Un día después de que Biden revelará los detalles de su paquete económico por valor de 1,9 billones de dólares, alrededor de un 8% del PIB, las reacciones no se han hecho esperar. Mientras algunas casas de inversión como JP Morgan y Goldman Sachs ven el estímulo como una sorpresa positiva para el mercado y para la economía, otros expertos se muestran más escépticos respecto al llamado Plan de Rescate Americano.

Los mercados globales siguen cotizando con alzas esperanzados por la llegada de un nuevo paquete de estímulos económicos en EEUU. Con este panorama Goldman Sachs pronostica que el S&P 500 terminará 2021 en los 4.300 puntos, lo que supone otorgarle un potencial del 14%, actualmente el selectivo cotiza sobre los 3.800. Además, la casa de inversión vaticina que para el 2022 las alzas continuarán y ganará un 7% hasta los 4.600 enteros.

El FMI estima que la economía latinoamericana se habría contraído un 8,1% en 2020, lo que supone que la región será el mercado emergente más golpeado por la crisis del coronavirus. La entidad proyecta que el resto de economías en vías de desarrollo sufrirán menos: para Rusia estiman una caída de la actividad del 4,1%, para Asia del 1,7%, Oriente Medio caerá un 4,1% y África subsahariana se contraerá un 3%.

El Índice Dólar, que recoge el comportamiento de la moneda estadounidense frente a las divisas más importantes del planeta, llevaba una semana cerrando en positivo -aunque ayer volvió a cotizar con ligeras pérdidas-. Pese a este pequeño repunte, los expertos esperan un dólar débil para este año, lo que suma optimismo a los mercados emergentes para los próximos doce meses.

Mientras los países de todo el mundo vuelcan sus esfuerzos en vacunar a la población contra el coronavirus, los estafadores del mercado negro están aprovechando la desesperación provocada por la pandemia para hacerse con la criptodivisa más grande del mundo: el bitcoin.

El Índice Dólar, que recoge el comportamiento de la moneda estadounidense frente a las divisas más importantes del planeta, lleva desde el pasado miércoles 6 de enero marcando ganancias. El indicador subió ayer un 0,4%, lo que supone su mayor alza diaria desde octubre. Aunque la mayoría de los analistas siguen esperando un dólar débil para este año, algunos apuntan a que el rebote de los últimos días podría ser sostenido en el corto plazo, y aseguran que todo dependerá de lo que pase con los bonos de EEUU.