Bolsa, mercados y cotizaciones

Petróleo regalado: algunos productores empiezan a pagar por quitarse el crudo de encima

  • Los petróleos de peor calidad empiezan a venderse a precios negativos
  • El crudo de tipo Brent, de referencia en Europa, está en mínimos de 2002
  • Preocupa la falta de espacio para almacenar tanto petróleo en el mundo
Bombas extractoras de petróleo

El mundo del petróleo no solo es Brent y el West Texas (petróleos ligeros y dulces, que son los más demandados), los dos barriles de referencia en las cotizaciones globales. Más allá de estos tipos de petróleo, que son los más importantes a nivel mundial y los que guardan mayor relación con el precio de los combustibles, las variedades de petróleo crudo son muchas según su composición, calidad y origen de extracción. Algunas de las variedades más pesadas (mayor contenido en ceras), como el crudo Wyoming Asphalt Sour, han comenzado a venderse a precios negativos o en niveles muy por debajo del Brent y el West Texas. Es decir, hay productores que están pagando a las refinerías y compradores por cada barril que se llevan. Acumular el petróleo en instalaciones preparadas tiene un coste que en situaciones extremas, como la actual, obliga a los productores a vender a pérdidas el petróleo al contado (petróleo físico ya extraído).

Commerzbank: "En algunos lugares, los productores ya tienen que pagar a los clientes para que se lleven el petróleo porque no tienen más capacidad de almacenamiento disponible y no quieren cerrar sus instalaciones"

El petróleo de tipo Brent está cotizando en mínimos de 2002 tras haber perdido la cota los 23 dólares por barril. Este tipo de crudo acumula una caída del 66% desde sus máximos anuales. Por otro lado, el petróleo West Texas (de referencia en EEUU) ha llegado a perder la cota de los 20 dólares por barril. El precio de estos tipos de crudo se encuentran todavía lejos del terreno negativo porque son petróleo de mucha calidad y muy demandados. Son crudos ligeros (más líquidos y con menor contenido de ceras) y dulces (contienen menos de un 0,5% de azufre), lo que los convierte en el petróleo perfecto para producir gasolina, gasóleo y queroseno, que son los combustibles más demandados. El proceso de refinación es más sencillo y barato con este tipo de petróleos que con los crudos más pesados y ricos en azufre (petróleo agrío).

Los economistas de Commerzbank explican en una nota que, por ejemplo, "el tipo de petróleo ruso de los Urales cotiza actualmente a solo 15 dólares el barril. La situación que a la que se enfrentan los productores de petróleo en Canadá es particularmente incómoda: el precio de Western Canada Select (WCS) en realidad ha caído a cinco dólares por barril, lo que significa que los costes de transporte superan el precio del petróleo local. En algunos lugares, los productores ya tienen que pagar a los clientes para que se lleven el petróleo porque no tienen más capacidad de almacenamiento disponible y no quieren cerrar sus instalaciones".

Según informa la agencia Bloomberg, el primer crudo en venderse a precio negativo (se ha pagado 19 centavos de dólar por barril al que se lo llevase) ha sido el Wyoming Asphalt Sour, un petróleo denso utilizado principalmente para producir asfalto para pavimentación. Mercuria Energy, la empresa que lo vende, ofreció 19 centavos por barril a mediados de marzo por el crudo.

Vienen más caídas para el crudo

Michel Salden, director de materias primas de Vontobel Asset Management, cree que "los precios del petróleo se derrumbarán aún más dado el exceso de oferta en el mercado y el limitado almacenamiento disponible. Simplemente no habrá compradores suficientes en el mercado al contado (petróleo físico)".

"La razón es que el almacenamiento mundial pronto se encontrará a máxima capacidad, lo que hará imposible comprar petróleo incluso a precios muy rebajados, almacenarlo y venderlo en 3-6 meses. Por lo tanto, los saudíes y los rusos tienen que darse cuenta de que enviar más petróleo al mercado al contado simplemente ejerce una mayor presión a corto plazo sin que esto les aporte ningún beneficio (hasta ahora sí vendieron a precios más bajos, pero con un volumen cada vez mayor). Una vez que los volúmenes comercializados bajen, las presiones sobre las cuentas públicas saudíes y rusas se dispararán", alerta el experto de Vontobel.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud