Opinión

La bolsa sólo puede mejorar

Semestres muy malos anteceden a fuertes recuperaciones en renta variable

Los tipos de interés siguen subiendo. Se avecina una fuerte recesión. Las cadenas de suministro siguen siendo caóticas, la guerra en Ucrania se prolonga y la inflación no da señales de estar bajo control. No es de extrañar que las acciones se vean afectadas. Con la única excepción del FSTE, que lo ha hecho tan mal en los últimos 20 años que difícilmente podría hacerlo peor, la primera mitad del año 2022 ha sido una de las más brutales para los inversores de las que se tiene constancia, y en el caso del Nasdaq, realmente el peor semestre de la historia.

Pero agárrense. A partir de aquí, las cosas sólo pueden mejorar. De hecho, el historial muestra que los primeros semestres terribles suelen ir seguidos de un fuerte rebote en los seis meses siguientes. Si la inflación comienza a ceder, si el empleo se mantiene robusto aunque los salarios reales caigan, y si la guerra llega a su fin antes de lo previsto, esa debería ser también la historia de 2022. Es poco probable que sea un gran año, pero muchas de las pérdidas de los últimos seis meses podrían recuperarse rápidamente.

Los mercados bursátiles cerraron el jueves el primer semestre del año con otra jornada de fuertes pérdidas. El S&P 500, que sigue siendo el principal índice de referencia mundial, ha perdido un 20% desde principios de enero, su peor resultado en un primer semestre desde 1970. El Nasdaq, de gran peso en el sector tecnológico, ha sufrido el mayor desplome de los últimos seis meses, con 5,4 billones de dólares de pérdidas en el valor de los valores, y con grandes valores como Netflix y Meta cayendo con fuerza. El DAX alemán y el CAC-40 francés han caído un 18% y un 19% respectivamente. Sorprendentemente, teniendo en cuenta todos los problemas a los que se enfrenta el Reino Unido, el FTSE 100 sólo ha perdido un 2% en lo que va de año. Pero esto se debe a que su rendimiento ha sido tan malo en la última década, y a que su colección de gigantes del petróleo, la industria farmacéutica y la minería es tan aburrida que difícilmente podría caer mucho más.

No hay ningún misterio sobre por qué los mercados son tan débiles. Dos años en los que nos hemos quedado en casa mientras todos los gobiernos importantes del mundo imprimían miles de millones de dinero extra para pagar todo han creado una inflación a una escala que no habíamos visto en una generación o más. La única herramienta que tienen los bancos centrales para volver a controlarla es subir los tipos de interés y, si es necesario, empujar la economía a una recesión. En este contexto, la renta variable tiene mucho menos valor que el año pasado. Los inversores han empezado a vender en masa y seguirán haciéndolo durante algún tiempo.

Sin embargo, aquí está la noticia positiva. Un terrible comienzo de año suele ir seguido de una segunda mitad mucho más fuerte. Según LPL Research, el S&P 500 ha bajado 15 puntos porcentuales o más en la primera mitad del año en seis ocasiones desde 1930 (la peor, por si se lo pregunta, fue la caída de 45 puntos porcentuales en la primera mitad de 1932). En cada una de esas seis ocasiones, la segunda mitad del año mostró un fuerte rebote, con una ganancia media del 22% (de nuevo, 1932, una montaña rusa de un año para los estándares de cualquiera, fue el mejor, con una recuperación del 56%). En 1970, por ejemplo, el S&P cayó 21 puntos porcentuales en la primera mitad del año, sacudido por los primeros signos de la estanflación que dominó esa década, pero luego subió 26 puntos porcentuales en los seis meses siguientes. En 1962, el mercado cayó un 26% entre enero y julio (la crisis de los misiles en Cuba no ayudó, ya que la mayoría de los analistas coincidían en que el armagedón nuclear era negativo para el mercado de valores), seguido de un rebote del 15% al llegar la Navidad. La explicación es ligeramente diferente en cada ocasión. Pero el patrón es claro. Una rápida recuperación en la segunda mitad del año sigue a un terrible comienzo.

¿Podría ocurrir esto este año? Puede parecer improbable ahora mismo, pero sería una tontería descartarlo. Si algunas cosas empiezan a ir bien, el sentimiento podría volver rápidamente. ¿Por ejemplo? Aquí hay tres cosas a tener en cuenta.

La inflación puede estabilizarse y luego empezar a caer de nuevo. Ya hay indicios de que el precio del petróleo ha tocado techo y puede empezar a bajar de nuevo, mientras que los precios de los alimentos ya han empezado a descender (el trigo se ha reducido casi a la mitad en las últimas semanas, a medida que se hace evidente que la cosecha ucraniana será enviada). Con los precios bajo control, los bancos centrales pueden dejar de subir los tipos de interés y, en su lugar, empezar a recortarlos de nuevo.

A continuación, si el empleo se mantiene incluso durante lo que parece una fuerte desaceleración, y si no se produce una espiral de precios salariales, los beneficios de las empresas también deberían mantenerse razonablemente fuertes. Si surgen pruebas de ello, los inversores empezarán a sentirse mucho más positivos. Por último, la guerra en Ucrania puede parecer ahora mismo un estancamiento brutal. Pero si se pudiera negociar una tregua para el otoño -y ambas partes podrían decidir pronto que ese es el mejor resultado- la situación sería muy diferente. Con la disminución de las tensiones geopolíticas, la economía mundial empezará a parecer mucho más saludable.

Es cierto que el pasado no es necesariamente una guía para el futuro. El hecho de que a un primer semestre catastrófico le siga generalmente un segundo positivo no significa que vaya a repetirse necesariamente. Aun así, es una guía. En realidad, hemos asistido a un mercado bajista en todos los principales índices, y la renta variable ya empieza a parecer un buen valor de nuevo, especialmente los quemados valores tecnológicos. A partir de aquí, es más probable que el resto de 2022 mejore que empeore - y, por improbable que parezca ahora, el año puede incluso terminar en territorio positivo.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

navegante, las herencias para los herederos no para el gobierno de turno
A Favor
En Contra

Sí, puede mejorar, pero eso será apartir de Septiembre.

Hasta entonces los inversores que estén dentro a perder toca.

Puntuación 2
#1