Economía

Michel espera lograr un acuerdo pronto para desbloquear el fondo de recuperación

  • La UE acuerda las cuentas para 2021, pero aún necesita salvar los vetos
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Reuters
Bruselas

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, probablemente no hubiera podido imaginar una cumbre más complicada para cerrar su primer año al frente del cónclave de los líderes europeos. Los jefes de los Ejecutivos se encontrarán en Bruselas el próximo jueves y viernes con la negociación de la futura relación con el Reino Unido en el aire, el presupuesto plurianual comunitario y el fondo de recuperación bloqueados por Hungría y Polonia, una estrategia frente a la problemática Turquía aun en cocción, dificultades para lograr un acuerdo sobre las metas climáticas, además del complicado trasfondo de la pandemia y el batacazo económico.

A pesar de las dificultades para solidificar las posiciones comunes, Michel se mostró confiado en que Europa logrará avanzar con "coherencia" y con "unidad". Pero esa unidad ha quedado seriamente dañada por el veto húngaro y polaco al presupuesto plurianual y el fondo de recuperación, en total 1,8 billones de euros. Ambos países bloquean el mega estímulo contra la pandemia por oponerse al respeto al Estado de Derecho como condicionalidad adherida a los fondos comunitarios.

La Comisión ya piensa en planes alternativos para salvar el veto, a través de un sucedáneo del fondo de recuperación que excluya a Hungría y Polonia. Pero Michel indicó que "quiero ser optimista, y seguir pensando que en los próximos días podremos resolver la dificultad a la que nos enfrentamos" en referencia a este bloqueo.

La advertencia de la Comisión de avanzar sin los rebeldes puede estar abriendo algunas grietas y dar pistas de por dónde podría llegar la solución.

El viceprimer ministro polaco, Jaroslaw Gowin, comentó a última hora del jueves que podrían dar su visto bueno si la condicionalidad del Estado de Derecho llega con un documento vinculante que limite su aplicación solo a la violación de estos principios. Un alto cargo diplomático comentó que ambos países temen que se utilice esta condicionalidad de manera arbitraria, por ejemplo para penalizarles por su rechazo a acoger refugiados. El resto de los 25 estarían dispuestos a ofrecer esta clarificación, siempre que se mantenga intacto el contenido del mecanismo.

Sin embargo, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, sigue insistiendo en rechazar la condicionalidad del Estado de Derecho en su formulación actual, si se entromete en su sistema judicial, y quiere aguar mucho más su alcance.

Si Budapest y Varsovia no ceden, la Comisión se verá obligada a presentar un nuevo presupuesto más reducido a principios del próximo año

A pesar de la señal enviada por su número dos, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, también insistió en el rechazo polaco al mecanismo en los términos como se cerró. "Nuestros socios ven que nuestra posición no cambia", dijo este viernes en una rueda de prensa.

El apoyo de húngaros y polacos es necesario para aprobar el próximo marco financiero plurianual para 2021-2027 de 1,1 billones de euros. La canalización anual de los fondos comunitarios a los proyectos de Cohesión o la Política Agrícola Común se realiza a través de los presupuestos anuales. Los Estados miembros y el Parlamento Europeo consiguieron el viernes un acuerdo en tiempo récord para el presupuesto de 2021. Incluye 166.100 millones en pagos a los Estados miembros. Sin embargo, si Budapest y Varsovia no ceden, la Comisión se verá obligada a presentar un nuevo presupuesto más reducido a principios del próximo año, por quedar bajo un techo presupuestario inferior del marco financiero plurianual que termina. Implicaría recortes de entre 25.000 millones y 30.000 millones de los fondos europeos. Hasta que este presupuesto alternativo se apruebe, la UE funcionaría con unas cuentas de emergencia aún más reducidas, que se limitaría a cubrir los pagos comprometidos y el salario de los funcionarios comunitarios.

"Sorprendido por la unidad con el Brexit"

Charles Michel se mostró "positivamente sorprendido" por la unidad que han mantenido hasta ahora los 27 Estados miembros en el proceso de divorcio con el Reino Unido y la negociación de la futura relación con Londres. El presidente del Consejo Europeo elogió la labor del negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier. Y para asegurar que la cohesión se mantiene en el bloque comunitario hasta el final, pidió que el francés mantenga la transparencia sobre los detalles que está negociando de la futura relación en este tramo final, dado el temor en algunas capitales a que pudiera estar cediendo mucho frente al lado británico.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin