Aunque Argentina no es uno de los países más afectados por la pandemia del coronavirus, este ya acumula 49,838 contagiados y 1,116 fallecidos. La crisis sanitaria viene seguida de una fuerte depresión económica que azotará a un país que ya padecía una situación más que complicada.

La democracia más grande de Latinoamérica está al límite. La crisis sanitaria y económica desemboca en una crisis política que ya llevaba meses cocinándose. Brasil es el segundo país con más contagios de coronavirus, por detrás de Estados Unidos y la pasada semana superó en muertes a Inglaterra convirtiéndose también en el segundo país con más muertos por covid-19. Las cifras siguen asustando y no hay indicios de que vayan a frenar, la curva no se doblega y lo peor aún podría estar por venir: un estudio de la Universidad de Washington indicó que otros 100.000 brasileños podrían morir antes de agosto, colocando a Brasil por delante de Estados Unidos como el país con más muertes.

internacional

A simple vista nada tiene que ver Estados Unidos con Brasil: en el primer caso, estamos hablando de una de las mayores potencias económicas del mundo, mientras que el país latinoamericano es una economía emergente que disipa mucho de la fortaleza estadounidense. Aunque hay algo que les une: la gestión de la crisis del coronavirus por parte de sus mandatarios.

Cuando todo el mundo está atento y temeroso ante la rápida propagación del covid-19, una posible nueva preocupación está surgiendo en los estados del noroeste y del golfo de Estados Unidos, y es que se ha registrado un importante brote del virus EEE o Encefalitis Equina Oriental durante el último año.

Mercados

Los sectores petróleo y gas, materiales básicos, y industria empujaron a los índices estadounidenses a la alza para terminar la jornada bursátil en positivo.

La Bolsa de Nueva York se resistió a teñirse de rojo y después de abrir con ligeras pérdidas, el nuevo dato de la actividad industrial en Estados Unidos del mes de mayo ha hecho que los índices se decidan por las compras, aunque con ganancias ligeras.

internacional

A principios de año asociábamos la pandemia con el continente asiático, pero ahora el coronavirus se ha alejado de países como China o Italia para instalarse en el continente americano, dónde ha llegado con fuerza y parece que para quedarse. Estados Unidos y Brasil lideran el ranking de casos a nivel mundial, la curva de contagios sigue subiendo estrepitosamente y el ansiado pico de la pandemia todavía no ha llegado.

A simple vista nada tiene que ver Estados Unidos con Brasil: en el primer caso, estamos hablando de una de las mayores potencias económicas del mundo, mientras que el país latinoamericano es una economía emergente que disipa mucho de la fortaleza estadounidense. Aunque hay algo que les une: la gestión de la crisis del coronavirus por parte de sus mandatarios. Bolsonaro y Trump, que siguen la misma línea política, han tomado o, mejor dicho, no han tomado las mismas decisiones respecto a la propagación de la pandemia, pero dos gestiones semejantes en países muy dispares puede tener consecuencias catastróficas en el caso del que está en mayor inferioridad: Brasil.