Opinión

Un contrato social ajustado a la inflación para Europa

La actual situación de los precios dista mucho de parecerse a la que se sufrió en los años 70

Con los precios de la energía altos y al alza, y la inflación disparada, la situación empieza a parecerse de nuevo a la de finales de los años setenta. Pero las apariencias engañan.

Las similitudes son evidentes. En 2022, al igual que en la década de 1970, una crisis de los precios de la energía ha provocado un aumento sostenido de los precios de muchos otros bienes. La llamada tasa de inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de la energía y los alimentos, se acerca ahora al 6% en Estados Unidos y al 4% en la eurozona. Y se teme que, como en los años 70, esta tendencia sea persistente.

Pero no estamos viviendo una repetición de los años 70. Una diferencia clave radica en los mercados laborales. En aquella época, la indexación salarial generalizada significaba que el aumento de los precios de la energía y de otros productos conducía automáticamente a un aumento equivalente de los salarios. Cuando la indexación salarial era menos importante, los sindicatos conseguían el mismo resultado, ya que se negaban a aceptar cualquier deterioro del nivel de vida de sus miembros.

Este no es el caso hoy en día, al menos en la eurozona. Según el nuevo indicador salarial del Banco Central Europeo, los salarios de la eurozona sólo han aumentado un 3% hasta ahora, mucho menos que la inflación del 8,6% registrada en junio. En otras palabras, no hay señales de la espiral salarios-precios de los años 70.

Otra diferencia actual es que los productores europeos han podido aumentar sus precios lo suficiente como para compensar una parte importante del aumento del coste de la energía. Sobre la base de los precios de junio de 2022, la factura de las importaciones de energía de la eurozona aumentará más del 4% del PIB este año. En el último año, el aumento de los precios de la energía ha impulsado un incremento del 24% en los precios de importación de la Unión Europea, tras más de una década de estabilidad.

Pero los precios cobrados por los exportadores de la UE también subieron, más del 12%, y la UE exporta más de lo que importa. Así, los productores europeos han podido compensar algo más de la mitad de la pérdida de ingresos derivada del aumento de los precios de la energía, manteniéndola en algo menos del 2% del PIB. Es un precio elevado, pero también manejable.

El reto será distribuir las pérdidas de ingresos entre los sectores económicos. Como los salarios reales han caído alrededor de un 5%, los trabajadores europeos han soportado hasta ahora todos los costes de la inflación. Dado que la parte de los salarios asciende a cerca del 62% del PIB en la eurozona, una caída del 5% de los salarios reales pondría a disposición de otros sectores cerca del 3,1% del PIB, más que la pérdida de ingresos del 2%, lo que permitiría aumentar los beneficios. Esto es más que suficiente para compensar las pérdidas de términos de intercambio sufridas hasta ahora.

La situación es muy diferente en Estados Unidos. Como mayor productor mundial de petróleo y gas natural, exporta tanta energía como importa. Por tanto, la relación de intercambio de Estados Unidos no se ha resentido en absoluto, ya que los precios de importación y exportación han aumentado en la misma medida. Pero los salarios han aumentado más de un 6%, según el seguimiento salarial del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, lo que significa que Estados Unidos está mucho más cerca de una espiral de precios salariales que Europa.

¿Hasta qué punto es fiable la moderación salarial en Europa? En la actualidad, la UE experimenta más inflación en los beneficios que en los salarios, a pesar de la pérdida global de ingresos. Y la caída de los salarios reales es especialmente difícil de aceptar cuando los beneficios se disparan. De hecho, las demandas salariales ya están aumentando en toda la eurozona. El influyente sindicato alemán IG Metall, por ejemplo, pide un aumento salarial del 8% para los trabajadores de la industria metalúrgica, que actualmente disfruta de grandes beneficios. Para mantener la paz social, varios países, entre ellos Alemania, han introducido aumentos de dos dígitos en los salarios mínimos.

Sin embargo, los aumentos salariales negociados han sido hasta ahora modestos, en torno al 4%, según el BCE. Los salarios reales podrían subir más, ya que los empresarios de los sectores que sufren escasez deciden que vale la pena pagar a los trabajadores una prima. Sin embargo, hay pocos indicios de que los salarios vayan a alcanzar la inflación en breve.

La razón principal es que los gobiernos de toda Europa están haciendo transferencias directas a los hogares para compensar el aumento de los costes energéticos. Por ejemplo, el Gobierno alemán ha presentado un paquete de ayudas que incluye un pago único para los empleados y una subvención para los gastos de calefacción de los hogares que reciben subsidios de vivienda.

El gobierno español, por su parte, subvenciona el coste del gas natural para los productores de electricidad. Este planteamiento para contener los precios de la electricidad es erróneo, ya que fomenta el uso del gas en un momento en que el presidente ruso Vladimir Putin amenaza con cortar el suministro. Pero estos planes reflejan un nuevo contrato social que está surgiendo en Europa: los gobiernos protegen a los trabajadores de la mayor parte de los costes energéticos, a cambio de que los trabajadores moderen sus demandas salariales.

Tras la crisis financiera mundial de 2008, una crítica recurrente al marco de la eurozona fue que la ausencia de una autoridad fiscal significaba que el BCE era "el único juego en la ciudad". Esta vez parece diferente. Al intervenir para proporcionar apoyo a los ingresos, los gobiernos están ayudando a evitar una espiral de precios salariales al estilo de los años 70, y facilitando el trabajo del BCE.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Teudis Carmona
A Favor
En Contra

NUEVO CONTRATO SOCIAL:

1.-Avanzar hacia la instauración de los Estados Unidos de Europa, de un gobierno federal para toda la UE.

2.- Avanzar hacia y en la profundización de la nación Europea: Un ejercito, un banco europeo tipo del de EEUU.

3.- Avanzar hacia instituciones europeas, en todos los ámbitos....energetico,...

4.- Una nación europea de ciudadanos libres para un mundo mejor.

Puntuación 1
#1