Empresas y finanzas

Cuatro bancos se unen a la 'guerra' por la hipoteca variable y rebajan precios

  • El avance del euribor da la vuelta a la estrategia del sector...
  • ...y siente entidades encarecen la oferta a tipo fijo
Varias sucursales en una calle.

La banca da un giro radical a su estrategia hipotecaria con el avance del euribor y abre una nueva guerra por la comercialización de los préstamos a tipo variable. Sabadell, Ibercaja, Kutxabank e ING han rebajado los precios de sus hipotecas variables en el último mes, sumándose al movimiento ya iniciado a finales del primer trimestre del año por otras entidades como Santander, BBVA, Bankinter y Openbank, en su apuesta por hacer más atractivos estos créditos ante la ya patente subida del euribor y la previsión de que continúe al alza en los próximos meses.

A falta de estimaciones por el consenso del mercado, la casa de analistas de Bankinter espera que el euribor se sitúe en el 0,4% a finales de este ejercicio y escale al 0,8% a cierre de 2023. Ante estas previsiones, motivadas por un alza de los tipos de interés en la zona euro de cara al cuarto trimestre con el objetivo de frenar la inflación, la banca vuelve a poner en la primera fila de sus escaparates las hipotecas variables, con visos a que vuelvan a ser rentables tras seis años con el euribor en negativo. Durante este periodo, el sector financiero ha hecho una fuerte apuesta por los préstamos inmobiliarios a fijo (con rebajas de intereses continuas por las que se han llegado a ver intereses por debajo del 1,5%), alcanzando la comercialización de estos préstamos el 62% de las nuevas operaciones en 2021, cuando ocho años antes, en 2013, solo el 1% de las hipotecas se firmaban a fijo.

La rebaja de precios en las hipotecas variables de los últimos meses ha llevado a situar el diferencial medio que comercializa la banca en el 0,85% (siempre según la oferta mostrada por el sector con la bonificación máxima por vinculación de productos) frente al 1,04% de media en el que se situaba hace un año, en abril de 2021.

La apuesta del Banco Sabadell por el tipo variable no solo se ha manifestado por una rebaja de precios. La entidad tenía fuera del escaparate este tipo de créditos en los últimos ejercicio que ha vuelto a publicitar en este primer trimestre del año. El grupo financiero ofrecía el pasado mes de marzo un TIN el primer año del 1,75%, después del segundo año euribor+0,99% y 2,92% TAE. Con la bajada de precios, el TIN de los doce primeros meses se sitúa en el 1,5%, a partir de entonces ofrece euribor+0,8% y 2,68% TAE.

La rebaja hecha por Ibercaja (que también tenía escondida la oferta variable en los últimos años) mantiene el diferencial en el 1,3%, pero reduce la TAE del 2,48% al 2,26%. Por su parte, Kutxabank ha pasado de ofrecer un TIN el primer año del 1,45% a bajarlo al 0,99%; reduce el diferencial del 0,89% al 0,84% y la TAE pasa del 1,74% al 1,35%. Finalmente, la oferta de ING ha pasado de un TIN el primer año del 1,99%, un diferencial del 0,89% y una TAE del 2,65% a un TIN los doce primeros meses del 1,05%, manteniendo el diferencial y rebajando la TAE hasta el 1,73%.

En mitad de este cambio de rumbo en la estrategia, el sector también ha empezado a encarecer las hipotecas a tipo fijo. Según la nueva oferta crediticia de la banca en este mes de abril, Santander, BBVA, Sabadell, Bankinter, Kutxabank Openbank e ING han subido los precios de los préstamos a fijo en el último mes. Cabe destacar que de estas siete entidades que encarecen la oferta, cinco (Santander, BBVA, Bankinter, Openbank e ING) lo hacen por segunda vez en cuestión de un mes.

En comparación con hace un año, las doce principales entidades del país comercializaban las hipotecas a fijo con una TAE media del 2,17%, que en la actualidad se ha encarecido hasta el 2,34% TAE.

La subida del euribor tiene un efecto directo en el precio que pagan los hipotecados por su préstamo a variable. A cierre de diciembre, cuando el índice a 12 meses marcó el -0,501%, la cuota de la hipoteca media española se situaba en los 531 euros al mes. Con el alza de los últimos días (el euribor diario se situó en el 0,005% el martes), la cuota se ha incrementado en 32 euros. No obstante, los clientes no verán reflejada esta alza de inmediato, sino hasta la próxima repreciación de la hipoteca que realice cada entidad financiera que, según la mayoría de los contratos, suele hacerse cada seis meses o una vez al año. El dato que marcó el euribor diario el pasado martes fue histórico. El índice volvió a positivo tras seis años en terreno negativo. Para ver la última vez que el euribor marcó tasa positiva hay que remontarse al 4 de febrero de 2016, cuando se situó en el 0,002%. No obstante, el índice volvió este miércoles a negativo, aunque rozando el cero, con el -0,006%.

La inflación cambia el rumbo

La expectativa de subida de los tipos de interés en la zona euro es lo que está propiciando esta evolución al alza del euribor, que recoge de forma anticipada la previsión de la mejora de las tasas. El principal mecanismo de los bancos centrales para frenar la inflación es una subida de los tipos de interés, que encarecía el coste financiero de familias y empresas moderando el consumo y, con éste, los precios.

El Banco Central Europeo (BCE) prevé que la inflación alcance este año el 5,1% en la zona euro aunque podría dispararse al 7,1% en el peor escenario. Esta subida de precios viene propiciada por la mayor demanda de consumo tras la salida de la pandemia, la falta de suministros por los cuellos de botella en la producción y el alza del coste de la energía, acrecentada por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Con el objetivo de situar la inflación en el 2%, nivel óptimo para los bancos centrales, el BCE ha abierto la puerta a subir los tipos de interés a partir del último trimestre del año.

El supervisor europeo seguiría así el camino ya emprendido por otros bancos centrales como el de Reino Unido, Brasil, México o EEUU, que ya han subido tipos en los últimos meses para situar la inflación en el 2%.

Según S&P, un aumento de un puntos de los tipos de interés oficiales para los bancos de la zona del euro tendría un impacto de mejora en el margen financiero de las entidades de entre el 7% y el 10% el primer año y que podría escalar hasta el 20% en el segundo año, una vez se reprecien la totalidad de las hipotecas. La banca española es la más beneficiada de la subida de tasas, ya que entre el 60% y el 70% de su cartera hipotecaria está a variable.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin