Podcasts

Las mejores ginebras del mundo: la reina de las bebidas espirituosas

  • Solo cuatro destilados han logrado la máxima puntuación del IWSC
  • Es una bebida versátil, que cuenta con una oferta casi infinita
  • El mercado mundial alcanzó los 12.000 millones de euros en 2020
Madrid

Llega el calor, llega el verano, el primer verano tras la pandemia, y vuelven con fuerza los festivales, fiestas y eventos que, durante estos dos años, han sido cancelados. Hay ganas de echarse a la calle y el sector del alcohol aspira a un importante aumento en las ventas gracias a la reactivación de un ocio nocturno que trabaja ya a pleno rendimiento. Y si hay una bebida que en los últimos años se ha colocado al alza entre los consumidores, esa es la ginebra.

No hace tanto que esta bebida era vista como pasada de moda o antigua. Pero, en los últimos años, su prestigio y su fama han renacido. El consumo no para de crecer, y no está previsto que vaya a tocar techo próximamente. La ginebra es, sin duda, la auténtica reina de las bebidas espirituosas.

Pero… ¿A qué se debe este éxito? Nos lo cuenta Jacobo Lauda, Global Marketing Manager de Gin Mare: "En España tuvimos este boom, que ahora se está viviendo a nivel global, hace 10 o 15 años. Se produjo por la sofisticación en la forma de consumo, ya que estábamos acostumbrados a conocerla como una bebida old school, que solían beber nuestros padres, en vaso de tubo y poco hielo... Era una bebida muy masculina. Pero esa parte de sofisticación y creación de nuevas marcas y nuevos sabores, más suaves... hizo que nuevos consumidores fueran entrando en la categoría", asegura.

Se trata de un boom, además, que no se vio realmente afectado por el confinamiento a causa de la pandemia del coronavirus. "El gintonic es el cóctel más accesible para hacer en casa. Es más sofisticado que un combinado normal, que permite cierto nivel de customización, y en un periodo en el que hemos estado más tiempo en casa nos hemos aficionado a los cócteles", asegura el experto.

Es una bebida versátil que puede tomarse sola o combinada

Una de las ventajas de la ginebra es que es una bebida muy versátil. Se puede tomar de muchas formas. La más sencilla es sola, o con hielo, aunque así ofrece un sabor fuerte que no agrada a todo el mundo. Lo más habitual, es encontrarla en forma de cóctel, gracias a que combina con numerosos ingredientes y se presta a la innovación y la experimentación.

Hay muchas combinaciones famosas y para todos los gustos. Tenemos el martini, para el que la ginebra se mezcla con vermut; o el negroni, un clásico italiano con Campari y vermut rojo. También el Gibson, que es otra variedad de ginebra y vermut seco, con cebolla encurtida; o incluso el Tom Collins, que básicamente es la mezcla de ginebra con limonada. Pero, por supuesto, no nos podemos olvidar de la combinación más extendida, el tradicional gintonic. La clave, sea como sea, está en elegir una buena ginebra.

"La calidad está principalmente en el uso de los botánicos y en el proceso de elaboración", asegura Lauda. "Debe ser cuidadoso, con remesas de producción relativamente controladas, en lugar de una producción más industrial", insiste.

Volviendo al gintonic, como su propio nombre permite inferir, es una mezcla de ginebra y tónica, a la que con el tiempo se le han acabado añadiendo cualquier tipo de ingredientes, siempre que permitan a la ginebra mantenerse como el sabor principal. Curiosamente, esta combinación no nació como una bebida de placer, sino como un remedio medicinal.

La historia del gintonic

Ocurrió allá por el siglo XIX, cuando el imperio británico estaba asentando su posición en la India y los soldados desplazados, para evitar contraer la malaria, tenían que tomar quinina, un extracto natural procedente de un árbol con propiedades terapéuticas. El problema es que su sabor era muy amargo, así que empezaron a mezclarlo con agua y azúcar.

Pero no era suficiente. El sabor era tan fuerte que no bastaba el azúcar para mitigar el sabor. Así que los soldados en la región empezaron a mezclarlo con alcohol, que, cuenta la leyenda, que además les daba valor para entrar en combate cuando era necesario.

La ginebra era por entonces un alcohol abundante y barato, cuya fabricación había sido impulsada por el gobierno británico para luchar contra el coñac francés. Más barata que una cerveza y más segura que el agua disponible en la India, fue el ingrediente por el que apostaron los soldados británicos. Finalmente, acabó siendo clave para el asentamiento del imperio británico en el lejano oriente.

Cuando los militares regresaban a Reino Unido, acostumbrados ya al sabor, pedían este combinado en los clubes a los que acudían. Acabó identificándose esa bebida con los 'héroes de Oriente', y el resto de clientes la pedían por imitación, lo que acabó dando el último impulso a un cóctel que se fue perfeccionando con el tiempo, y que ya es inmortal.

