Empresas y finanzas

Las mujeres emiten un 10% menos de CO2 que los hombres por sus hábitos

  • La huella de carbono gana relevancia para particulares, países y empresas
  • Bruselas quiere reformar el mercado de CO2 sumando al transporte y la edificación
Foto: Dreamstime

Las mujeres españolas emiten un 10% menos de CO2 que los hombres, por sus hábitos de vida y de consumo. La huella de carbono de ellas ronda las 5,3 toneladas anuales, mientras que la de ellos crece hasta las 5,9 toneladas, básicamente porque los varones consumen más carne y utilizan más el transporte privado. Si consideráramos el actual precio del mercado europeo de CO2 -supera los 42 euros por tonelada-, las unas tendrían que pagar unos 222 euros al año, mientras que a los otros les corresponderían unos 248 euros.

Así lo indican los resultados de la primera Cartografía Carbono, un proyecto de la start up española The Planet App que ofrece información acerca del impacto de nuestros hábitos de consumo sobre las emisiones de CO2, la denominada "huella de carbono". La empresa la ha calculado atendiendo al consumo de energía y a las emisiones de los productos y servicios que demandamos, pero no a la prorrata de las infraestructuras, como las viviendas o los transportes, ni la de servicios básicos como seguridad, sanidad o educación.

"Para obtener los datos realizamos una encuesta a finales del año pasado a más de 1.800 personas de todas las provincias del país; no es una muestra muy grande, pero nos ha permitido identificar tendencias", comenta Manuel Pinilla, fundador y consejero delegado de la compañía.

En su análisis, The Planet App ha clasificado las emisiones en cuatro categorías: hogar, con las emisiones de electricidad, calefacción, compra de mobiliario y servicios financieros de la hipoteca; transporte, para las emisiones asociadas a la movilidad en coche, moto, avión y medios públicos urbanos e interurbanos; alimentación, con las derivadas de los alimentos consumidos en el hogar y en bares y restaurantes; y los gastos de vida, ligados a la compra de productos y servicios, como teléfonos, ordenadores, ropa, calzado, ocio, alojamientos fuera del hogar...

Así, un hipotético español asexuado medio tiene una huella de carbono de 5,5 toneladas de CO2 al año: el 42% proviene del transporte, el 34% de la alimentación, el 14% del estilo de vida y el 10% restante de la alimentación. Por edades, los jóvenes entre 15 y 24 años, son los más limpios, con 4,8 toneladas al año, pero sus emisiones van creciendo hasta las 6,4 toneladas entre los 55 y 64 años, y luego caen hasta las 5,3 toneladas. Por alimentación, la huella es menor cuanta menos carne se consume, y las personas frugales extienden su moderación a las cuatro categorías analizadas: un vegano sólo emite 3,5 toneladas, mientras que un carnívoro empedernido le duplica, hasta las 7,2 toneladas.

Útil para las empresas

The Planet App tiene una app homónima que puede descargarse con cualquier smartphone e indica la huella de carbono personal -"al conocer la información, la mayoría puede reducirla de un 10% a un 15% con relativa facilidad; hay casos que llegan al 30%" dice Pinilla-, pero también puede adaptarse fácilmente para darle otros usos: "las autoridades pueden diseñar mejor el transporte público conociendo la información y las empresas, sobre todo, tienen una herramienta adicional para conseguir sus objetivos de reducción de las emisiones de carbono; por ejemplo, es muy fácil calcular la huella asociada al desplazamiento al trabajo", comenta Pinilla, antes de añadir que ya está en conversaciones con varios ayuntamientos y compañías para hacer las primeras pruebas piloto.

Tras la firma del Acuerdo de París, en 2015, que pretende reducir al mínimo las emisiones globales de CO2 para que el planeta no se caliente más de 2 grados centígrados en los próximos 80 años, cada vez son más los países, organizaciones y empresas que se han comprometido a ser neutras en emisiones de carbono durante los próximos años. La UE y España quieren lograrlo para 2050, al igual que Ferrovial, Iberia, Iberdrola, Repsol o Santander; otras firmas tienen objetivos aún más ambiciosos, como Telefónica, que quiere ser neutra en 2040, o Correos, que lo quiere conseguirlo en 2030; otras firmas, en fin, tienen objetivos relativamente más modestos -no llegan al cero neto-, como REE, que aspira a rebajar sus emisiones un 60% en 2030, o como BBVA, con una reducción prevista del 68% para 2025.

Peter Sweatman, director general de Climate Strategy & Partners, lo destacaba esta semana en un acto celebrado para los miembros del Senado en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales: "muchas empresas españolas ya se encuentran entre los líderes mundiales en sostenibilidad, y se beneficiarán de una mayor integración de los planes de acción climática". El ejecutivo subrayó que entre las 1.700 empresas alineadas con el Acuerdo de París y objetivos basados en la ciencia -Science Based Targets-, las españolas ocupan la primera posición de la clasificación.

Planes de acción climática

El acto, en el que también participó el Grupo Español para el Crecimiento Verde -compuesto por 54 grandes empresas, muchas del Ibex-35-, pedía introducir en la futura Ley de cambio climático la exigencia de que las empresas adopten planes de acción climática. Hubo oportunidad de escuchar a Christopher Hohn, fundador de TCI Fund Management, cómo defendía que lo planes se sometan a votación de las Juntas de la compañías, tal y como él ha conseguido, por primera vez en el mundo, en la reciente Junta de Aena.

Sea como fuere, las empresas que quieren reducir sus emisiones tienen que medirlas, como los particulares, pero aplicando un estándar internacional con tres alcances, denominados Scope en inglés. El Alcance 1 mide las emisiones directas, tal que las de la combustión en calderas, hornos o vehículos de la empresa; también incluye las emisiones fugitivas, como las pérdidas de un circuito de aire acondicionado. El Alcance 2 corresponde a las emisiones indirectas, asociadas a la generación de la electricidad, el calor o la refrigeración consumidos por la organización, y finalmente tenemos el Alcance 3, para otro tipo de emisiones indirectas.

El cálculo de las emisiones de Alcance 3 es notablemente complejo, por su extensión. Algunos ejemplos son la extracción y producción de los materiales que adquiere la organización, los viajes de trabajo a través de medios externos, la utilización de productos o servicios ofrecidos por otros -toda la cadena de proveedores- o las emisiones de los clientes, como puede suceder con una empresa que venda combustibles.

"Calcular la huella de carbono de una organización varía extraordinariamente, tanto por el tipo de empresa -no es lo mismo un banco que una constructora o una firma de seguridad- como por el punto hasta el que quiera llegar a medir en el Alcance 3; cada compañía es un mundo; hay que sentarse con ella y los presupuestos varían muchísimo; no hay una estandarización simple", explica José María García Berrendero, country manager Iberia de Vertis, firma especializada en servicios relacionados con los mercados de carbono.

Una vez medida la huella de carbono de la organización con los métodos autorizados -desde el Greenhouse Gas Protocol Corporate Standard, hasta Indicadores de Global Reporting Initiative, pasando por varias normas UNE-ISO- toca actuar: contratar energía 100% renovable, sustituir las calderas de gas por bombas de calor, incorporar vehículos eléctricos a la flota corporativa, optimizar el aislamiento de los inmuebles, mejorar la gestión de los desplazamientos laborales..., pero aún así, es prácticamente seguro que una parte de las emisiones no podrán evitarse.

Compensación de emisiones

Cuando el ahorro de emisiones ha llegado al límite, cabe la opción de compensar el resto, es decir, la organización puede invertir en actividades que absorban el CO2 que ella no consiga evitar -normalmente la reforestación-, de modo que alcance la neutralidad total. Hay todo un mercado voluntario de compensación de emisiones de carácter global -particularmente activo en Latinoamérica-, que está respaldado por la contabilidad de derechos de emisión de CO2 del Protocolo de Kioto, y que cada vez cobra más relevancia.

Alrededor de la compensación de emisiones pivota el negocio de Climatetrade, otra start up nacional que dispone de un marketplace virtual, con Blockchain, para conecta compradores de derechos de emisión de CO2 con desarrolladores de proyectos de absorción, reduciendo el coste de la transacción de un 30% a un 40% y el plazo del acuerdo a pocos minutos, cuando lo normal era que se tardase de dos a tres meses. Cuenta entre sus clientes a Iberia, Danone, Telefónica o Meliá, y su consejero delegado, Francisco Benedito, indica orgulloso que acaba de ganar un premio de la Organización Mundial del Turismo a la mejor aplicación relacionada con el cambio climático. El año pasado captó un millón de euros de capital semilla y este 2021 espera lograr de cinco a siete millones más.

Benedito prevé un gran crecimiento de los mercados de CO2, sobre todo por la incorporación del mundo financiero: "se está empezando a trabajar en lo que será Mifid III, de modo que al contratar un fondo de inversión te preguntarán si quieres que sea sostenible o no, y a igualdad de precio dirás que sí. Todas las empresas tendrán que pasar un rating o un scoring sobre su sostenibilidad y recibirán una puntuación, de modo que los gestores van a empezar a meter en sus fondos empresas que tengan un buen scoring, porque si no, su fondo no será sostenible y no lo van a poder vender a los inversores".

