Economía

China revive el helicóptero del dinero: dar cheques a todo el mundo para transformar su modelo y reactivar el consumo

  • La medida sería repartir entre los hogares 580.000 millones de dólares
  • Pekín busca vías para estimular el consumo y cambiar su modelo de crecimiento
  • A su vez, esta medida permitiría que la economía superase su debilidad de corto plazo
Templo chino Estatua de la guardia del león Perro Foo con los rascacielos del distrito Pudong de Shanghai. Foto de iStock

China es la única gran economía que se ha librado del fenómeno inflacionario que ha golpeado a buena parte del mundo en los dos últimos años, el IPC no ha pasado del 2,8% interanual en el gigante asiático. Sin embargo, Pekín estaría valorando aplicar una de las medidas que prendió la mecha de la inflación en Occidente allá por 2021. El Banco Popular de China y el Gobierno están debatiendo la necesidad de poner en marcha una suerte de helicóptero del dinero: dar cheques a las familias para incrementar la demanda agregada del país. Este tipo de políticas generan crecimiento en el muy corto plazo, pero si el lado de la oferta no tiene capacidad para adaptarse a la nueva demanda, el final es de sobra conocido: una inflación galopante.

Los economistas de la casa de análisis BCA Research han publicado una nota en la que analizan de forma somera la todavía propuesta de un miembro del Banco Popular de China (PBOC por sus siglas en inglés). Esta idea, que ya estuvo sobre la mesa en 2018 y 2019 (plena guerra comercial entre China y EEUU), ha vuelto a aparecer a principios de este mes, cuando Cai Fang, un asesor respetado del PBOC presentó defendió la idea de entregar hasta 4 billones de yuanes (582.000 millones de dólares) directamente a los hogares en un intento por estimular el consumo.

El crecimiento de la renta disponible de los chinos necesita un impulso para que el consumo gane peso en la economía y ello se puede conseguir con "medidas a corto plazo, como poner cuatro billones en manos de los hogares", aseguró Cai Fang, miembro del comité de política monetaria del Banco Popular de China, en un discurso.

Hay que recordar que EEUU puso en marcha programas similares tras la crisis del covid con la entrega de cheques directamente a familias que no superaban un cierto umbral de ingresos anuales. Esta medida estimuló la economía, pero a su vez tuvo (y sigue teniendo) un impacto importante en la subida de la inflación a nivel global.

Sin embargo, esta entrega de dinero tiene el mismo impacto que una bajada de impuestos, lo que puede ser clave para estimular el consumo. La renta disponible de los chinos "no ha aumentado muy bien en los últimos años, por lo que la recuperación del consumo no es suficiente para respaldar el crecimiento económico", sostenía Cai en un foro organizado por luna revista financiera del país. También planteó el uso del sistema de seguridad social de China para estimular el consumo como otra opción, aunque no dio detalles.

China y el helicóptero del dinero

¿Por qué quiere estimular China la demanda de este modo? Lo cierto es que las autoridades del país han intentado a través de la política monetaria (bajadas de tipos e inyecciones de liquidez) incrementar el consumo. Pero hasta la fecha, los resultados han sido un tanto decepcionantes. Los agentes chinos no muestran la misma tolerancia al endeudamiento para consumo (sí se endeudan, por ejemplo, para adquirir vivienda) que por ejemplo las familias de los países occidentales.

El helicóptero del dinero puede ser un empujón en este aspecto que a la vez incrementa el peso del consumo en una economía en la que la inversión y las exportaciones han sido durante años los motores de crecimiento.

"Esta idea del asesor del PBOC plantea dos opciones: una es la posibilidad de que la economía de China esté más débil de lo que revelan hasta hoy los datos de alta frecuencia. Otras es que esta propuesta del helicóptero del dinero podría estar enfocada hacia la búsqueda de un papel más importante para el consumo dentro del PIB de China. Nosotros nos inclinamos a apostar por la última opción, esperando una pronta inyección de efectivo en forma de helicóptero de dinero para poner en marcha el proceso", comentan los expertos de BCA Research.

Respecto a los problemas de debilidad de la economía, este viernes se ha publicado que la actividad manufacturera de China no termina de remontar. El índice oficial de gerentes de compras (PMI) manufacturero se ubicó en 51,9 puntos frente a los 52,6 puntos de febrero, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS), por encima de la marca de 50 puntos que separa mensualmente la expansión y la contracción de la actividad. Sin embargo, el dato ha sido decepcionante (se une a la caída de los beneficios de la industria), puesto que evidencia que la recuperación no está siguiendo una línea recta y constante. Pese a todo, el PMI compuesto sí ha mostrado un crecimiento más sólido al situarse en los 57 puntos.

La entrega de cheques a las familias generaría el impulso adicional necesario para que la economía arrancase con la suficiente intensidad para que después lograse mantener una velocidad de crucero, aprovechando el impacto inicial del mayor gasto en consumo, uno de los puntos débiles de la economía asiática desde hace años. Por otro lado, aparece otro objetivo más ambicioso, que es el de cambiar el modelo de crecimiento chino desde uno basado en las exportaciones y el ahorro/inversión interna a otro más típico de un país desarrollado como es el de consumo.

Cambio de modelo en China

Esto a su vez ayudaría a China a reducir sus superávits por cuenta corriente apoyando la introducción del yuan como posible divisa de reserva global. Los expertos coinciden en que si un país quiere que su divisa sea considerada como una opción real en las reservas que acumulan los bancos centrales y otros agentes para sus operaciones diarias, presentar un déficit por cuenta corriente (aunque parezca contradictoria) ayudaría al resto del mundo a obtener yuanes sin provocar una fuerte apreciación de la divisa.

El propio Fondo Monetario Internacional ha pedido recientemente a los dirigentes chinos que busquen vías para reequilibrar su economía hacia un mayor consumo, un movimiento que generaría cierto impulso global (China dejaría de presentar superávits por cuenta corriente elevados y ayudaría a estimular la economía de otros países vía importaciones).

El jefe del Fondo Monetario Internacional emitió una nota positiva sobre las perspectivas de China, describiéndola como uno de los "brotes verdes" en la economía mundial e instando a las autoridades a reequilibrar la economía hacia el consumo.

"La primera oportunidad es aumentar la productividad y reequilibrar la economía lejos de la inversión y hacia un crecimiento impulsado por el consumo, que sea más duradero, menos dependiente de la deuda y que también ayudará a abordar los desafíos climáticos", aseguraba Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI. El consumo es un componente del PIB mucho más estable que la inversión.

China importa al mundo

Esto a su vez ayudaría al resto de economías que verían un incremento de sus exportaciones al gigante asiático. Georgieva aseguró que "el fuerte repunte de la economía china es importante no solo para sí misma, sino para el mundo".

"El sólido repunte significa que China representará alrededor de un tercio del crecimiento mundial en 2023, lo que dará un bienvenido impulso a la economía mundial", asegura Georgieva en declaraciones preparadas para el Foro de Desarrollo de China en Pekín el domingo pasado.

Las previsiones de enero del FMI para China sitúan el crecimiento del PIB en 5,2% este año, un aumento de más de 2 puntos porcentuales con respecto a la tasa de 2022, e impulsado por el repunte anticipado del consumo privado a medida que se reabre la economía y se normaliza la actividad, sentenció.

¿Puede beneficiar a China?

"El crecimiento impulsado por el consumo podría beneficiar a China a reducir su dependencia del sector inmobiliario como motor de crecimiento. Poner el dinero directamente en manos de los consumidores probablemente produciría una asignación de recursos más eficiente que la distribución actual centrada en la 'generosidad' con las empresas estatales (SOE) y algunas entidades financieras", sostienen desde BCA Research

A lo anterior se le une lo que ha recalcado este viernes  el viceministro de Finanzas, Zhu Zhongming, que necesita intensificar los ajustes de la política fiscal para apoyar su economía, y ha asegurado que el país avanzará de manera constante en la implementación de políticas dirigidas en este sentido.

China aliviará de manera efectiva las cargas fiscales de las pequeñas empresas y los negocios domésticos, puesto que todavía se enfrentan a muchas dificultades y necesitan más apoyo, sostiene Zhu en un evento de prensa.

No obstante, "los datos de cuentas bancarias sugieren que la propensión marginal a consumir en China sigue siendo bastante limitada", aseguran desde BCA Research. Los chinos necesitan algún tipo de incentivo para que consuman una mayor porción de cada yuan extra que ingresen. La economía ha estado muchos años basada en el ahorro (lo que ha generado grandes superávits exteriores), lo que ha permitido al país tenga acceso a capital (dinero) relativamente barato para desarrollarse.

Ahora, el siguiente paso es que los chinos usen/disfruten de una mayor parte de su renta para consumo (en detrimento del ahorro), sobre todo teniendo en cuenta que la economía china podría haber alcanzado ya un nivel de sobrecapacidad productiva (puede producir más de lo que se demanda) importante. Es hora de que los ciudadanos chinos empiezan a disfrutar lo que se ha conocido como el milagro chino.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud