Esther Esteban

Colaboradora política de elEconomista
Presidente de Murcia

No se le cae de la boca la palabra agravio y se refiere con dureza a la actitud que Pedro Sánchez mantiene con su tierra: "Quiere que Murcia reviente", señala. Le llama sectario ideológico y le advierte que si continúa maltratando a los murcianos se le volverá en contra. Fernando López Miras (Lorca, 1983) es el presidente autonómico más joven de España, y aunque lleva poco en el cargo no es un novato en política. Inició su andadura en las nuevas generaciones de Lorca, con 18 años, y tras ocupar varios cargos orgánicos fue diputado en la Asamblea autonómica. Licenciado en Derecho, es titulado en Mediación Civil y Mercantil y tiene un MBA en Administración y Dirección de Empresas, que le valió para que du-rante cuatro años, con solo 27, fuera el director de gestión del Hospital General Universitario de Lorca, cargo que desempeñaba cuando tuvieron lugar los terremotos de 2011, "que han marcado mi vida". Se enorgullece de ser murciano de pura cepa, hasta autodefinirse como "un bebé archenero, un niño aguileño, un escolar cartagenero, un bachiller lorquiano y un universitario murciano". En todos esos lugares ha vivido su familia, y ese trasiego ha predestinado sus aficiones: el campo y los animales. Presume de identificar cualquier raza canina y tiene al menos media docena de perros y un huerto. Tal vez por eso se muestra sensible a los problemas del campo, defiende a los agricultores y señala la inacción del Gobierno.

Entrevista

La entrevista -concertada tras la investidura de Pedro Sánchez- se celebra coincidiendo en el tiempo con el encuentro del presidente del Gobierno y Torra que el prefiere no valorar: "No voy a hablar de política". Su despacho oficial de la CEOE es un lugar amplio donde se respira un intenso ambiente de trabajo. Antonio Garamendi Lecanda, la cara y la voz de los empresarios españoles (Getxo, 1958), licenciado en Derecho por Deusto, es un hombre amable y educado, de sonrisa fácil, que ha adoptado una estrategia absolutamente pragmática respecto al Gobierno de coalición. Tiene una larga tradición familiar de empresarios y, aunque es relativamente nuevo en la CEOE, no es ni mucho menos un novato en las responsabilidades institucionales: lideró Cepyme, formó parte de los Consejos de Administración de empresas como Bankia, Albura, Tubos Reunidos, e incluso de grupos de publicaciones. Si le preguntas a qué dedica su tiempo libre, sonríe, hace un gesto de negación, y afirma que para él la familia es lo más importante. Aunque intenta ir a Bilbao todo lo que puede, ahora apenas tiene vida privada y dedica muy poco tiempo a sus aficiones: la música (toca el piano), navegar: "Tengo tres hijos: un músico, un fiscalista y un empresario, pero les veo poco. Trabajo bastantes mas horas de lo que marca el decreto", ironiza.

Entrevista a la presidenta del PSOE

La entrevista se realiza en su despacho del Senado, un lugar amplio, sobrio y antiguo donde su único toque personal ha sido quitar unas viejas cortinas de terciopelo "para que entre la luz" y poner dos grandes plantas "porque si no veo algo verde me falta algo". Cristina Narbona (Madrid, 1951) es amable, educada, profundamente de izquierdas y de firmes convicciones que no necesita alzar la voz para hacerse oír. Tiene un discurso que enlaza con la socialdemocracia clásica, donde las palabras diálogo y consenso son imprescindibles y es una gran conversadora.

Entrevista

Cuando le preguntas, a bocajarro, si se arrepiente de haber sido un abogado del Estado rebelde, que se atrevió a plantar cara a Pedro Sánchez y Dolores Delgado, negándose a cumplir sus órdenes sobre lo ocurrido el 1-0, dice un no rotundo. "Me represaliaron y el castigo fue severo, con destierro incluido, pero me negué a mentir, y no me arrepiento", señala. Edmundo Bal (Huelva, 1967) ha pasado de ser el jefe de Penal de la Abodacia del Estado -por cuyas manos pasaron los casos de mayor relumbrón- a ser el número dos de Ciudadanos en el Congreso. Su despacho, en la planta sexta del edificio de la Carrera de San Jerónimo, es un lugar pequeño con aires de provisionalidad, porque aún los diputados no tienen su ubicación definitiva, pero no se queja. Esta acostumbrado a ir "ligero de equipaje", tal vez porque es un deportista nato, al que le gustan los maratones, y un motero empedernido, que disfruta de la naturaleza para relajarse. En los 16 años que duró su actividad anterior, no hubo ni una sola noticia en contra de alguna de las resoluciones y, tal vez por eso, su cese fulminante resultó todavía más llamativo: "Me querían obligar a mentir, y eso demuestra lo poco que me conocían. La orden era suprimir todas las alusiones a la violencia el 1-O, y me negué. Tuve la fortuna de que me llamó Albert Rivera, me ofreció ir en las listas de Cs, y hoy soy diputado. Es un gran honor, y voy a luchar desde mi escaño para que este Gobierno no siga intentando politizar la justicia, tal como hace", afirma. Dice que es "lamentable e inadmisible" que el Gobierno pretenda modificar el Código Penal para beneficiar a los presos de ERC, que la elección de Delgado como fiscal general es un disparate, y que Torra no es ni diputado ni presidente de la Generalitat, por lo que sería una" sinvergonzonería" que Pedro Sánchez se reúna con él.

Entrevista al senador del PP

Pasó de ser la cara y la voz de los populares en el Congreso a asumir por el PP la Secretaría tercera de la mesa en el Senado, pero no se queja, y solo con verle se desmonta el mito de la buena vida de los senadores. Sigue teniendo una agenda de vértigo, y aunque mantiene intacta su fama de "faltón", de ser el látigo de la oposición, porque utiliza su verbo fácil e inmisericorde para descalificar a sus adversarios, nadie le cuestiona su capacidad de reacción, y señalan, como virtud, que nunca se esconde y siempre da la cara, aunque sea para que algunos, en ocasiones, se la partan. De hecho, muchos de sus adversarios (ahora en la Cámara Alta), incluso los más opuestos ideológicamente hablando, reconocen que, en privado, mantienen con él una relación cordial porque "no es tan fiero el León como lo pintan". Rafael Hernando (Guadalajara, 1961), no se ahorra adjetivos calificativos a la hora de referirse al nuevo Gobierno al que se denomina "Sanchezstein". Dice que Sánchez es el peor presidente que ha tenido España, que "el Gobierno se ha convertido en una agencia de colocación de amigos, amiguetes, novios y cónyuges y avisa a Iglesias de que el presidente le traicionará a las primeras de cambio".

Entrevista al vicepresidente del Grupo Popular Europeo

Sigue siendo una de las caras y voces más reconocibles del PP en el Parlamento Europeo, donde se mueve como pez en el agua. Es no solo el vicepresidente primero del grupo popular europeo, sino también el representante de su partido en la Comisión de Justicia, la que tendrá? que analizar si finalmente se les retira la inmunidad a Puigdemont y Comín, lo que le da a su criterio un plus de actualidad. Ha sido el artífice de muchas de las buenas noticias que ha recibido nuestro país desde la UE y, tal vez por eso, no desfallece e insiste, una y otra vez, en que es falso que en Europa se esté doblando el pulso a las decisiones judiciales españolas. Sigue teniendo unos registros poco habituales en la derecha española: una amplia experiencia en cargos de responsabilidad política (desde consejero autonómico a diputado o senador), sin demasiados enemigos en sus propias filas y es un magnífico comunicador, capaz de enfrentarse sin despeinarse a cualquier debate televisivo por duro y correoso que sea. Algunos dicen que en eso, en su forma de ser y estar campechana, clara y directa, está el secreto de su éxito y por eso ha conseguido el respeto de sus adversarios ideológicos, a quienes él, a su vez, tiene en gran estima . "Los socialistas en el Parlamento Europeo han estado siempre con los constitucionalistas y juntos hemos puesto los intereses de España por encima de los de nuestros partidos. Espero que eso no cambie, tras el apoyo de ERC a Sánchez para su investidura", señala. Está convencido de que el Parlamento Europeo aceptará la petición de Llarena de que se levante la inmunidad de Puigdemont y Comín y pide cambiar la ley electoral para que nunca más un fugado de la justicia pueda presentarse a unas elecciones. Dice que, a partir de ahora, uno de los entretenimientos nacionales será ver la guerra de Pablo Iglesias y Pedro Sánchez "matándose en La Moncloa" e insiste en que el presidente "es el político más cortoplacista que ha conocido la historia de España, desde Godoy".

ENTREVISTA

La entrevista con Miquel Iceta Llorens (Barcelona 1960), concertada para hacerla coincidir su elección como líder del PSC , se celebra finalmente en plena negociación con ERC para la investidura de Pedro Sánchez en la que no ha sido, ni mucho menos, un actor secundario. Se hace con el compromiso de actualizarla según fuera transcurriendo la trepidante actualidad, y con la mirada puesta en la decisión del Tribunal Superior de Justicia Europeo y su polémica resolución "que hay que acatar porque no es un tribunal extranjero sino propio".

Portavoz del PP en el Senado

Si entras en sus cuentas de Instagram, Facebook o Twitter ves como su actividad aumenta a diario y buscar un hueco en su agenda es siempre complicado. No solo porque es el portavoz de su partido en el Senado, sino también miembro del comité de dirección, al tanto de casi todo lo que se mueve en el entorno de la calle Génova. Sigue siendo dentro del PP una especie de heterodoxo, con un enorme olfato político y se le considera uno de los pata negra populares más mediáticos. Javier Maroto (Vitoria, 1972) es amable y educado, y hace honor a su profesión de economista (Deusto), dando a los argumentos una precisión milimétrica, como queriendo evitar los cabos sueltos. Afirma con rotundidad, sobre la decisión del Tribunal europeo sobre Junqueras, que inmunidad no significa impunidad. Acusa a Sánchez de consentir que España dependa de delincuentes fugados y condenados por graves delitos, y dice que se ha puesto de rodillas ante los independentistas, aceptando que en Cataluña hay un "conflicto político".

ENTREVISTA

Cuando le preguntas qué va a hacer a partir de ahora, dice un "no lo sé" y añade que, de momento, va a trabajar en la Gestora, donde es el secretario general, hasta el congreso de marzo y luego "me gustaría volver como abogado a la actividad privada". Se había convertido en imprescindible en el engranaje parlamentario de Ciudadanos, en uno de los hombres fuertes que -haciendo honor a su cargo y condición de secretario general y número dos del partido-, era interlocutor necesario en cualquier negociación de alto voltaje, pero, como a otros muchos , las urnas le han dejado fuera de juego. José Manuel Villegas (Barcelona, 1968), abogado y padre de dos hijos, es amable y educado, correcto en las formas y muy analítico en el fondo. Rehúye el insulto o la crítica fácil a sus adversarios y no da puntada sin hilo. La entrevista se realiza en la sede de Cs en la madrileña calle de Alcalá, que algunos vieron en peligro tras la debacle, pero niega la mayor -"nuestras cuentas están saneadas"-. Dice que Cs ni ha muerto de éxito ni su destino será el de UCD, no se atreve a pronosticar si la candidatura de Arrimadas será la única, afirma que si el PP intenta hacerles una OPA va a fracasar y que no ha habido ninguna fuga de nadie relevante a otros partidos.

ENTREVISTA

Es la cara y la voz femenina más reconocible de Vox, y no solo porque es la presidenta de su partido en Madrid y su portavoz en la Asamblea madrileña, sino porque tiene una forma de ser y estar en política muy rompedora, hiperactiva en redes sociales y con gran presencia en medios de comunicación. Es la mujer que en su día se atrevió a irrumpir en una rueda de prensa de Puigdemont para entregarle unas esposas y un ejemplar del Código Penal al grito de "sin ley no hay democracia". Entonces se dijo que era lo más parecido a un escrache que haya hecho un político de la derecha, pero ni era la primera vez ni será la última en la que Rocío Monasterio (Madrid, 1974) -arquitecto de profesión que acabó la carrera con matrícula de honor o sobresaliente en todas las asignaturas, fundadora de su propio estudio, casada con el compañero de partido Iván Espinosa de los Monteros y madre de cuatro niños- rompe moldes. Cuando le preguntas si ejerció de arquitecto sin tener todavía el título niega la mayor y señala que lo que se ha publicado en ese sentido "es una campaña de desprestigio personal y político que la izquierda está emprendiendo con todos los dirigentes de Vox". Dice que el PSOE está claudicando ante los separatistas, lo que supone un acto de traición a los españoles. Insiste en que "el pacto de la vergüenza con ERC" lo pueden frenar el PP y Cs y afirma que estamos en manos del fugado Puigdemont "lo que da la medida del momento tan grave que vive España".