Francisco Benedito: "Todas las empresas tendrán que pasar un rating o un scoring sobre su sostenibilidad y recibirán una puntuación, de modo que los gestores van a empezar a meter en sus fondos empresas que tengan un buen scoring, porque si no, su fondo no será sostenible y no lo van a poder vender a los inversores"

Pero antes de que llegue esa vuelta de tuerca a la importancia de ser una empresa sostenible para estar en el radar de los gestores, la inversión responsable -con criterios medioambientales, sociales y de buen Gobierno- ya mueve activos por un valor de 115 billones de dólares y durante el año pasado registraron mejores rendimientos que muchos otros, como los del S&P 500. Es más, desde la aplicación del Mifid II, en enero de 2018, la atención de los gestores ha llegado al mercado de derechos de emisión de la UE, disparando su precio.

Para potenciar las actividades que no provocan efecto invernadero, en el mundo hay 61 sistemas de asignación de precio al carbono, vigentes o en proyecto, que engloban el 22% de las emisiones globales. Un total de 31 son sistemas de comercio, basados en la asignación de cuotas, como el europeo; otros 30 son impuestos, y entre ambos recaudaron más de 45.000 millones de dólares el año pasado. El precio que asignan a la tonelada de CO2 varía enormemente, con el máximo situado en los 119 dólares del impuesto de Suecia.

El principal de estos mercados es el de la UE, que ha pasado de 20 euros en marzo de 2019 a superar los 40, en buena medida por la actividad de los gestores de fondos de inversión, que protagonizan la mayoría de las transacciones, perjudicando a las empresas industriales sometidas al régimen de cuotas. En la próxima reforma del mercado, que se conocerá en junio, Bruselas propondrá incluir transporte y la edificación en dichas cuotas.

La Covid hunde la emisión de CO2 en 2020

Con datos preliminares, las emisiones de CO2 se hundieron en 2020, como resultado de la Covid-19. En España, el Observatorio de la Sostenibilidad calcula que lo hicieron un 17,9%, hasta los 258 millones de toneladas, mientras que el Basque Centre for Climate Change calcula una reducción del 13,6%, hasta los 271 millones de toneladas; los dos coinciden en que por primera vez nos situamos por debajo de los 289,3 millones de 1990, año de referencia para el objetivo del país de emitir un 23% menos de CO2 en 2030.

Globalmente, la Agencia Internacional de la Energía calcula que las emisiones se redujeron un 5,8%, registrando la mayor caída en 80 años -desde la segunda guerra mundial-, hasta alcanzar 31.500 millones de toneladas. Sin embargo, la Agencia alertaba de que a finales de año se había producido un fuerte repunte, por la reactivación de la economía. Estos días se prepara la próxima Conferencia de la ONU sobre el cambio climático (COP 26), retrasada un año por la pandemia, con el foco puesto en la neutralidad de emisiones para 2050.

comentariosforum37WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 37
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

¡¡ LA ESTUPIDEZ NO TIENE LÍMITES !! Y como ejemplo esta noticia.

Puntuación 114
#1
ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

QUÉ GLPLLECES...

Puntuación 77
#2
Grups
A Favor
En Contra

Sin duda alguna, premio a la noticia chorra del fin de semana ...

Puntuación 90
#3
SI SE PUEDE: 90.000 ME LEVANTO Y HOY A VER SERIES!
A Favor
En Contra

Sí ahora resulta que son más sostenibles y ecológicas!! Sobre todo si en vez de ser una vicepresidienta como en el des.gobierno, son 4, por lo que si un bochinche consume 0,9, y una vicepresidienta 0,7, al final x4 son 2,8, o sea, mas que 3 bochinches..

Además eso habría que verlo, porque en el estudio pogresista ¿han tenido en cuenta p.e. las horas de pelu, maquillajes, cremas.. por no hablar de la moda de las uñas generando residuos contaminantes?

Luego que si el agua y la luz del lavavajillas o la lavadora, el horno, la calefacción.. frente a los que le dan un aguachirri, se comen la pizza del día anterior o se ponen un jersey si hace frio..

Y eso de que consumen menos carne, depende, por un lado o por el otro..

Puntuación 69
#4
chipi
A Favor
En Contra

será por que se tiran menos pedos

Puntuación 50
#5
Tomas
A Favor
En Contra

Vaya mierda de artículo!

Puntuación 54
#6
Pepe
A Favor
En Contra

También necesitan ingerir un 10% más de calorías en su dieta.

Titular chorra

Puntuación 47
#7
hhmastil
A Favor
En Contra

y un 70% menos de metano que los hombres...

Puntuación 34
#8
Políticamente Incorrecto
A Favor
En Contra

¿Pero hasta cuándo vamos a tener que aguantar esta basura de noticias? ¿Hasta cuando los hombres en España vamos a seguir aguantando el insulto y la discriminación diaria hacia los hombres? ¿Porqué los medios de manipulación siguen difundiendo esta basura de noticias? ¿Hasta cuándo vamos a aguantar toda esta basura de noticias?. Españoles, ¿Cuándo vais a reaccionar ante esta basura diaria de noticias?

Puntuación 92
#9
Usuario validado en Google+
KIKO GOMEZ ORTIZ
A Favor
En Contra

Será porque comen menos legumbres...

Becario... bueno, mejor me callo.

Puntuación 43
#10
No cabe un tonto más
A Favor
En Contra

Y en los ped0s, quien gana, o eso es metano? Porque hay cada orco por ahí, que además de comerse un jabalí por los pies, después se tira unos cuescos hta por el papo que retumban hta los cimientos!

Puntuación 35
#11
Sanchinfl4s y rat4 chepos4 giratory doors
A Favor
En Contra

Esto se soluciona con impuestos a los ricos!! jaja

Porque la contaminacion no entiende de genero indioto, lo mismo consume el Bardem o Pe con la piscina, el Tuareg, la calefacción.. bueno el Bardem vale que como pesa 120 kg no es el mejor ejemplo, que son 40 kg mas y si encima baja la ventanilla para fumar, se le erizan los pelos a Greta Tumber!!

Puntuación 39
#12
Usuario validado en Google+
D Villamil
A Favor
En Contra

Esta gentuza del feminismo es como el Estado Islámico pero en sentido contrario.

Puntuación 54
#13
Usuario validado en Google+
D Villamil
A Favor
En Contra

Es que los hombres pesan mas que las mujeres ..por los menos hasta que las mujeres se casan ^^

Luego ya, ahí ya...Hala! A zampar empanadas ahí a todo meter! Hala ahi to p'al buche!

xDD

Puntuación 46
#14
mesnadero
A Favor
En Contra

Pero porque no gaseamos a todos los hombres y asi acaban los problemas de la sociedad actual.

No se quien elabora estos estudios de genero, que son todos sesgados, manipulandos y con un enorme tufo a totalitarismo.

¿Han tenido en cuenta la cosmética, el textil, calzado, higiene y demas consumo, muy exclusivamente, femenino.? ¿ Han tenido en cuenta el mayor peso, energía y volumen de los hombres?.

Con todas estas patrañas estan consiguiendo lo que no se esperaban la "femi" , en vez de comprenderse mejor, estan generando odio por parte de los hombres.

Buenos días.

Puntuación 38
#15
Usuario validado en elEconomista.es
mesnadero
A Favor
En Contra

Hay que gasear a todos los hombres para terminar con los problemas de la sociedad actual, y que la vida sobre la tierra tenga futuro.

Valiente estupidez de artículo. Si en "trapitos", "cremitas", celulosa, bisutería y joyería, etc, etc . O todo lo que consumen la "femis" no usa energía. Pues anda!, que cuando se ponen de mala uva no gastan aire.

Saludos

Puntuación 33
#16
BlackRock
A Favor
En Contra

Hasta que se pongan a estudiar los litros de agua contaminados por la producción de productos de belleza y perfumería como cremas, pinturas, rímel, maquillajes, coloretes, etc.

Puntuación 43
#17
Carmen
A Favor
En Contra

Ay, los hombres y ese ego superlativo que ocupa el espacio de las neuronas necesarias para leer un artículo y no quedarse en el titular...

Puntuación -49
#18
Robert
A Favor
En Contra

Eso depende de lo pedorras que sean. Artículo típico de los subnormales proagenda globalista 2020_30.

Puntuación 37
#19
Jorge
A Favor
En Contra

JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA JAJAJA este estudio la hecho IRENE MONTERO PERSONALMENTE JAJAJA JAJAJA

Puntuación 37
#20
Jorge
A Favor
En Contra

Como sigáis publicando TONTADAS me parece que voy a dejar de seguir al ECONOGILIPOLLISTA

Puntuación 37
#21
estirame la
A Favor
En Contra

el articulo lo publica una mo ña ma ri chu la del economista

Puntuación 19
#22
Usuario validado en Facebook
Miguel Bulgákov
A Favor
En Contra

Menuda chorrada. además se dejan fuera el factor de que las mujeres viven más tiempo, ergo contaminan por más tiempo y ese 10% ya cae bastante. ¿Y quién mete más grados a la calefacción? ¿Y quién tiene más animales domésticos? Déjense de chorradas.

Puntuación 31
#23
A LAS MU JE RES NO NOS PA RA ES TE DE PRA BA DO PA RA SI TO
A Favor
En Contra

Es un bu en ar tí cu lo y los co men ta ri os an te riores son del mal tra ta dor, ma ni pu la dor, va go, pa ra sito, en fer mo men tal, tó xi co, nar ci sis ta, psi có pa ta ga lli ná cea ver güen za de los ope ra ri os elec tricis tas de Se vi lla y ver güen za de la hu ma ni dad.

Puntuación 0
#24
Jorge
A Favor
En Contra

De CHORRADA EN CHORRADA Y DE CUENTO EN CUENTO.....

Puntuación 19
#25