descontando en este momento que la situación de una demanda muy por debajo de la oferta no será tan mala en ese momento de lo que es ahora, ya sea por un incremento del consumo en el mundo, por un descenso de la oferta, o por una combinación de ambas.

Los contratos de futuro que vencen en el mes de diciembre cotizan ahora un 10% por encima de los que vencen en junio, y a medida que avanzan en el tiempo los vencimientos sobre el barril europeo, los precios son mayores, llegando a los 44,4 dólares en el caso del futuro que vence en diciembre de 2023, un precio casi un 50% por encima de los futuros de este junio.

La diferencia entre el 'Brent' y el 'WTI'

Aunque el barril estadounidense West Texas volviese a caer a precios negativos en el futuro, que el Brent también lo hiciese es algo mucho más complicado. Hay que tener en cuenta que el barril de EEUU es uno de los pocos que se negocia en un mercado de futuros con entrega exclusivamente física. Con el Brent, los traders nunca llegarían a entrar en pánico por verse en la tesitura de tener que guardar el barril físico, ya que los futuros se liquidan por diferencias de precio.

Eso sí, ICE, la empresa que gestiona el mercado de futuros sobre el Brent, "ha advertido que es físicamente posible", indica Tomás García-Purriños, de Morabanc, pero considera que sería mucho menos probable que verlo en el West Texas, además también por la mayor facilidad de entrega que tiene el barril europeo, que se puede transportar en buques y entregar en los puertos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin