Bolsa, mercados y cotizaciones

El problema del 'gorrón' o por qué Rusia y Arabia Saudí no evitan el colapso del petróleo por ahora

  • EEUU se ha aprovechado de los recortes de la OPEP sin asumir costes
  • Esta vez, la OPEP y Rusia quieren un acuerdo sin gorrones ni polizontes
  • Todos los países deben hacer una contribución para reflotar el precio
Campo de petrolífero en California plagado de bombas extractoras. Alamy

Nueva jornada de dudas en el mercado de petróleo. Tras un principio de acuerdo entre Rusia y Arabia Saudí para recortar la producción, anunciado a 'bombo y platillo' por Donald Trump la semana pasada, el precio del crudo vuelve a retroceder. Tanto Riad como Moscú niegan haber alcanzado dicho trato para recortar la producción en diez o quince millones de barriles por día. Ambos países, que aún se encuentran inmersos en una guerra precios y de producción de petróleo, no quieren 'gorrones' o 'polizontes' adheridos a un acuerdo que busca reflotar el precio del crudo. Esta vez quieren que todos los productores participen en los recortes o al menos se involucren de algún modo.

Un 'gorrón' o free rider es un agente que recibe un beneficio por utilizar un bien o un servicio pero evita pagar por él o esforzarse por llevarlo a cabo

Desde que EEUU se ha convertido en una pieza fundamental en el mercado de petróleo (ahora mismo es el mayor productor de crudo del mundo), cada vez que la OPEP y sus aliados han decido recortar la producción, las empresas de EEUU (que se rigen por las leyes del mercado) han aprovechado la subida del precio del crudo y los recortes para ganar cuota de mercado en detrimento de los países que sí participaban en los recortes.

Los países de la OPEP y sus aliados (sobre todo Rusia) establecían cuotas de producción para reducir la oferta global de crudo (generando un déficit de producción), lo que provocaba un aumento del precio del 'oro negro' y un descenso de los inventarios. Mientras tanto, los productores de EEUU sin asumir ningún coste se lanzaban a producir más petróleo al calor de unos precios más altos que rentabilizaban su inversión y cada barril extraído de crudo. Así, EEUU ha llegado a ser el mayor productor de petróleo del mundo bombeando más de 13 millones de barriles al día (frente a los 6 millones de 2012), mientras que los países de la OPEP llevan años atascados en una producción que ronda los 30 millones de barriles al día.

El 'problema del gorrón' o free rider

Esta situación en economía se conoce como el 'problema del gorrón o polizonte', también conocido como el consumidor parásito (en inglés free rider problem). Un 'gorrón' o free rider es un agente que recibe un beneficio por utilizar un bien o un servicio pero evita pagar por él o esforzarse por llevarlo a cabo. Estos agentes (en el caso de los recortes de petróleo sería EEUU el gorrón) se ven beneficiados por las acciones de los demás, sin que ellos mismos tengan que asumir algún papel con el coste de esas acciones. Este término es muy utilizado en economía para definir a aquel ciudadano que tiene interés en beneficiarse de un bien público, el alumbrado, el ejército, la policía, la sanidad, pero no está dispuesto a pagar por él.

Esta vez, los precios del petróleo amenazan con profundizar la recesión económica al a que se enfrenta EEUU. De modo que Rusia y la OPEP quieren aprovechar esta situación de debilidad para forzar a EEUU a llegar a un acuerdo en el que también asuma parte del coste que suponen los recortes de producción. Probablemente, Moscú y Riad se conformaría con una propuesta (aunque sea informal) para que los productores de EEUU asuman una parte menor de los recortes o simplemente se limiten a no expandir su producción cuando los precios sean más atractivos. Esto resulta complicado para una economía de mercado en la que son cientos de empresas las que extraen petróleo en función de lo que dictaminan los precios (incentivos a la inversión).

La reunión de la OPEP se ha retrasado hasta el jueves buscando el mayor consenso posible y para presionar a Donald Trump. "La OPEP y sus aliados están haciendo exactamente lo que han perfeccionado en los últimos años, es decir, mantener alta la tensión a través de una retórica hábil y atraer toda la atención hacia sí misma", comentan los analistas de Commerzbank en una nota para clientes.

"En todo caso, podría haber un recorte coordinado de la OPEP + de hasta 6 millones de barriles por día, en comparación con el nivel actual. Esto implicaría que Arabia Saudí redujera la producción en 3 millones de barriles por día, en 1,5 millones entre otros estados del Golfo y en Rusia un recorte de 1,5 millones. Sin embargo, esto se basaría en el nivel de producción actual, que calculamos que es más de 3 millones de barriles más alto que hace un mes, cuando la OPEP + no logró ningún acuerdo", explican los analistas del banco alemán.

Por ello, la OPEP y Rusia no quieren gorrones en esta ocasión. La OPEP busca una coordinación absoluta para una situación en la que la oferta puede sobrepasar en muchos millones de barriles por día a la demanda, por el impacto que está teniendo la crisis del coronavirus.

"Tanto Rusia como la OPEP están exigiendo que Estados Unidos y otros países también implementen recortes de producción. Se supone que Texas, por ejemplo, reducirá la producción en 500.000 barriles por día. La videoconferencia de la OPEP + programada para hoy se pospuesto hasta el jueves, aparentemente por las diferencias personales entre los dos líderes de Rusia y Arabia Saudí... Si ahora se les uniera el tercero en discordia, Donald Trump, las cosas serían muy complicadas e incómodas. Ya ha amenazado con aranceles punitivos sobre las importaciones de petróleo crudo de Arabia Saudí y Rusia si no se acuerdan recortes de producción. En estas circunstancias, es probable que resulte difícil llegar a un acuerdo", explican desde Commerzbank.

Los analistas de ING coinciden y aportan que "el acuerdo realmente depende de EEUU, ya que la participación rusa depende de que EEUU contribuya a los recortes. Establecer recortes obligatorios en EEUU puede ser difícil, pero seguimos viendo más señales de que la producción caerá por las fuerzas del mercado (unos precios más bajos)".

En cualquier caso, una reducción de 6,5 millones de barriles haría poco para ayudar en vista de un exceso de oferta de más de 20 millones de barriles por día. La reunión del jueves será clave para conocer el devenir del mercado de petróleo. Si los productores quieren unos precios muy por encima de los 30 dólares el barril, los movimientos deben ser coordinados y con un gran impacto sobre la producción.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum7

Guan
A Favor
En Contra

Siempre una información de calidad e interesante, enhorabuena

Puntuación 5
#1
David
A Favor
En Contra

Hace años que el libre mercado solo se usa para lo que conviene a los poderosos. Para el resto, aranceles, carteles, amenazas, bloqueos comerciales...

Puntuación 22
#2
V for Vendetta
A Favor
En Contra

Hete aquí que mediante inversiones astronómicas los americanos consiguen hacerse suficientes en la producción de petroleo (crudo).

Naturalmente para que este negocio resulte provechoso es necesario que el mercado se mantenga a un nivel que justifique la inversión y produzca beneficios.

Un precio por debajo de USD 40 por barril resultaría ruinoso para los EEUU.

Para los Rusos resultaría malo pero serian capaces de ajustarse el cinturón. Los Saudíes obtienen petroleo barato mas necesitan venderlo a unos USD 40 para poder sufragar la maquinaria de guerra y proveer de beneficios a su pueblo. Notese que sin benéficos sociales ,amplios ,la paz social peligraría y no por exceso de democracia.

Dado lo expuesto Pepe ,el taxista, esta convencido que la idea es hacer quebrar la producción de crudo en USA y mas adelante y paulatinamente subir los precios.

Vamos a contar mentiras ….tralara

Puntuación 5
#3
Usuario validado en elEconomista.es
basalbra
A Favor
En Contra

No me parece adecuado utilizar el término peyorativo "gorrón" para referirse a un agente competidor. Si cualquier contendiente en un mercado incrementa la oferta, el precio baja. Si se restringe la oferta, el precio sube.

Arabia Saudí y Rusia son en este caso los dos agentes que están interviniendo el precio artificialmente incrementando su producción por encima de la demanda para bajar precios y eliminar competidores. Pero todo tiene un límite y no podrán mantener esta estrategia durante mucho tiempo. Al final, los precios siempre buscan su punto de equilibrio.

Puntuación 6
#4
Usuario validado en elEconomista.es
MASKI-SIERAS
A Favor
En Contra

Muy interesante y bien traido , Vicente, este concepto de los gorrones que , ahora si, aclara el porque de esa lucha que mantienen entre Rusia y A. saudi. Estaba habiendo un gorron que animaba a una estabilización al alza... para apuntalar y aun mejorar su producción, lo que es lo mismo "YO first"

Quedan por justificarse el papel y la actitud de otros productores pezqueñines , incluso los que se salieron de la OPEP en su momento ( Ecuador por ejemplo) para hacerlo mas libremente y sin cortapisa .

¿No sera entonces que estos dos vendedores se estan convirtiendo en aliados para tumbar al gorrón y a los "gorriones" ?

El jueves veremos .!

Ya nos contaras Vicente . Esta apasionante este culebrón

Puntuación 7
#5
nohaygorron
A Favor
En Contra

No existe el problema del gorrón.

Ya que la OPEP al bajar la producción para encarecer el barril invita a que vengan nuevos proveedores al convertir el mercado del petroleo en un mercado más atractivo. Lo que no es normal es lo que hace la OPEP de pactar la producción para subir precios, va contra el libre mercado.

Puntuación 2
#6
Ricardo
A Favor
En Contra

El problema del "free rider" no puede aplicarse aquí ya que el petroleo no es un bien público del que uno pueda aprovecharse. Un ejemplo de "free rider" sería el alumbrado público, que hace muy difícil ofrecer el servicio filtrando entre pagadores y no pagadores.

Puntuación 1
#7