Opinión

Un mercado bajista grande y duradero

Nada indica que las caídas de la bolsas vaya a parar pronto

Wall Street está oficialmente en un contexto de mercado bajista. El S&P 500, que sigue siendo la principal referencia mundial para los inversores, sigue en caída libre. Mientras, el índice Nasdaq, de gran peso tecnológico, ya entró en esa situación, al igual que muchos otros mercados de todo el mundo.

Los mercados bajistas van y vienen. Ha habido 17 desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y suelen durar cerca de un año, con una caída de los precios de las acciones del 30%. Pero agárrense. Este podría ser uno de los grandes. ¿Por qué? Porque los mercados bajistas desencadenados por las recesiones son siempre los peores, y ahora nos dirigimos a una profunda recesión; porque las valoraciones ya estaban increíblemente sobredimensionadas en el punto más alto; y porque los responsables políticos se han quedado sin munición para contrarrestar la venta de acciones. Si se suma todo esto, la caída del mercado podría convertirse en una de las peores de la historia de la posguerra.

La carnicería en el mercado de valores no da señales de ceder pronto. El índice Nasdaq ya está inmerso en un mercado bajista, con una caída del 28% desde principios de año. Los valores FAANG (siglas de Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google), que han liderado el mercado durante muchos años, se han desplomado un 35% desde enero. El índice de valores Meme, que incluye todas las empresas que generan la mayor actividad en las redes sociales, ha bajado un alarmante 49% en lo que va de 2022 (una prueba más de que no se debe utilizar Twitter como guía para nada, y menos para invertir). El Ftse del Reino Unido se ha mantenido razonablemente bien, con un descenso trivial del 1 % en lo que va de año. Pero no debemos engañarnos pensando que vamos a escapar de la liquidación. Nuestra economía parece estar en tan mala forma como cualquier otra, e incluso peor. Sólo nos ha ayudado el hecho de que nunca nos hayamos incorporado al mercado alcista. Si sumamos todo esto, los inversores de todo el mundo están saliendo del mercado tan rápido como pueden.

No es difícil saber por qué. Después de más de una década de inyectar dinero en la economía, los bancos centrales han apagado por fin las imprentas y han vuelto a subir los tipos de interés. La inflación se ha disparado y deprimirá la demanda al caer los salarios reales. La guerra en Ucrania ha disparado los precios de las materias primas y provocará una escasez generalizada, mientras que los cierres en China cortarán el suministro de productos manufacturados y componentes clave. El panorama es tan sombrío como lo ha sido en cualquier momento de los últimos cincuenta años y posiblemente peor. Con este telón de fondo, no es de extrañar que los inversores se retiren.

¿Qué tan grave será? El registro histórico sugiere que ya hemos recibido la mayor parte del golpe. Según LPL Financial, desde el final de la Segunda Guerra Mundial se han producido 17 mercados bajistas, o casi bajistas, con caídas superiores al 19%. De media, han durado 11,4 meses, con una caída global del índice del 29,4%. Si esto sirve de guía, veremos otra caída de 10 puntos porcentuales, y todo habrá terminado para cuando llegue la Navidad. Sin embargo, este es el problema. Los promedios son sólo eso, un promedio. Algunos mercados bajistas son relativamente suaves (la corrección de 19,3 puntos porcentuales en seis semanas en 1988 fue la más pequeña de la posguerra), mientras que otros son mucho más graves (la caída de 56 puntos porcentuales en dieciocho meses en 2007 y 2008 fue la peor desde la década de 1930). En realidad, es probable que ésta se sitúe en lo más alto de la escala. He aquí el motivo.

En primer lugar, el historial muestra que las ventas son mucho peores cuando las desencadena una recesión. De los 17 mercados bajistas, nueve han ido acompañados de una recesión (los mercados predicen al menos dos recesiones por cada una que llega realmente). En promedio, éstas duran 15 meses y son testigos de una caída del 34%. Con la confianza de los consumidores en picado, las ventas al por menor comenzando a disminuir y la inflación recortando el nivel de vida de todos, la recesión parece ahora segura. La única cuestión real es cuán profunda será y cuánto durará. Esto significa que las acciones caerán con más fuerza y durante más tiempo.

Además, las valoraciones ya estaban muy ajustadas. Todos sabíamos que muchas empresas estaban muy sobrevaloradas a finales del año pasado. Durante la pandemia, las empresas tecnológicas se habían disparado hasta niveles disparatados, pero cuando Covid-19 se desvaneció resultó que, después de todo, no todos queríamos quedarnos sentados en casa viendo Netflix y pidiendo fideos. Nos gusta salir de casa de vez en cuando. Los cascarones de efectivo que recaudaron cientos de millones para comprar una u otra cosa han resultado valer mucho menos que el dinero que recaudaron. ¿El resultado? Las empresas sobredimensionadas y endebles, sin un modelo de negocio real, han visto cómo sus valores se desplomaban espectacularmente a medida que la espuma se esfumaba. Harán falta grandes caídas para volver a tener valoraciones realistas.

Por último, los responsables políticos se han quedado sin munición. Los días de la "puesta en marcha de la Fed", cuando, bajo el mandato de Alan Greenspan, la Reserva Federal respondía a un desplome del mercado con recortes de los tipos de interés y con liquidez adicional, han quedado firmemente atrás. Los bancos centrales no pueden recortar los tipos con la inflación fuera de control. Tampoco podemos esperar que los gobiernos acudan al rescate con mayor gasto y mayores déficits. Ya han gastado todo lo que podían. En todo caso, tendrán que subir los impuestos para arreglar los balances rotos, lo que agravará aún más la recesión.

Este mercado bajista no estará necesariamente a la altura de 2001 y 2008, cuando el índice cayó un 49% y un 56% respectivamente. Tampoco tiene por qué igualar a 1973, con su caída de 48 puntos porcentuales. Pero tampoco parece una corrección suave antes de que la renta variable vuelva a subir. En realidad, todavía hay mucho dolor por delante, y este mercado bajista será grande.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

navegante, las herencias para los herederos no para el gobierno de turno
A Favor
En Contra

Parece ser y todo apunta que lo peor está por venir.

Puntuación 1
#1