Economía

Natixis desvela el factor que puede avivar la inflación y convertirla en permanente

  • Natixis: "Hay un serio riesgo de que la inflación se convierta en permanente"
  • Bostic: "La transitoriedad de la inflación parece que va a ser un poco más larga"
  • AXA Investment: "Parece que se trata de algo más que un fenómeno temporal"
Foto de Alamy

La inflación está superando las previsiones que habían realizado todas las instituciones internacionales para EEUU en este 2021. Pese a todo, el consenso sigue pronosticando un auge de precios intenso pero transitorio, aunque es cierto que cada vez se alzan más voces que disienten con esta hipótesis, incluso dentro de la Fed hay algunos miembros del FOMC que creen que los precios están yendo demasiado lejos. Aunque parece lógico e incluso burdo, todo en esta vida es transitorio hasta que empieza a convertirse en permanente, y la inflación no escapa de esta lógica. "Hay un serio riesgo de que se cumpla esta previsión" y la inflación sea más duradera de lo esperado, aseguran desde Natixis.

Por ahora, el IPC ha subido en gran parte por el auge de unos precios energéticos que se comparan con los del 2020, cuando el petróleo se hundió a mínimos de las últimas décadas. Esto, junto a los cuellos de botella que están disparando el precio de coches de segunda mano o algunos metales, estaría detrás de un auge de la inflación transitorio.

Natixis: "Un gasto federal significativamente mayor, que mantiene los déficits gemelos en un territorio históricamente alto, plantea un riesgo de inflación a más largo plazo para la economía"

Entonces, ¿por qué son cada vez más voces las que apuestan por una subida de la inflación más permanente?. Joseph Lavorgna, economista de Natixis, explica en una nota titulada 'Cuando lo transitorio se vuelve permanente' que en el caso de EEUU se está creando un exceso de dinero. La Reserva Federal está imprimiendo grandes cantidades de dólares para llevar a cabo sus compras de bonos y sus operaciones de liquidez, mientras que el Gobierno está gastando billones para reanimar la economía, con programas que incluyen transferencias directas a los hogares.

"El año pasado, el déficit presupuestario supuso el 14,9% del PIB, el más alto desde la Segunda Guerra Mundial. A pesar de la economía rebota y se espera un crecimiento real estimado del 7% en 2021, se prevé que la relación entre el déficit presupuestario y el PIB aumente aún más hasta el 17%, otro récord. Al mismo tiempo, la enorme demanda de bienes de consumo está impulsando las importaciones. Esto está dando lugar a un aumento del déficit por cuenta corriente, que ya se acerca al 4% y sigue creciendo", explica Joseph Lavorgna, economista de Natixis.

¿Cómo afecta esto a la inflación?

Todo ello está generando un déficit fiscal histórico que a su vez alimenta el déficit comercial de EEUU (y el déficit por cuenta corriente), lo que podría culminar en que los déficits gemelos (la suma del déficit fiscal y por cuenta corriente) alcancen máximos no vistos desde 1943.

Los déficits gemelos tocarán máximos de más de medio siglo

Estos déficits pueden afectar al tipo de cambio del dólar y generar un incremento de la oferta monetaria. Ambos factores tenderían a presionar al alza la inflación. Una mayor cantidad de dólares en el mercado podría debilitar al rey de las divisas encareciendo en términos relativos las importaciones de bienes y servicios del exterior. Por otro lado, esta mayor oferta monetaria, en parte generado por un gasto público al alza, también puede fortalecer la demanda interna, agudizando el alza de precios y los cuellos de botella por el lado de la oferta.

"Combinados, estos déficits gemelos pueden acercarse al 25% este año. Esta sería la lectura más alta desde el 30% alcanzado en 1943. Viendo esto no es de extrañar que el dólar esté teniendo dificultades para recuperarse a pesar de que el PIB real de Estados Unidos supera con creces al resto del mundo industrializado hasta este punto de la pandemia. Ha habido un exceso de creación de dinero", advierte el economista de Natixis.

"Persistirá un exceso de dólares si el gasto público continúa cerca de su ritmo actual... La posibilidad de un gasto federal significativamente mayor, que mantiene los déficits gemelos en un territorio históricamente alto, plantea un riesgo de inflación a más largo plazo para la economía. El gobierno estaría compitiendo con el sector privado por los escasos recursos al mismo tiempo que la Fed probablemente tendría que monetizar la deuda para mantener bajas las tasas de interés. El tiempo dirá si nuestras preocupaciones son infundadas", sentencia Lavrogna.

Lo cierto es que hasta algunos de los pesos pesado de la Fed empiezan a dudar sobre la transitoriedad de la inflación. Raphael Bostic, presidente de la Fed de Atlanta, ha asegurado esta semana que con un crecimiento que se estima del 7% este año y una inflación muy por encima del objetivo del 2% de la Fed, los tipos de interés tendrán que subir a finales de 2022 por necesidad (para evitar que la inflación se desmadre).

"Al final, lo transitoriedad de la inflación va a ser un poco más larga de lo que esperábamos inicialmente ... En lugar de dos o tres meses, puede ser de seis a nueve meses", aseguró Bostic en una entrevista. Por su parte, Michelle Bowman, de la Fed de Cleveland, asegurá que la inflación podría perdurar algún tiempo y que la Fed tendrá que prestar gran atención a este fenómeno.

No solo EEUU

Chris Iggo, CIO Core Investments, de la gestora de fondos de inversión AXA Investment Managers, se suma a esta creencia y explica en una nota que "la inflación es alta y parece que se trata de algo más que temporal. Los inversores deben comenzar a prepararse para tipos de interés más altos." Iggo hace referencia a la economía global en general, no solo al fenómeno inflacionario de EEUU.

Por último, otra voz autorizada es la de el economista jefe del Banco de Inglaterra, Andy Haldane. En este caso, el economista del BoE analiza el fenómeno inflacionario en clave británica, no obstante sus declaraciones pueden ser también un aviso para el resto de Europa. Este experto aseguró hace unas semanas que Reino Unido se encuentra en un momento peligroso por la presión inflacionaria. Haldane aseguró que la bestia de la inflación nunca murió y que Reino Unido se arriesga a sufrir una espiral de precios y salarios que recuerda a las décadas de 1970 y 1980. "En mi opinión, este es el momento más peligroso para la política monetaria desde que se introdujeron por primera vez las metas de inflación en el Reino Unido en 1992 después de la debacle del Mecanismo de Tipo de Cambio Europeo", aseguró Haldane.

La inflación lleva poco tiempo superando los objetivos de los bancos centrales, por lo que aún no han saltado las alarmas de los grandes bancos centrales del mundo. Sin embargo, pocos habrían podido pronosticar que los precios iban a subir a un ritmo del 5% en mayo en EEUU y que el resto de países desarrollados superaría el objetivo de inflación del 2%. En esta vida casi todo comienza siendo transitorio hasta que se convierte en permanente.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Jose
A Favor
En Contra

La nueva república de weimar,...pero con pistolas. La transitoriedad de la inflación, después de haber llevado los tipos a 0 e inyectar billones de dólares, es una falacia. La inflación se va a descontrolar. Podrán pretender manipular lo que quieran, pero cuando las tarjetas de crédito saquen humo y no llegue a la verdadera cesta de la compra, ya veremos lo que pasa. Creo que hay mucho peligro de ver lo impensable.

Puntuación 9
#1