Empresas y finanzas

La banca vuelve a beneficio en marzo, pero un 30% menor del nivel precrisis

  • CaixaBank dará un resultado de 7.200 millones por la fusión con Bankia
  • Contabilizará el fondo de maniobra negativo del banco absorbido
Sucursales de CaixaBank, BBVA y Santander.

La banca elimina poco a poco el golpe de la pandemia en sus cuentas, aunque aún queda por debajo de los niveles precrisis. Las principales entidades del país cerrarán el primer trimestre con una vuelta a beneficios, según el consenso del mercado de Factset y Bloomberg, después de acabar el año con unas pérdidas conjuntas de 5.700 millones, lastradas por el resultado negativo de 8.700 millones del Santander. No obstante, los beneficios del sector para los tres primeros meses del año aún se quedarán un 30% por debajo de los obtenidos en el primer trimestre de 2019, año sin pandemia.

En este primer trimestre del ejercicio CaixaBank distorsionará los resultados, tras impactar en ellos la absorción de Bankia. Los analistas pronostican que la entidad reflejará unos beneficios que se situarán entre los 5.500 y los 7.200 millones de euros. Este volumen de ganancias ficticias será fruto del badwill (fondo de comercio negativo) derivado de la fusión de Bankia, que se produce por la absorción de una entidad que cotiza por debajo de su valor en libros (circunstancia que se da en la mayoría de entidades cotizadas en Europa, por otro lado). La cifra de este badwill varía entre unos analistas y otros, de ahí la horquilla de los 5.500 y los 7.200 millones, porque irá en función de los ajustes de los activos y pasivos de la entidad absorbida.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ya avisó el pasado septiembre, durante la presentación de la operación, que este fondo de comercio negativo "no es ningún tesoro", ya que solamente es un impacto contable debido a que la cotización de Bankia cotiza por debajo de su valor en libros. "No entrará ni un euro con el badwill, así que no pensemos que tenemos un tesoro con el que hacer cosas. Da la sensación de que hay un resultado que no es real, no se puede pagar nada con ello", dijo entonces. Asimismo, añadió que no habrá que confundir entre contabilidad y realidad. "No veremos un euro, podremos hacer pocas cosas con él, a excepción de reflejarlo en la cuenta", señaló.

Por su parte, el Banco Santander, que ya obtuvo beneficios en el individual del tercer y cuarto trimestre de 2020 aunque se vieron opacados en el consolidado del año por las históricas pérdidas de 10.798 millones del segundo trimestre, comenzará a recuperar la normalidad con un beneficio de 1.340 millones, según los analistas. Este resultado cuadriplicará al que obtuvo en el mismo periodo de un año antes, aunque aún se quedará un 27% por debajo del que obtuvo en los tres primeros meses de 2019, ejercicio sin crisis sanitaria.

No obstante, los analistas esperan que el grupo cántabro continúe cargando en sus cuentas los costes para llevar a cabo los ajustes que pretende realizar en sus principales mercados europeos.

En una situación similar estará BBVA, que logrará un resultado de 888 millones a cierre del primer trimestre, lejos de los números rojos de 1.790 millones que registró un año antes por los deterioros de su filial de EEUU (que vendió el pasado noviembre) y las mayores provisiones para afrontar la crisis. Al igual que el Santander, el banco aún sitúa sus beneficios un 25% por debajo de los del periodo pre-Covid.

Nueva hoja de ruta

En el lado contrario se sitúa el Sabadell, que empeora sus resultados frente al primer trimestre de 2020. Según el consenso, el banco cerrará los tres primeros meses del año con un beneficio de 66 millones de euros, un 30% inferior al de 2019 y un 75% menos al del periodo precrisis. La entidad está inmersa en una reestructuración de su organización y negocio con el objetivo de mejorar la eficiencia y la rentabilidad, capitaneada por el nuevo consejero delegado César González-Bueno. En este marco, dividió el negocio en tres unidades separadas, Particulares, Empresas y Corporativa, que contarán con una dirección propia y serán responsables de sus propias cuentas de resultados, con el objetivo de potenciar la digitalización en la actividad retail y traspasar parte de los recursos de ese área para crecer en el mundo de las compañías. Con la llegada de González-Bueno y este cambio de rumbo, el Sabadell presentará su nuevo plan estratégico el próximo mes de mayo.

Finalmente, Bankinter acabará los tres primeros meses de este 2021 con unas ganancias de entre 90 y 110 millones de euros, siempre según los analistas, un 20% por debajo a un año antes. Este será el último trimestre que el banco reporte los beneficios que le genera Línea Directa en sus cuentas, ya que prevé su salida a bolsa y, con esta, segregación de la entidad, para finales de este mes de abril.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Paco
A Favor
En Contra

Robando comisiones no me extraña. ¿Y defensa de la competencia no tiene nada que decir frente al robo que realizan los bancos cobrando por tener tu dinero ahí en lugar de pagar intereses por el préstamo que piden a los usuarios?

Puntuación 6
#1
sefe
A Favor
En Contra

efectivamente, que por una cuenta a la vista, con lo cual, ya hacen dinero, que cobren comisiones... pues lo veo de patada en el c....

que suban los tipos de interés y así al menos retribuyen algo....

lo veo de sacar toda la pasta de los bancos y a ver quien aguanta

Puntuación 4
#2
Fernando
A Favor
En Contra

Entre las fusiones que reducen la competencia y perjudican a los ciudadanos, la reducción de plantillas y sucursales, el incremento de los ingresos por las comisiones, la falta de exigencia para que devuelvan muchas entidades el dinero público inyectado en las cajas politizadas que absorbieron. No es de extrañar que antes o después vuelvan a beneficios.

Puntuación 4
#3