Economía

Calviño admite que la mochila austríaca no tiene suficientes apoyos para implantarse en España

  • La vicepresidenta económica constata la falta de apoyo de los agentes sociales
La vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño. Foto: EP

La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha señalado este lunes que la propuesta del Banco de España de mochila austríaca para reformar la regulación de la indemnización por despido es una iniciativa "compleja" que no cuenta con el apoyo de los agentes sociales.

"Ahora estamos en el momento de ejecución e iniciativas como la mochila austríaca no tenían el apoyo ni de sindicatos ni de empresarios ni de grupos políticos", ha señalado Calviño en una entrevista en Cadena Cope recogida por Europa Press.

En este sentido, la ministra ha señalado que el Ejecutivo ha querido centrarse en "una hoja de ruta realista" que se pueda llevar a cabo en la práctica, que ya está recogida en el Componente 23 del Plan de Recuperación y que es "compartida" con agentes sociales y por tanto realizable. "No quiero entrar en debates que no contribuyan a desplegar esta hoja de ruta", ha remarcado.

Hace unas semanas, el Banco de España pidió corregir la desigualdad de los trabajadores temporales con un sistema mixto que combine la rebaja a la mitad del coste por despido con el establecimiento de un fondo de capitalización individual nutrido por las empresas, pero implantado con ayuda del Estado y los fondos europeos.

No es la primera vez que el Banco de España sugiere la implantación de la "mochila austríaca", planteada ya en la reforma laboral socialista de 2010, pero en esta ocasión calcula el hipotético coste de implantación, superior a los 9.000 millones de euros, y propone que el Estado financie unos 8.000 millones con cargo, al menos parcial, a los fondos europeos.

Otros organismos como el Fondo Monetario Internacional o la Comisión Europea han pedido medidas similares para que el mercado laboral logre funcionar de un modo más eficiente y menos gravoso para empresas y trabajadores. A la postre, la dualidad de este mercado (temporales e indefinidos) afecta a la productividad y daña a los trabajadores más desprotegidos.

A vueltas con la reforma laboral

Preguntada sobre las discrepancias dentro del Ejecutivo en cuanto a la reforma laboral, la ministra ha asegurado que en ocasiones en este tema se buscan puntos de desacuerdos cuando ya se han acordado reformas de ámbito laboral y se ha enviado a Bruselas la hoja de ruta que el Gobierno abordará con los agentes sociales desde este mismo año.

No obstante, Calviño ha vuelto a reiterar su idea de que los problemas en el mercado laboral español se arrastran "desde hace décadas" y no han estado causados por una reforma laboral u otra, sino que responden a una "multiplicidad de factores".

Por eso, la ministra aboga por "construir hacia el futuro" y no estar mirando al pasado y deshaciendo lo hecho, ya que en su opinión "no es constructivo". "No se trata de mirar al pasado sino construir un nuevo contrato social, un Estatuto de los Trabajadores que se corresponda con la realidad del siglo XXI", ha señalado.

Mejor no tocar los impuestos

Según la ministra, en este momento "no toca subir impuestos", sino que el Gobierno busca impulsar crecimiento económico y empleo para favorecer la recuperación tras la crisis.

La titular de Economía ha recordado que el Gobierno ha constituido un grupo de expertos para la reforma fiscal que deberá tener sus conclusiones en febrero del año próximo, con el objetivo de abordar las medidas necesarias para tener un sistema fiscal más justo, aunque eso "no significa subir impuestos".

En este sentido, ha remarcado que se trata de construir una base para aumentar la recaudación con medidas que, por ejemplo, apuesten por atajar la economía sumergida y el fraude fiscal, como la ley aprobada la semana pasada en el Congreso de los Diputados.

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

dosgradosestribor
A Favor
En Contra

Claro, todo lo que sea que el trabajador administre las prestaciones que genera es quitar poder a los llamados "agentes sociales", o sea, sindicatos y patronal en primer lugar, que viven muy comodamente tal y como esta montado el pesebre.

Estos que dicen que defienden al obrero deberian decir mejor que viven del obrero.

Y sin una gota de sudor.

Puntuación 12
#1
Aurelio
A Favor
En Contra

A los únicos que no les gusta es a los sindicatos porque pierden uno de sus sustentos , las cobros por litigios, los despidos, los acuerdos por ERTES, etc.

Puntuación 6
#2
Intruso
A Favor
En Contra

Más que la mochila austriaca necesitamos la administración alemana...86 millones de habitantes=4.300 Ayuntamientos, España, 46 millones de habitantes=8.500 Ayuntamientos.

Puntuación 6
#3
kabala
A Favor
En Contra

los britanicos en los ultimas decadas son gente sucios y con virus de toda clase para no darles demasiado privilegio en provincia aun cuando esten vacunados

Puntuación 0
#4