Podcasts

¿El fin de la venta a pérdidas? Los agricultores exigen mayor control

  • El Gobierno modifica la Ley de la Cadena Alimentaria para prohibirla
  • Fija una excepción para los alimentos perecederos cerca de caducar
  • El campo es optimista pero pide medidas adicionales para tener éxito
Madrid

La venta a pérdidas ha sido un foco de conflicto entre agricultores y comercios desde hace muchos años. Esta práctica consiste en vender un producto por debajo del precio de coste de producción. Recientemente, hemos visto enfrentamientos entre sindicatos agrarios y grandes superficies por el aceite, la leche o el arroz, por ejemplo.

Para tratar de atajar este problema, la comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación ha aprobado una nueva modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria que incluye la prohibición de la venta a pérdidas en todos sus eslabones, incluyendo al consumidor final. No es la primera vez que los diferentes gobiernos tratan de regular la cadena alimentaria, con resultados infructuosos hasta el momento.

Ahora, este proyecto de Ley permite adaptar la legislación nacional a la Directiva Europea relativa a las prácticas comerciales desleales en las relaciones entre empresas en la cadena de suministro agrícola y alimentario.

La redacción acordada ahora por PSOE y Unidas Podemos establece que "cada operador (de la cadena alimentaria) deberá pagar al operador inmediatamente anterior un precio igual o superior al coste de producción de tal producto en que efectivamente haya incurrido o asumido dicho operador".

En el caso de la venta final de alimentos o productos alimenticios, los operadores "no podrán aplicar ni ofertar un precio de venta al público inferior al precio real de adquisición del mismo", considerando como venta desleal el incumplimiento de este artículo.

No será el caso de las ventas con pérdidas de alimentos o productos perecederos que se encuentren en una fecha próxima a su inutilización. Pero siempre será necesario que se proporcione información clara de esta circunstancia a los consumidores. Asimismo, también excluye "las ofertas conjuntas a los obsequios a los compradores".

Finalmente, el acuerdo contempla que "el operador que realice la venta final del producto al consumidor en ningún caso podrá repercutir a ninguno de los operadores anteriores su riesgo empresarial derivado de su política comercial en materia de precios ofertados al público".

Faltan medidas

¿Son suficientes las medidas tomadas para resolver el problema de la venta a pérdidas? Pues las asociaciones agrarias, aunque valoran positivamente este avance legislativo, echan en falta medidas adicionales, para que de verdad fuera eficiente.

En concreto, se centran en tres aspectos.

- Que se cree un organismo oficial o público que haga un seguimiento de los costes medios de producción de cada producto, de cada uno de los agentes que intervienen en la cadena, para verificar que no se hace venta a pérdidas

- Controlar que la excepción para productos perecederos no se convierta en una generalización. Sobre todo en productos como cítricos, uvas, hortalizas... utilizados como producto reclamo, que es lo que se intenta evitar.

- Por último, poner el foco en las importaciones procedentes de otros países, para evitar la competencia desleal que en muchas ocasiones acaba por lastrar los precios de los productos europeos. Sin proteger este aspecto, advierte, la ley no será efectiva.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Jesús
A Favor
En Contra

En este mundo de piratas los holandeses compran los cítricos sudafricanos cargados de productos químicos prohibidos en la UE los mezclan con un porcentaje de cítricos españoles incluso brasileños y consiguen un precio menor hundiendo a los agricultores que generan riqueza con buenas prácticas en su zona de vida. Lógicamente su vida profesional es corta porque están condenados a morir pues solo viven los especuladores timadores y filibusteros. Con el aceite pasa lo mismo los italianos hacen pasar el español como suyo. Mercadona nos vende el marroquí como si español fuera. En fin necesitamos más Europa con sus normas y sus controles. Entendiendo el problema se debe entender su solución. Sino más pronto que tarde nadie querrá ser agricultor, como pasa hoy en día que nadie quiere ser transportista y eso genera y generará grandes perjuicios a nuestra economia

Puntuación 0
#1