economía

Antonio Garamendi, presidente de CEOE desde hace diez meses, ha recibido pocas críticas a su gestión hasta ahora. Pero una cosa son las instancias oficiales, y otra bien distinta lo que opinan algunos de sus miembros fuera de focos. Y es que, según ha podido conocer elEconomista de fuentes de la patronal, Garamendi es contestado en privado, sobre todo desde la Asamblea celebrada el 4 de julio de 2019, cuando anunció la ampliación de las vicepresiencias que forman el Comité Ejecutivo, pasando de cinco a 11. Precisamente, es esa reestructuración la que no ha sido bien recibida, al percibir, por parte de sus críticos, que Garamendi se ha construido una especie de corte con al menos "cinco vicepresidencias adeptas y fieles a su dirección".