Legal

La justicia aprueba la incapacidad permanente por somnolencia a un cristalero con hipersomnia

iStock

Hasta cierto punto, es frecuente ver cómo las personas que madrugan y acuden a un centro de estudios o a su puesto de trabajo muestran síntomas de tener sueño. Bostezan, se muestran perezosos, reaccionan de una forma más lenta, se estiran o se quejan en alto. Nada que un café o un sueño reparador no arregle.

Sin embargo, en algunas ocasiones el sueño puede ser tan recurrente y tan intenso que impida a un trabajador desarrollar su oficio en condiciones. Esta situación le ha valido a un trabajador de 49 años para recibir la incapacidad permanente y para percibir una pensión mensual de casi 3.000 euros.

Pensión del 100 %

Según una sentencia reciente emitida por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y recogida por diariolaley, este hombre, cristalero de oficio, ha recibido la incapacidad permanente absoluta por sufrir hipersomnia, un trastorno del sueño caracterizado por una tendencia a tener sueño en situaciones anómalas, y por padecer un trastorno obsesivo compulsivo.

En concreto, el cuadro patológico que se reconoce es "hipersomnia sin modificación reciente del tratamiento psicotrópico ni anticomicial, trastorno depresivo mayor, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno explosivo intermitente, consumo de tóxicos y seguimiento especializado".

Todo este cuadro le ha valido para obtener la incapacidad permanente. "Su dolencia le impide realizar cualquier tipo de trabajo remunerado, por mínimo que sea, con profesionalidad", señala la sentencia.

En consecuencia, el tribunal ha estimado que el trabajador tiene derecho a percibir desde el día 11 de octubre de 2019, momento en el que se detectó e inició este proceso, una pensión mensual equivalente al 100 % de la base reguladora de 2.929,32 euros. Además, también le deben remitir las mejoras y revalorizaciones que pudieran corresponder.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud