Opinión

El 19-J es una enmienda a los 'experimentos económicos' de Sánchez

  • Los ciudadanos son conscientes de la gravedad de la crisis y rechazan las medidas con las que Moncloa intenta atajarla
El presidente Pedro Sánchez. Foto: EP.

Las elecciones andaluzas del pasado domingo se saldaron con la contundente victoria del PP, liderado por el actual presidente autonómico, Juan Manuel Moreno Bonilla. Con una histórica mayoría absoluta, no solo queda avalado el acierto de su decisión de adelantar los comicios. Gobernará en solitario, tras el hundimiento de Ciudadanos y el estancamiento que muestra Vox, con un resultado que no está a la altura de las expectativas que el partido verde, y su candidata Macarena Olona, alimentaron.

Además, la dimensión nacional del mensaje que los andaluces han mandado con su voto es más que evidente. No en vano una de las vicepresidentas del Gobierno, Yolanda Díaz, no dudó en involucrarse personalmente en la campaña de Inma Nieto, líder de Por Andalucía, y el resultado no podría ser más desalentador.

Las fuerzas a la izquierda del PSOE, donde también se encuadra Adelante Andalucía de Teresa Rodríguez, pasan de 17 a menos de diez diputados. Los votantes dan así la espalda a las medidas de tinte marcadamente electoralista como las que impulsa Podemos desde Moncloa, como las subidas rápidas y cuantiosas del salario mínimo ó una reforma laboral que proscribe por completo la temporalidad. Por su parte, el PSOE de Juan Espadas obtiene el peor resultado de su historia. Es claro que los ciudadanos perciben con plena claridad que, ante una crisis económica tan grave como la actual, no es tiempo para experimentos, tan temerarios como carentes de efectividad. En la misma situación se encuentran otras medidas lanzadas por el Gobierno central como los topes al precio del gas o las bonificaciones a combustibles.

El 19-J debilita seriamente la posición del actual Ejecutivo de Sánchez.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud