Economía

Detectando la recesión: tres señales para saber en qué parte del ciclo está la economía

  • El estrés financiero o el consumo dan pistas más allá de la curva de tipos
Foto: iStock

Son muchas las voces (y los datos) que están avisando de una recesión a la vista. Hace unas semanas, el histórico inversor Jeremy Grantham recordaba que la generación perpetua de crecimiento compuesto no existe. En el largo plazo, destacaba, solo la innovación permitía evitar el colapso. Pero, remachaba, no se puede olvidar que los recursos en este planeta son finitos.

Varios son los datos que se están analizando para entender en qué momento del ciclo económico se está y si esa temida recesión en EEUU es inminente o, por el contrario, aún se hará esperar. Consciente de la imposibilidad de hacer un market timing acertado, el portavoz de eToro en España, Javier Molina, cita tres factores a observar.

En primer lugar, señala Molina, el indicador de estrés financiero puede ser un buen punto de partida. Si bien es verdad que hay que diferenciar las small caps de las grandes corporaciones, el llamado Bankruptcy Index de Bloomberg (índice de quiebra) o los datos en unidades, se sitúan en mínimos según los datos de primeros de año, según el experto.

"Los programas de estímulos y la política monetaria expansiva, han facilitado un mercado de crédito potente hasta hace poco. De ahora en adelante y en un entorno más restrictivo donde ya hemos visto la salida de flujos importante, este indicador dará pistas al respecto", indica Molina.

En segundo lugar, apunta, el analista menciona al consumo en EEUU. "Estamos en un entorno de tasas de desempleo mínimas y demanda de prestaciones no vistas desde 1968, que viene a sugerir que la recesión es más un temor que una realidad de corto plazo, pero donde el análisis de dicha evolución en este entorno inflacionario, puede generar cambios rápidos y será determinante. De momento y según la Universidad de Michigan, tras las lecturas muy negativas de los últimos meses, se ha visto un ligero aumento del mismo", explica Molina.

En tercer lugar, expone, están los resultados empresariales y su expectativa. "Si bien el consenso descuenta alzas del 5% en términos de crecimiento, lo importante serán las previsiones de cara al ejercicio completo. La temporada empieza esta semana y puede ser uno de las pistas que den juego", pondera el estratega.

Fuera de estos factores, Molina también cita la riqueza de las familias, que engloba acciones y viviendas, como otra variable importante. "Si bien sabemos que la concentración se dan en un porcentaje pequeño de la población, con elasticidad baja al consumo, de su evolución se obtendrá información relevante", señala.

Uno de los indicadores habituales para predecir la recesión es la curva de tipos de EEUU. Si el diferencial entre el rendimiento del bono a 10 años y el del rendimiento a dos años se torna negativo, entonces la recesión acabará llegando. Hace unas semanas se produjo la inversión de la curva en este tramo, disparándose las alertas. En las últimas jornadas, el diferencial ha vuelto a recuperar pendiente, aunque sigue aplanado.

El anuncio de la Reserva Federal de que comenzará a reducir balance y rápidamente en mayo ha ayudado a que vuelva a haber cierta pendiente. La escalada en el rendimiento a 10 años de las últimas jornadas -la Fed venderá muchos bonos de este tipo- ha contribuido.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud