Economía

La brecha de sueldos entre convenios de empresa y colectivos sube un 42%

  • Los salarios aumentan casi una décima durante el mes de octubre
  • Las empresas con pactos multisectoriales aumentan el salario un 1,55%
Madrid

Los fuertes incrementos del coste de la vida padecidos en los últimos meses han provocado que las subidas salariales pactadas en convenio se den la vuelta en octubre y retomen una senda alcista. Así, según las estadísticas del Ministerio de Trabajo, el pasado mes registraron un incremento medio del 1,55% para el conjunto de los convenios firmados este año, frente al 1,46% de septiembre, el mes más bajo desde febrero. Casi una décima de incremento. De hecho, el presente año arrancó con subidas inferiores a las de 2020, con un máximo del 1,58% en marzo; a partir de entonces se inició una tendencia descendente que se rompió en octubre.

No obstante, el comportamiento ha sido muy dispar entre los convenios de empresa y los sectoriales: mientras los primeros contienen las subidas -incluso en octubre se produjo un leve descenso de una centésima respecto al mes anterior- con un incremento del 1,09% en octubre, los convenios sectoriales se disparan 11 centésimas en el mes, al 1,59%. Como consecuencia, la brecha de la subida salarial entre ambos tipos de convenios se ha ampliado con un incremento del 42% en lo que va de año.

De 29 centésimas a 50

En enero, la diferencia entre los incrementos de la nómina de los convenios de empresa y los multisectoriales era de 29 centésimas a favor de los segundos; pues bien, en octubre se ha elevado a 50 centésimas, medio punto porcentual. Es la mayor diferencia entre las subidas de uno y otro tipo de convenio en los últimos doce meses. No obstante, la brecha lleva incrementándose a lo largo del año. Si en diciembre de 2020 , la diferencia era 31 centésimas -con un incremento de los salarios del 1,91% en los acuerdos multiempresas y un 1,62% para los de empresa- el presente ejercicio arrancó marcando el mínimo. En enero de 2020, los convenios de empresa establecieron un incremento del 1,17% y los sectoriales el 1,46%, lo que supuso un gap de 29 centésimas.

A partir de marzo, cuando la inflación empezó a dar muestras de calentamiento, la brecha se colocó entre las 40 y 44 centésimas. Sin embargo, la diferencia no se ha producido por un aumento en las subidas salariales, pues de hecho desde marzo han estado contenidas, incluso con bajadas en los meses de agosto y septiembre.

La ampliación de la diferencia entre las subidas de los convenios de empresa y los sectoriales se ha debido, principalmente, a bajadas en los primeros mucho más intensas que en los segundos. Y, eso, a pesar de que se ha ido incrementado la inflación interanual. En julio, el IPC se colocó en el 2,7%, en agosto tocó el 3,3%, pero en septiembre se elevó al 4% para alcanzar un máximo infrecuente desde hace años del 5,4% en octubre.

Pero el gran salto se ha producido en octubre, cuando los salarios se han disparado al 1,59% en los pactos sectoriales, mientras que los de empresa se han contenido al 1,09%, marcando esa brecha de cincuenta centésimas.

Entre enero y octubre, el Ministerio de Trabajo ha registrado 641 nuevos convenios frente a los 386 en el mismo periodo del pasado año, muy condicionado por la pandemia y las medidas de confinamiento. De los pactos de 2021, 486 han sido de empresa, con 171.939 trabajadores amparados, y 155 sectoriales, con 2.277.997; en total, los trabajadores afectados por los nuevos convenios suman 2.499.946.

Actualmente hay vigentes 2.603 convenios activos

La duración media de la vigencia de los convenios es de 3,2 años, muy similar tanto en los convenios de empresa, de 3,2 años, como los sectoriales, de 3,1 años. De los 641 convenios de este año, 14 son del sector primario, con una duración media de 4 años; la industria concentra 269 pactos, con 3,1 años de duración; construcción 11 y también 3,1 años, y los 347 convenios restantes son del sector servicios, con una duración de 3,2 años.

Actualmente hay vigentes 2.603 convenios activos, los 641 firmados este año y el resto pactados en años anteriores. En total, 664.900 empresas amparadas con una plantilla de 6,5 millones de personas. En jornada pactada, los convenios de empresa tienen 1.717,2 horas anuales y 1.724,7 horas los sectoriales.

Punto caliente de la reforma

La decisión del Gobierno de volver a mantener la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa -una de las medidas introducidas en 2012 por el gobierno popular de Mariano Rajoy- ha supuesto uno de los puntos más conflictivos de la actual negociación entre el Ejecutivo de coalición y los sindicatos y empresarios para la modernización del mercado laboral.

No obstante, la propuesta encima de la mesa no propone volver sin más a la redacción anterior a la reforma del PP. En concreto, de las siete materias en las que actualmente el convenio de empresa tiene prevalencia sobre el sectorial, el Gobierno quiere eliminar el primero, el referido a "la cuantía del salario base y de los complementos salariales, incluidos los vinculados a la situación y resultados de la empresa", tal como está actualmente recogido en el ET.

En el segundo borrador de negociación, del 21 de abril, se mantenía la redacción del actual punto del ET, pero se añadía un coletilla por la que "en ningún caso, estos podría ser inferiores a los establecidos en convenios sectoriales". En las siguientes propuestas, desaparece el punto completo, incluida esta última precisión considerada innecesaria.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.