Vivienda

El precio de la vivienda nueva subirá hasta un 10% debido a la inflación

  • España registró en diciembre la mayor tasa de inflación de los últimos 30 años
  • La futura ley de vivienda amenaza a los inversores inmobiliarios

La vivienda se encarece. Los precios de la obra nueva podrían dispararse hasta un 10% a lo largo del 2022 debido a escalada de la inflación, que en diciembre registró la mayor tasa de los últimos 30 años, situándose en torno a 5,5%. Es la previsión de la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario (AEPSI), que también advierte sobre los efectos negativos de la futura ley de vivienda.

"La inflación afectará sobre todo a la obra nueva porque se han incrementado los costes de producción y eso, probablemente, hará que los precios suban", explica Montse Moreno, vicepresidenta de AEPSI). "También supondrá un incremento de precios por lo que respecta a las reformas de pisos de segunda mano", puntualiza la experta.

En este escenario, la escasez de materias primas podría provocar un aumento de hasta un 10% de los precios de las viviendas de obra nueva. No obstante, Iñaki Unsain, presidente de AEPSI, declara que "la compraventa de este tipo de activos en España sigue situándose por detrás de las viviendas de segunda mano, que ya representa casi un 80% de las transacciones".

Los expertos explican que el ladrillo se caracteriza por ser un activo refugio en España y, de hecho, el inversor profesional suele actuar en escenarios de inflación y de volatilidad en mercados financieros. No obstante, la ley de vivienda causará estragos en los comportamientos de las grandes carteras debido a las posibles regulaciones del mercado.

"Algunos grandes inversores están desinvirtiendo porque las modificaciones de las leyes les han dejado bastante mal situados ante posibles impagos", asegura Moreno.

Por su parte, Unsain, advierte que, ante un escenario de inflación, "los pequeños inversores, que tengan el dinero en el banco con rentabilidades bajas, les puede suponer la pérdida de poder adquisitivo, y que la inversión en viviendas es una buena forma para mantenerlo", añade.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

mar399
A Favor
En Contra

Pues nada, el listillo ya puede ir comprando corriendo, que se acaban los pisos. Los demás, esperaremos.

Puntuación 7
#1
quimete74
A Favor
En Contra

pues un 10% más sobre el precio de un piso no es lo mismo que te suban la cesta de la compra un 10% y menos cuando cada año van subiendo y los sueldos congelados o subiendo un 1%

así que vamos por el camino de siempre: los pobres más pobres y los ricos más ricos y alejando la posibilidad de ser propietarios a mucha gente a la que al final solamente le quedará la posibilidad del alquiler compartido con tantas personas como sea necesario para que se lo puedan permitir.

Puntuación 8
#2
A Favor
En Contra

En la mayor parte del territorio nacional los pisos cuestan igual que hace 15 años , pero el mantenimiento de los mismos y la inseguridad jurídica ha crecido. No lo veo una inversión ni líquida ni rentable.

Puntuación 0
#3