Empresas y finanzas

OHL: fortaleza accionarial, financiación y crecimiento

  • Celebra hoy una junta histórica sin Villar Mir como primer accionista
  • Los Amodio participarán activamente en la gestión de la constructora
Luis y Mauricio Amodio, dueños de Caabsa y primeros accionistas de OHL

El consejo de administración de OHL rinde cuentas este lunes ante sus accionistas en una junta histórica para la constructora. Su fundador y alma máter Juan Miguel Villar Mir ha cedido el testigo al frente del capital en favor de Luis y Mauricio Amodio.

Los dos empresarios mexicanos, dueños del Grupo Caabsa, acordaron hace unas semanas la compra del 16% de OHL a Grupo Villar Mir (GVM) por poco más de 50 millones de euros y se reservaron la opción de adquirirle un 9% adicional en los próximos cinco meses por 30 millones más. Esto dejaría a Villar Mir con el 5,6%, aún como segundo accionista.

Los Amodio han sido nombrados miembros del consejo de OHL por cooptación, y serán ya, por tanto, cara visible en el máximo órgano de gobierno de la constructora, aunque en realidad su oficialización tendrá que esperar a una próxima junta. En la presidencia permanece, al menos por ahora, Juan Villar-Mir de Fuentes, primogénito del fundador.

La entrada de inversores era un reclamo del mercado para una empresa que ha sufrido como pocas en el último lustro

La entrada de inversores era un reclamo del mercado para una empresa que ha sufrido como pocas en el último lustro. Villar Mir convirtió a OHL, fruto de la fusión en 1999 de Obrascón, Huarte y Laín, en una de las mayores constructoras de Europa, con un valor en bolsa que llegó a superar los 3.000 millones de euros. Una referencia mundial en obra civil con presencia en todo el mundo que superó la anterior crisis económica mejor que la mayoría de sus rivales gracias, entre otras cuestiones, a la prudencia de su dueño a la hora de embarcarse en el mercado inmobiliario o en aventuras energéticas por las que grupos como ACS y Sacyr tuvieron que penar durante años. OHL llegó a convertirse en el mayor accionista de Abertis y construyó una división de proyectos concesionales de primer nivel.

Pero la crisis reputacional iniciada en México en 2015 y una estrategia que primó el volumen a la rentabilidad, retratada con la aparición de una veintena de proyectos fallidos que obligaron a provisiones millonarias, propiciaron una tormenta en la constructora de la que aún hoy trata de recuperarse.

Las ventas de Abertis y de su negocio concesional -hoy Aleatica-, hace ya dos y tres años, ayudaron a paliar el impacto, pero las sorpresas negativas que los sucesivos consejeros delegados (Josep Piqué, Tomás García Madrid y Juan Osuna) fueron revelando avivó la pérdida de confianza de los mercados y de las agencias de calificación. Hace dos años Villar Mir dio un golpe de timón y eligió a José Antonio Fernández Gallar, consejero delegado de Inmobiliaria Espacio (propiedad de GVM), para capitanear el barco.

Fernández Gallar y su equipo han conseguido sacar a flote la compañía y colocarla en disposición de obtener beneficios

Con la solidez financiera que le confirió la venta por más de 2.700 millones de euros de OHL Concesiones al fondo australiano IFM, pero aún con el lastre de los llamados proyectos legacy, Fernández Gallar y su equipo han conseguido sacar a flote la compañía y colocarla en disposición de obtener beneficios -ya se verá si la crisis por el Covid-19 lo permite este año, tras tres ejercicios consecutivos en números rojos-. Son ya seis trimestres encadenados con un resultado bruto de explotación (ebitda) positivo, fruto de una estrategia en la que la prioridad es el análisis de riesgos contrato a contrato y la rentabilidad.

Aunque la evolución de los márgenes es positiva, el consumo de caja es aún excesivo, consecuencia también de los mencionados proyectos fallidos. La empresa ha reducido drásticamente sus costes de estructura y seguirá haciéndolo en los próximos meses con el fin de que el balance sea favorable. Ese deterioro es el que explica gran parte del castigo bursátil con el que convive permanentemente la constructora desde hace unos años.

Los Amodio han comprado a Villar Mir con una prima del 100% sobre la cotización del día anterior. Eso arroja un valor de 1,1 euros por acción. Los títulos reaccionaron el día del anuncio con una fuerte subida, pero con la cotización aún alejada del precio fijado. Y tres semanas después se mantiene así, si cabe a mayor distancia.

OHL ha encontrado vías de escape para financiarse gracias a los avales dispuestos por el Gobierno

La crisis por la pandemia ha sobrevenido a todas las empresas y sus efectos aún es pronto para calibrarlo. Pero, entre tanto, OHL ha encontrado vías de escape para financiarse gracias a los avales dispuestos por el Gobierno. En estas condiciones y con la trayectoria acumulada en sus resultados operativos en el último año y medio, la banca ha abierto el grifo que permanecía cerrado desde hace años con un crédito de 140 millones de euros. Y, además, la han acompañado con una prórroga de la línea de avales de 313 millones hasta finales de septiembre. En paralelo, la compañía ha iniciado con JP Morgan y Houlihan Lokey una reestructuración de su deuda, que suma alrededor de 600 millones, para tratar de abaratar los costes financieros.

Un punto de partida coincidente con la llegada de los Amodio, que ha sido bien acogida por las entidades. Aterrizan con la intención de colaborar activamente para reducir costes y mejorar la eficiencia operativa, buscando devolver el equilibrio entre tenedores de bonos y accionistas, restaurar la colaboración con los bancos y volver a una senda de beneficios que permita el fortalecimiento y crecimiento de la compañía. Con los mexicanos en el accionariado, OHL, que mantendrá en Estados Unidos su mercado prioritario, tendrá además nuevas oportunidades para retornar con nuevos proyectos a México y crecer en países de Centroamérica.

Reconversión de GVM

GVM, por su parte, obtiene fondos con la venta para apoyar la refinanciación de su deuda y se libera de la exposición que supone estar en la primera línea de OHL, lo que facilitará el camino hacia la reconversión del hólding en un 'family office'.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin