Enrique de Areba

Vicepresidente de IBC & Partners
Opinión

El comienzo de esta década ha puesto encima de la mesa varios elementos estratégicos como nunca había ocurrido en el sector de la automoción.

Comenzamos este ejercicio del 2021, cargados de esperanzas e ilusiones para volver a la normalidad previa a la pandemia, donde el sector de automoción español espera una recuperación importante tras el pésimo ejercicio anterior.

Competitividad

Cada punto porcentual de subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en España para el próximo año –según al algoritmo utilizado en IBC&Partners que descompone la fuerza laboral por sectores de la economía– generará un paro estructural de cerca de 50.000 empleos con el consiguiente efecto sobre la reactivación de la economía. Así, la subida del SMI del que se habla estos días podría acarrear una destrucción de 45.000 empleos en la subida más moderada hasta los 427.000 en la máxima.

Opinión

Este año va a suponer un enorme varapalo para el sector del automóvil, con un cierre de ejercicio por debajo de las 900.000 matriculaciones, según las estimaciones de IBC & Partners.

La política económica actual del gobierno de España que dirige con su equipo y socios, Pedro Sánchez, se basa entre otras medidas, en una política impositiva orientada a la subida generalizada de impuestos, con el fin de tener un control absoluto de la economía y de la generación de riqueza, como antaño lo hacían, los países bajo el yugo de la extinta Unión de Repúblicas Socialistas soviéticas (URSS).

análisis

La producción mundial de vehículos cerró 2019 con un retroceso mayor al de 2018, encadenando así dos años consecutivos en descenso. La fabricación global de automóviles cayó el 5,2% con tan solo 91 millones de unidades, lo que hizo que España –pese a tener un ínfimo crecimiento del 0,1%– ganara peso en el ámbito global, hasta alcanzar una cuota del 3,07%.

Análisis

Las cuentas del Gran Capitán son un tópico cultural español que se basa en una anécdota atribuida a Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, que ridiculizó a Fernando el Católico cuando éste le pidió cuentas de los gastos en que había incurrido durante la guerra de Nápoles, a finales del año 1506.

En estos momentos en los que aún no hemos tocado fondo, y la mayoría de los dirigentes y profesionales del sector se encuentran "encarcelados", por las medidas de aislamiento dictadas por el gobierno de Sánchez, nos vemos obligados a presentar el escenario que tendremos en el sector del automóvil español, por la importancia en el peso que tiene en nuestro PIB, sector estratégico de España en el que la industria española se está jugando su papel relevante europeo y mundial, si el gobierno actual no pone en marcha un plan estratégico, que garantice su tamaño y viabilidad.

Como cada año, al llegar a finales del mes de marzo, en España como en muchos países en el mundo, realizamos el cambio horario unido al cambio del solsticio. Coincidiendo con nuestra situación actual, motivada por la pandemia del coronavirus, es momento también de analizar la posibilidad de proponer a los representantes del Congreso de la nación, a que se realice una moción de censura al Gobierno de Pedro Sánchez, con el objetivo único de tener un Gobierno competente para superar el ataque masivo e indiscriminado de este enemigo invisible.

Nosotros habitualmente utilizamos en nuestras relaciones personales, amigos, familia, etc. el término "gurú" eliminando evidentemente la acepción religiosa hindú y refiriéndonos únicamente en lo que define la RAE como a una persona influyente en un grupo de especialistas expertos. En España, en ocasiones, es habitual encontrarse en ciertos actos con individuos que ejercen tal figura, pero a veces sin un gran conocimiento de la materia y no solo en el ámbito económico, permitiéndosele exponer a la audiencia, sus teorías sin ningún estudio o documento que lo avalen, y únicamente por su influencia política. A pesar de los esfuerzos que realizan algunos ministros para convencernos de la fortaleza de nuestra economía frente a otros países grades de la UE (Alemania, Francia e Italia), pero la realidad es muy contundente.