Responsable de ASG en Ibercaja Gestión

Tras las clarificaciones de las Autoridades de Supervisión Europeas (ESAS) emitidas a principios de junio, los participantes de los mercados financieros ganamos claridad en lo relativo a indicadores de sostenibilidad, desglose de información y al principio de no causar daño significativo (DNSH). Visite elEconomista Inversión sostenible y ESG, el portal verde de elEconomista.

Permítanme el atrevimiento en la elección del título, pero para los artesanos de productos de inversión que incorporan la sostenibilidad a su estrategia de negocio, dominar los desarrollos regulatorios en el ámbito ASG y sus correspondientes ramificaciones no ha sido coser y cantar. Casi un año después de la entrada en vigor del Reglamento de Divulgación (SFDR, por sus siglas en inglés), muchos son los avances en la industria de gestión de activos, sin embargo, quedan puntos por resolver y camino por andar, lo que es indicativo de una materia viva y en desarrollo. Lea otras tribunas sobre sostenibilidad en elEconomista Inversión sostenible y ESG. 

Conforme avanza la regulación y la práctica en materia de sostenibilidad, ésta va sedimentándose. Uno de los aspectos que se ha abierto camino es el de la doble materialidad, aquélla que no sólo presta atención a cómo la gestión de los riesgos y oportunidades ASG (ambiental, social y gobernanza) por parte de las compañías afecta a sus resultados financieros, sino también a los impactos o externalidades, negativos, pero también positivos, que la empresa provoca de puertas hacia fuera, es decir, en la sociedad y medioambiente. Consulte más artículos sobre sostenibilidad en elEconomista Inversión sostenible y ESG.

Últimos artículos de Opinión