Catas de ginebra

Sea cual sea hoy la preferencia del consumidor, elegir la ginebra que tomar es harto complicado, teniendo en cuenta que la oferta es prácticamente infinita. ¿Cómo podemos elegir una ginebra? ¿Cuál debemos pedir con nuestro combinado favorito? Para resolver estas dudas, se celebran concursos y catas que permiten seleccionar las mejores del mercado. Jacobo Lauda, responsable de Gin Mare, nos explica en qué consisten:

"Las catas de ginebra, principalmente, y lo que se valora en los concursos, es primero, que esté bien calibrado el peso del enebro respecto a otros botánicos, y que esos otros botánicos aporten esos perfiles de sabor que se buscan; y segundo, que estén bien balanceados en alcohol".

Uno de los concursos de más prestigio a nivel mundial es el International Wine and Spirits Competition (concurso internacional de vinos y alcoholes), que se celebra desde 1969 y que elige los mejores vinos y licores del mundo. Incluyendo, claro, la ginebra.

Las mejores ginebras del mundo

Este concurso califica las bebidas en una escala de 100 puntos, a partir de las notas que les pone un panel de jueces británicos. A partir de una nota de 95, se otorga una medalla de oro. Este año han sido 23 las ginebras que han alcanzado tan magna calificación. Pero solo 4 han logrado la nota máxima, lo que las convierte en las mejores ginebras del mundo.

La primera en recibir los 99 puntos es la Barossa Shiraz Gin, de la australiana Seppeltsfield Road Distillers. Elaborada con uvas Shiraz de primera calidad, cuenta con un "magnífico aroma a frutos secos, pino, y notas de chocolate". Está tiene además una textura sedosa, con una calidez alcohólica bien integrada y un final que perdura agradablemente. La mejor forma de tomarlo, según la propia compañía, es con hielo y una rodaja de lima fresca. Cada botella, de medio litro, cuesta 80 dólares y tiene una graduación alcohólica del 38,5%.

La segunda galardonada es la Classic Irish Gin, de la irlandesa Copeland. Dicen los expertos que es una bebida aromática y elegante, con notas de pino fresco y florales, que dan paso a sabores dulces de bayas y botánicos. Por si fuera poco, cintas de especias y enebro se entretejen en el paladar, que al final tienen un refrescante toque amargo, muy equilibrado.

Está elaborado con 12 ingredientes locales, que tratan de evocar el sabor de Donaghadee, la pequeña ciudad donde se ubica la destilería. Se presenta en una botella de 70 centilitros, que cuesta unas 30 libras. Esta ginebra tiene una graduación de 45 grados, y la mejor forma de tomarla es en un gintonic, con una rodaja de naranja.

La tercera ginebra capaz de lograr un nota de 99 puntos ha sido la Sloe Gin, elaborada por la destilería Junimperium, de Estonia. Se produce con bayas de enebro y de endrino, cilantro y corteza de naranja, lo que le da un sabor afrutado y fresco. Los jueces destacan su gran complejidad aromática. Las notas de pimienta blanca y mazapán se asienta sobre un núcleo de fruta madura.

Se vende en botella de cristal de 70 centilitros, y tiene una graduación del 30%. Su precio ronda aproximadamente los 40 euros. Y la mejor forma de tomarla es sola, o con hielo y limonada. Aunque la destilería invita a probarla en todo tipo de cócteles.

Por último, la cuarta ginebra con la máxima calificación ha sido la Botanic Australis Navy Strength Gin, producida por la destilería australiana Mt. Uncle. Hablamos en este caso de una ginebra seca, basada en una receta original de una London Dry Gin, pero adaptada a ingredientes autóctonos. Esto le confiere a la mezcla un sabor herbáceo y floral único.

Dicen los miembros del jurado que destaca por la sabrosa y audaz presencia de la naranja amarga en nariz. La lima, el limón y el eucalipto también son aromáticos e intensos en el paladar. Con mucho sabor, es una ginebra de gran solidez. Se vende en botella de cristal de 70 centilitros, y su nivel de alcohol es de 57 grados. Su precio supera los 100 dólares. Por sus características se adapta a cualquier tipo de cóctel, aunque es perfecto para tomar en gintonic o con soda.

Producción española

Estas son las cuatro más valoradas, pero son 23 las que, en total, han recibido la medalla de oro por su alta puntuación. Podemos encontrar bebidas procedentes de Inglaterra, Japón, Estados Unidos, Francia o Suecia.

No hay ninguna ginebra española que haya conseguido esta medalla de oro, pero sí que hay varias que han recibido otros reconocimientos. Por ejemplo, la ginebra clásica As de Picos, elaborada por la Compañía Lebaniega de Vinos y Licores, de Cantabria; y la Alkkemist, de Innovation Premium Brands, han logrado sendas medallas de plata. Mientras que La Clandestillería, Rambla 41 y Puerto de Indias han recibido medallas de bronce por varios de sus productos.

El mercado mundial de la ginebra alcanzó los 12.000 millones de euros en el año 2020, y las previsiones calculan que superará los 17.000 millones en 2028. Es un mercado además agradecido para los inversores, ya que a diferencia del whisky o el ron, no requiere envejecimiento, y está listo para venderse 60 días después de su destilación. La ginebra vive un momento dulce. Las destilerías del mundo son optimistas. Solo queda disfrutar.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.