El sector residencial ha logrado asentar unos cimientos sólidos en los últimos años tras superar la crisis del ladrillo de 2008. Si bien, vuelven las curvas y este año, marcado por una importante situación de incertidumbre global, se enfrentará a diferentes retos como la escasez de suelo finalista y el incremento de los costes. A esto se suman otras barreras como puede ser la reducción de la demanda provocada por el incremento de la inflación y la subida de tipos de interés. Estos factores provocarán la ralentización de los ritmos de venta.

En 2022 el volumen de inversión destinado a reformas y construcción de nuevos hoteles ha alcanzado los 1.655 millones de euros, según el Informe H REFCON 2022 publicado por Colliers, la compañía de servicios de asesoramiento y gestión de inversiones en real estate.

El sector inmobiliario y de la construcción están muy relacionados con el tejido empresarial español. Hemos cerrado el año 2022, donde hemos palpado mucha actividad en el sector inmobiliario. Pero, ¿cuántas empresas están dedicadas en España a actividades inmobiliarias y de la construcción, excluyendo obra civil?

Solvia tiene una cartera de 150.000 activos inmobiliarios bajo gestión, de éstos 20.000 se encuentran en régimen de alquiler. Solvia es mucho más que un servicer, es una inmobiliaria con presencia en el mercado residencial, retail y de inversión que ofrece servicios a particulares, empresas e inversores. Para Antonio Fernández, director de Desarrollo de Negocio de Solvia, el gran reto del sector está en agilizar las condiciones para materializar nuevos proyectos que den respuesta a la demanda actual. Este es uno de los objetivos de Solvia y para ello están  reforzando el área de gestión y desarrollo urbanístico de suelos, integrada por 13.000 suelos en más de 350 ámbitos.

La Comunidad de Madrid aligerará la burocracia urbanística para facilitar la inversión con la Ley Ómnibus. Esta Ley denominada de "medidas urgentes para el impulso de la actividad económica y la modernización de la Administración", contiene una serie de medidas legislativas, relativas tanto a la ordenación territorial como a la ordenación urbanística, que complementan dos leyes autonómicas: una es la Ley del Suelo del 2001 y la otra, la Ley de Medidas de Política Territorial del 1995.

Invertir en vivienda para alquilar continúa siendo una de las fórmulas elegidas por pequeños y grandes inversores para obtener rentabilidad sin asumir grandes riesgos. En estos momentos con una inflación alta, el dinero vale menos, lo que hayamos ahorrado hace un año, hoy vale en torno a un 10% menos. El Banco de España en su reciente informe trimestral de la economía española ha anunciado no solo que la inflación media este año será más alta de lo previsto inicialmente, situándola en un 8,7%; sino que, además, en 2023 se apuntan previsiones de aumento de un 5,6% y en 2024 de un 1,9%.

El mercado inmobiliario anda revuelto con la subida de tipos de interés y las promotoras empieza a sufrir esta subida. La banca cierra el grifo y endurece las condiciones. ¿Cuál va a ser el papel de la financiación alternativa en el sector?

Desde la pandemia, el incremento de los costes (primero principalmente inflación en los materiales de construcción y luego en la energía) ha traído de cabeza al sector promotor, ya que ha visto estrechados sus márgenes para no subir precios, ya de por si tensionados en algunas ubicaciones, y, por otro lado, también ha afectado a la viabilidad e inicio de nuevos proyectos. Analizamos con Tinsa qué ha ocurrido y qué está ocurriendo con los materiales de construcción. Según Tinsa, los costes de los materiales en la actividad de edificación residencial se han encarecido un 27,3% desde el inicio de la pandemia (marzo de 2020) hasta el pasado mes de agosto, último dato disponible, según el índice de materiales de construcción del Ministerio de Transportes.

Con más de 25 años de experiencia, Inbisa promueve proyectos en todos los ámbitos de la promoción inmobiliaria, principalmente en residencial e industrial-logístico, así como retail y terciario. Cuenta con tres sedes territoriales en Bilbao, Madrid y Barcelona.