Economía

La 'magia' de los tipos negativos hace que grandes deudas sean sostenibles

  • Se habla mucho de los peligros que generan los tipos negativos...
  • ... también mejoran la concesión de crédito y bajan su coste
  • Esto ayuda a intentar conseguir la estabilidad de precios en Euripa
Foto de archivo

El Banco Central Europeo (BCE) está satisfecho con el efecto que han tenido los tipos de interés negativos en la economía de los países que comparten el euro al relajar las condiciones de financiación, aumentar el crédito y hacer la deuda sostenible, pese a los que niveles de apalancamiento estén cerca de máximos no vistos en décadas.

En un artículo de su boletín económico, publicado hoy, el BCE dice que "la necesidad de relajar las condiciones de financiación ha dado pie a la adopción de una política de tipos de interés negativos".

"Los tipos de interés negativos han apoyado la actividad económica y, en última instancia, han contribuido a la estabilidad de precios", asegura el BCE en un documento recogido por la agencia Efe.

La entidad monetaria considera que "la política de tipos de interés negativos ha generado un incremento de los volúmenes de crédito y una mejora de la solvencia de los prestatarios, lo que ha atenuado el impacto de la reducción de los márgenes de intermediación" en la rentabilidad de los bancos.

"El efecto principal y más tangible de la política de tipos de interés negativos sobre la estabilidad financiera ha sido que la ha reforzado a través de una mejora de la sostenibilidad de la deuda viva", afirman los autores del artículo, Miguel Boucinha y Lorenzo Burlon. Los tipos negativos permiten que grandes cantidades de deuda sean más sostenibles. 

Tipos negativos desde 2014

Los tipos de interés oficiales negativos han formado parte de la estrategia del BCE desde mediados de 2014 para evitar las presiones desinflacionistas sin precedentes que surgieron tras el estallido de las crisis financiera mundial y de deuda soberana. Las compras de activos han sido fundamentales para evitar este descenso prolongado de la inflación.

El BCE ha reducido el tipo de interés de la facilidad de depósito en cinco ocasiones desde 2014 y hasta septiembre de 2019, y ahora está en el -0,50 %.

Los autores reconocen que el bajo nivel de los tipos de interés pueden contribuir a la acumulación de deuda y favorecer la sobrevaloración de los activos financieros o burbujas en los mercados de la vivienda. Por ello hay que aplicar políticas macroprudenciales específicas.

Por otra parte, el efecto principal y más tangible de la política de tipos de interés negativos sobre la estabilidad financiera ha sido que la ha reforzado a través de una mejora de la sostenibilidad de la deuda viva. Los tipos de interés negativos se transmiten a través de distintos canales.

"Suavizan las expectativas de los mercados de que los tipos a corto plazo actuales y futuros no puedan ser negativos" y permiten que la expansión monetaria se propague a lo largo de toda la curva de rendimientos "al reducir el límite inferior percibido de los tipos de referencia de los bancos centrales", según el BCE.

Además, la demanda de activos a más largo plazo crece más que cuando los tipos son positivos, lo que incrementa la presión a la baja sobre la prima por plazo, es decir, la remuneración que exigen los inversores por la incertidumbre relativa a la senda futura de los tipos de interés.

También son un incentivo para que los bancos comerciales aumenten la oferta de crédito con el fin de evitar el tipo negativo que se aplica al exceso de reservas en el banco central (exceso de liquidez).

La transmisión de la política monetaria podría debilitarse si los inversores atesoran efectivo en lugar de reajustar sus carteras en favor de activos a más largo plazo o de mayor riesgo. Pero hasta el momento no se observan signos de "fugas" de liquidez a gran escala por los costes que tienen.

Los tipos de interés negativos se han transmitido de forma limitada a los depósitos minoristas, especialmente de los hogares. Pero pueden hacer mella en la rentabilidad de los bancos y mermar su capacidad para proporcionar crédito a la economía real.

Por ello, añaden los autores, se debe realizar un estrecho seguimiento de los posibles factores que pueden dificultar la transmisión de la política monetaria en caso de que esta política se siga prolongando o de que los tipos de interés se recorten a niveles cada vez más negativos.

El BCE ha adoptado un sistema de dos tramos para la remuneración de las reservas y hasta determinada cantidad no penaliza a los bancos.

comentariosforum6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Pepe
A Favor
En Contra

Favorece además la ruina del sistema bancario, la sangre del sistema económico-financiero, dispara el riesgo de la deuda soberana y lo concentra además en el propio sistema bancario, que a falta de negocio está viviendo de tomar dinero con interés negativo del BCE y prestarlo con un margen a países que se supone que no tienen riesgo de impago pero que en realidad sí lo tienen, cada vez mayor, especialmente a partir d ela crisis del Covid 19, de manera que están creando la tormenta perfecta que puede llevarse por delante de un solo golpe los países, los bancos, el euro y la UE.

Magia, dicen?... magia negra.

Puntuación 24
#1
Bilbo
A Favor
En Contra

Es la mejor forma de luchar contra el exceso de ahorro y concentración de la riqueza en pocas manos, pero tiene que ir acompañada igualmente de tipos negativos en las cuentas corrientes que superen un límite. Así se castiga a quien quiere ser el más rico del cementerio. El dinero está para invertirlo y gastarlo, no para coleccionarlo de forma compulsiva.

Quiero recordar que la riqueza ni la genera la empresa privada, ni los estados. Son los bancos centrales los únicos que generan riqueza imprimiendo billetes, a condición de que esos billeten pasen de mano en mano y no acaben en paraísos fiscales o instrumentos especulativos financieros.

Puntuación -20
#2
O no ?
A Favor
En Contra

Cada cual es muy libre de atesorar lo que quiera, todo tiene un valor/precio, y atesorar billetes o lo que sea que pueda hacer feliz a alguien, puede ser un mero acto de coleccionista. El muerto no se va a llevar nada al otro mundo, y sus bienes quedarán aquí para sus eventuales herederos, a no ser que tome la decisión de quemarlos cuando sienta que el fin está cerca, de manera que no produzcan impuestos que colaboren a mantener parásitos e indeseables que le han odiado por haber tenido la fortuna/destreza de ganar mucho dinero, es decir por pura envidia. Yo, de sentirme así, lo haría.

Puntuación 7
#3
marvi
A Favor
En Contra

Madre mía @Bilbo. ¿La riqueza la crean los bancos centrales al imprimir dinero? En ese caso, que cierren todas las empresa, ya tenemos al BCE para generar tanta riqueza como sea necesaria... Lo que hay que leer, nivel parvulario.

Puntuación 20
#4
Pepe
A Favor
En Contra

Bilbo, si la riqueza la produjeran los bancos centrales imprimiendo dinero Venezuela sería la primera potencia mundial y Argentina la segunda, y esos Bolívares y pesos jamás acaban en paraisos fiscales porque si algun incauto los llevara las carcajadas llegarían a Buenos Aires pasando por Caracas.

Puntuación 10
#5
Usuario validado en Facebook
Libertad Canaria
A Favor
En Contra

EEUU dijo no a los intereses negativos con lo cual ya me veo a millones de europeos llevando sus ahorros a EEUU e invirtiendo allí, donde además tienen una economía más libre que la de esta nueva URSS socialdemócrata.

Los intereses negativos son una aberración que poco a poco destruyen el dinero, es decir el euro, todo para mantener unos insostenibles Estados parasitarios del supuesto bienenstar.

En los próximos años euro a menos de un dólar y así hasta llegar al bolívar ya que inclusive se están poniendo en marcha rentas básicas sin contar las demás mamandurrias que ya se daban como la paguita de la jubilación.

Este neokeynesianismo es peor que el anterior.... a ver hasta cuando aguanta esto.

Puntuación 5
#6