Economía

Discrepancia por la subida de sueldos en 2022: podría limar en 130.000 puestos la creación de empleo

  • Foment aboga por un alza general de sueldos en 2022 al margen del SMI
  • La empresa pide vincular las futuras alzas salariales a la productividad
Fuente: Dreamstime.
Madrid. icon-related

La subida reciente del SMI puso de acuerdo casi al unísono de acuerdo a la totalidad de las patronales empresariales de nuestro país advirtiendo que la recuperación del mercado labora es aún débil y prematura, y que convenía más una actualización de cara al próximo 2022, y no el aumento finalmente aprobado sin el acuerdo de la principal organización empresarial, CEOE, en la mesa de negociación con Gobierno y sindicatos. Así, el Círculo de Empresarios alerta de que la subida del 1,5% del salario mínimo interprofesional (SMI) aprobada para este año y la prevista para el próximo ejercicio puede suponer la "imposibilidad" de crear entre 60.000 y 130.000 puestos de trabajo.

"En un país con un 15% de desempleo y que se recupera tras una pandemia, la subida del SMI en este momento no es adecuada. Habría que planteársela más adelante", ha remarcado el presidente del Círculo de Empresarios, Manuel Pérez-Sala, durante la presentación de la Encuesta Empresarial Círculo 2021.

La encuesta presentada este martes revela que el 71,6% de los empresarios considera que el incremento del salario mínimo interprofesional conlleva un impacto negativo o muy negativo para la competitividad económica del país. En este sentido, la organización empresarial ha recalcado que la subida del SMI "no es mala" para los empresarios, sino que lo es para el conjunto de la sociedad, ya que "perjudica" los intereses de los ciudadanos. Y es que, según ha señalado, la anterior subida del SMI supuso la imposibilidad de creación de 170.000 empleos.

En cuanto a la reciente propuesta del Gobierno de subir un 2% los salarios de los funcionarios en 2022, el Círculo de Empresarios ha pedido "prudencia", ante la "complicada" situación provocada por la pandemia y ante el incremento del número de empleados en el sector público. Además, aboga por que las subidas de salarios vayan ligadas a la productividad y no a la evolución de los precios. Y ha remarcado su negativa a que se imponga un tipo mínimo del impuesto sobre Sociedades del 15% sobre base imponible que plantea el Gobierno.

Foment pide subidas generalizadas

Por su parte, en una línea más suave sobre el impacto de las medidas, el presidente de la patronal catalana Foment, Josep Sánchez Llibre, propuso este martes que se estudie una subida de todos los salarios en 2022, una vez se sepa cuáles son las expectativas de la economía, porque "no solo se ha de subir el salario mínimo, se han de subir todos los salarios" y adecuarlos al nivel de vida actual.

En una entrevista con Catalunya Ràdio, Sánchez Llibre apostó por impulsar un "nuevo contrato social" desde Europa para que la gente pueda vivir con la máxima dignidad posible y que "pueda tener unos sueldos adecuados al coste de la vida real" ante el aumento de las desigualdades sociales.

También asegura que el 90% de los trabajadores catalanes está por encima del salario mínimo interprofesional y que la patronal se opuso a la última subida porque se está saliendo de la crisis de la Covid y hay mucha gente que no puede permitirse pagar ese incremento a sus asalariados. Sánchez Llibre afirmó al respecto que no hay que repetir los errores de la crisis anterior y apuesta por un nuevo contrato social que no incremente las desigualdades.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud