Política

Ofensiva del Gobierno para desligar la aprobación de los Presupuestos de la política catalana

  • Carmen Calvo: "No vamos a aceptar un referéndum de autodeterminación"
  • Calviño: "Espero que los grupos políticos tengan altura de miras"
Carmen Calvo, vicepresidenta primera del Gobierno.

El Gobierno está usando toda su artillería pesada para deshacer el entramado que ata la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado con la negociación política por el conflicto en Cataluña. Las vicepresidentas Carmen Calvo y Nadia Calviño han instado este domingo, en un claro mensaje a ERC, a que adopten una altura de miras apropiada para desatascar la parálisis en la que está sumido el país.

Carmen Calvo ha pedido, en una entrevista en el diario El País,  dejar al margen de la política catalana la negociación de los Presupuestos, que espera que estén aprobados antes del verano.

La vicepresidenta primera del Gobierno ha calificado de "malentendido" la rectificación del Gobierno sobre la mesa de negociación, a la que supeditó a la celebración de las elecciones catalanas, en un primer momento, tras el anuncio de Torra. Calvo ha defendido que los independentistas catalanes tienen que "distinguir la política española de la catalana". "¿Por qué no se puede plantear que España tenga Presupuestos aunque ERC tenga que afrontar una situación preelectoral o electoral en Cataluña?", ha manifestado. 

Idéntico mensaje ha expresado la vicepresidenta económica Nadia Calviño desde La Vanguardia, donde ha explicado que el Gobierno está en la fase de "preparación" del proyecto de ley de Presupuestos y que será cuando se tengan sus líneas fundamentales "cuando se empiece a negociar con los distintos grupos políticos", entre ellos con ERC.

"Espero -ha señalado Calviño en la entrevista- que los grupos políticos tengan altura de miras y sepan ver la prioridad que tiene la aprobación de estos Presupuestos para todos los españoles, incluyendo los catalanes". "Lo que está claro es que desde la perspectiva del conjunto de España sería bueno tener unos Presupuestos lo antes posible", ha insistido. Preguntada sobre el calendario de aprobación, que Calvo establecía antes del verano, su compañera en el equipo del Ejecutivo ha preferido ser más cauta: "Trabajamos al máximo ritmo para tener todo listo lo antes posible". 

La ministra de Economía ha admitido que el escenario incluye ahora nuevos factores que incrementan la complejidad, como la aprobación de los presupuestos en el Parlament catalán como paso previo a la celebración de unas nuevas elecciones, aún sin fecha, que ha garantizado Quim Torra. La entrada en campaña electoral en territorio catalán provocaría, previsiblemente, mensajes más polarizados y que enfrentarían a ERC con su actual alineación con el Gobierno

Singular reunión con Torra

Respecto a la reunión que Pedro Sánchez tendrá con el presidente de la Generalitat de Cataluña, la vicepresidenta primera del Gobierno no ha considerado "ningún problema" en esta cita, ya que pese a que el líder catalán no tiene escaño en el Parlament, sí que es el "presidente" del gobierno catalán.

"Ahora lo lógico es que el día 6 el president le diga al presidente Sánchez cómo ponemos en marcha el acuerdo de la mesa de diálogo. Nosotros podemos sentarnos ya en la mesa", ha matizado. "Ellos -ha explicado en referencia a ERC y Junts per Catalunya- dicen que creen que tienen derecho a la autodeterminación. Nosotros decimos que ese derecho no existe. Dicen que van a proponer la amnistía, que como tal está prohibida en nuestra Constitución. Esos son los límites de ambos. No vamos a aceptar un referéndum de autodeterminación. Lo normal es mover posiciones".

Según Calvo, el texto pactado dice que la sociedad catalana "podrá pronunciarse sobre un acuerdo que dé salida a esta situación, no sobre la ruptura de Cataluña con España". "Eso es muy importante -continúa- Ojalá alcancemos ese acuerdo en esa mesa. Vamos a tener que escucharnos. No queremos volver a la casilla de salida, con todo esto en los tribunales otra vez".

Lo que no se planteará en esta mesa es, según sus palabras, reformar el Código Penal, ya que "no es objeto de debate territorial". Eso, sí, ha puntualizado que hay modificaciones que se tienen que hacer.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud