Política

Casado ofrece a Sánchez los votos de UPN y mediar con CC para la investidura si el PSOE renuncia a Navarra

El presidente del PP, Pablo Casado, ha ofrecido este martes a Pedro Sánchez los dos votos de Navarra Suma (UPN + PP + Ciudadanos) en el Congreso y su mediación con Coalición Canaria (CC) de cara la investidura, que tendrá lugar los días 22 y 23 de julio. Todo a cambio de que el PSOE renuncie a gobernar en Navarra, para lo cual necesitaría el apoyo indirecto -una abstención- de EH Bildu.

"La mano tendida es que Pedro Sánchez puede rectificar y dejar la votación de la Mesa del Parlamento navarro en un mal recuerdo", ha dicho Casado, poniendo sobre la mesa la "abstención o acuerdo de gobernabilidad" de Navarra Suma con el PSOE al tiempo que ha recordado que "el PP puede hablar con CC en calidad de socio".

"Sánchez tiene una responsabilidad que no puede eludir y no se puede manchar con pactos con herederos de la banda terrorista", ha subrayado un Casado que, en cualquier caso, ha acusado a Sánchez de "cargar" a la oposición la responsabilidad sobre su investidura y le ha reprochado que no haya trasladado ni una sola iniciativa para los próximos cuatro años.

En respuesta a preguntas de los medios sobre si acudirá a las reuniones a las que le convoque Sánchez, el presidente del PP ha confirmado que lo hará "siempre que se lo pida", aunque reconoce que no le ha oído ninguna propuesta frente a los 11 pactos que el PP le ha ofrecido. "Los esfuerzos inútiles conduce a la melancolía", ha ironizado.

El ofrecimiento se ha producido en el marco de la firma que han protagonizado Casado y el presidente de UPN, Javier Esparza, para "no alcanzar en el futuro ningún tipo de acuerdo" con el PSOE si es capaz de negociar "con nacionalistas y proetarras" en Navarra. Esparza ha firmado ese mismo pacto por separado con Ciudadanos.

Esparza y Rivera han suscrito en el Congreso de los Diputados una 'Declaración por la dignidad de las instituciones navarras y españolas', que UPN ha rubricado después con el PP, en actos separados porque, según ha explicado el presidente de Ciudadanos a los medios, el acuerdo de su partido en Navarra es con UPN, no con el PP.

En su comparecencia con Esparza en la Cámara Baja, Casado ha asegurado que ha sido decisión de Ciudadanos firmar esta declaración por separado, algo que respeta, porque más allá de si hay una foto a tres partidos o se tiene un documento con tres firmas, "lo importante" es el documento en sí mismo y que Navarra Suma, la coalición en la que se integran los tres, es "una historia de éxito".

En esa declaración, afirman que Navarra es "piedra angular de la unidad de la nación española" y subrayan que después de las últimas elecciones los navarros han dado la mayoría a los partidos constitucionalistas integrantes de la coalición Navarra Suma, con 20 diputados frente a los 11 del PSN-PSOE, a pesar de lo cual los socialistas han decidido intentar formar gobierno con los nacionalistas "con el indispensable apoyo de EH Bildu", que ha entrado en la Mesa del Parlamento Foral, lo que implica, aseguran, ceder a las exigencias de Geroa Bai para la formación de ese gobierno.

Dado que EH Bildu asegura que su abstención no sería gratis, los firmantes deducen que "habrá negociación". "Pública o privada, pero la tendrá que haber si el PSN-PSOE quiere la abstención de EH Bildu para poder presidir el gobierno foral", y solo se plasmará si los máximos dirigentes, apuntan, Pedro Sánchez y Arnaldo Otegi, dan su visto bueno.

Veto a Bildu

Las fuerzas integradas en Navarra Suma consideran que ese pacto sería "inmoral" y "deslegitima" a sus firmantes. La democracia española, dicen, en la declaración, no se merecen que EH Bildu "se convierta en elemento esencial en la conformación de un gobierno en Navarra, tierra, además, especialmente castigada por el terrorismo asesino que todavía hoy justifican los líderes de EH Bildu".

Con ese acuerdo, alertan, habría "ganadores y perdedores", ganarían las "ansias de poder" de los líderes socialistas y el nacionalismo vasco, y perderían la dignidad democrática y la decencia política, la palabra dada, la confianza en las instituciones, las víctimas del terrorismo, el constitucionalismo y España. Consideran que con ello Sánchez traspasaría una "línea roja inasumible" para la democracia, porque sería un pacto con "los amigos de los terroristas".

Le emplazan por ello a rectificar, a impedir ese pacto que "satisfaga" a Otegi y que le incapacitaría para ser presidente de todos los españoles. "Los firmantes nos comprometemos a no alcanzar en el futuro ningún tipo de acuerdo con una formación política que es capaz de pactar y negociar el gobierno navarro con nacionalistas y proetarras", concluyen.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Usuario validado en elEconomista.es
marcelinosanchez
A Favor
En Contra

Por 1 vez, bravo casado !

Puntuación 0
#1