Economía

La pesadilla mediterránea: nunca fue tan caro hacer una paella o una pizza casera

  • Los precios de estos productos suben entre un 18,5% y un 22,5%
  • El precio del aceite de oliva aumenta un 60%
Foto: Istock.

En España no llueve y no hay augurio de que el panorama mejore. Por segundo año consecutivo, se estima que habrá sequías que despierten nuevamente a la inflación y afectará directamente en los precios de un protagonista de la cocina mediterránea: el aceite de oliva. El efecto dominó de este fenómeno, recaerá en los costes de producir y hacer paella y pizza casera.

Los precios del llamado "oro líquido" ya están en niveles récord debido a la actual sequía. El mes pasado fue el segundo marzo más seco de España en este siglo, y este mes será el abril más seco del país.

El fenómeno climatológico que viene con una temprana ola de calor se mantendrá en los próximos meses y, como consecuencia de ello, el despertar de la inflación que por unos meses dio tregua a la economía española.

La repercusión económica ha caído en un importante de la cocina mediterránea. El precio del aceite de oliva ha tenido un aumento del 60% desde junio pasado, según Financial Times. "Si no llueve muy pronto, vamos a tener una mala cosecha de nuevo", dijo Kyle Holland, analista de aceites vegetales del rastreador de productos básicos Mintec, al medio económico.

En este contexto, los exportadores españoles esperan una caída del 10% en los suministros mundiales de aceite de oliva este año, en comparación con la producción en 2021, según Reuters.

Efecto dominó y productos afectados

El aumento del precio del aceite de oliva ha tenido un efecto domino en otros productos que lo utilizan en sus recetas. El precio de una pizza casera ha subido un 22,5% interanual, impulsado por los aumentos en el precio del "oro líquido" y otros ingredientes de la pizza, según Bloomberg y su 'Índice de pizza Margarita'.

El efecto inflacionario no solo afecta a la pizza. El coste de hacer paella, según los cálculos de Bloomberg, ha aumentado un 18.5% año tras año, gracias a los precios más altos del aceite de oliva, las verduras y el arroz.

Como medida para frenar el impacto inflacionario, Pedro Sánchez, redujo en 2022 el impuesto al valor agregado sobre el aceite de oliva del 10% al 5%, como parte de un conjunto más amplio de recortes de impuestos sobre alimentos básicos.

Alternativa: aceite de cocina

Afortunadamente, según señala Fortune, los precios generales del aceite de cocina están "tendiendo a la baja". La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación informa que sus índices de precios para las semillas oleaginosas, la harina oleaginosa y el aceite vegetal cayeron en marzo, y los precios de las semillas oleaginosas cayeron a su nivel más bajo desde principios de 2021.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud