Opinión

¿Hacia dónde va la economía tras el 28-A?

Foto: Getty.

Puede parecer absurdo que escriba, con la campaña electoral en pleno apogeo, de economía, uno de los asuntos que brilla casi por su ausencia en los discursos de los políticos. elEconomista organizó el lunes pasado el primer debate económico entre los cinco grandes partidos (PP, PSOE, Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox). Dos de ellos, Ciudadanos y PSOE, no cuentan aún con un plan específico, aunque tengan multitud de ideas económicas mezcladas en su programa electoral.

En el del PP se echa de menos una cuantificación del impacto que tendrían las bajadas de impuestos que defiende su impulsor, Daniel Lacalle. En Unidas Podemos han realizado un trabajo concienzudo, aunque sus hipótesis estén lejos de adecuarse a la realidad. Su tesis, defendida por Iván Ayala en el debate organizado por elEconomista, es mejorar los sueldos, las pensiones y cumplir con los objetivos de déficit gracias a la economía verde y la tecnología.

En la práctica, sin embargo, España es un país atrasado tecnológicamente, cuya puesta al día producirá una sangría en el empleo, como en todas las revoluciones industriales precedentes.

España toma la delantera en energías renovables, pero con un coste muy oneroso en el recibo de la luz

En el ámbito de las energías renovables, sí estamos tomando la delantera, pero con un coste muy oneroso en el recibo de la luz, a través del que se subvencionan las instalaciones eólicas y fotovoltaicas. La creación de empleo no es significativa. Al contrario, está poniendo en la picota sectores enteros como el de la industria del automóvil, que representa el 8,5% del PIB.

Después del incremento del 22% en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), la economía española, compuesta en su mayoría por pequeñas empresas y autónomos, no aguanta una potente subida de impuestos y de salarios (que defienden Podemos y PSOE). Y menos en un momento de desaceleración, como el actual.

Vox es la única que se atreve a abogar por centralizar competencias para mejorar la eficiencia

Me sorprende positivamente el programa de Vox, que después de meses de incertidumbre, se descolgó con un plan de corte liberal, difícil de aplicar a corto plazo por el excesivo apego del ciudadano hacia lo público, pero que atajaría problemas seculares, como el de los elevados déficit y deuda del Estado, o el equilibrio de la sanidad y las pensiones.

En el ámbito de las Administraciones, tanto del Estado como territoriales, Vox aboga por centralizar competencias para mejorar la eficiencia, junto al recorte de gastos estériles, que ninguna otra formación política se atreve a abordar. Ni siquiera el PP habla de menores gastos para compensar la caída de ingresos por la rebaja de impuestos..

El cheque escolar de Vox pondría a competir a unos centros contra otros y mejoraría el rendimiento

En educación, sanidad y pensiones, Vox defiende ideas revolucionarias, aplicadas con éxito en países nórdicos como Suecia y Noruega. En educación y sanidad quiere entregar a los ciudadanos una especie de cheque, que les dé capacidad para gastárselo donde ellos consideren más adecuado: escuelas, universidades u hospitales públicos o privados.

Ello pondría a competir a unos centros contra otros y mejoraría el rendimiento y, por ende, fortalecería las instalaciones públicas que operen bien, en contra de la creencia generalizada de la izquierda de que supondría su desmantelamiento.

En el ámbito del gasto, Vox es el único partido, tristemente, que defiende una bajada de las cotizaciones sociales, la mejor manera de impulsar la creación de empleo y de apoyar los salarios. Una medida que hasta la patronal, ahora en manos del neófito Antonio Garamendi, apenas reivindica.

El resultado electoral apenas cambiará el rumbo decadente de la economía

Como hay escasas posibilidades de que se reproduzca un tripartito como el andaluz, que en los pocos meses que lleva bajó los impuestos y comienza a atajar los gastos excesivos por primera vez en décadas, creo que el resultado electoral apenas cambiará el rumbo decadente de la economía.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, decidió no presentarse a las elecciones generales para volver a su condición de alta funcionaria en Bruselas, harta de presionar para acometer ajustes en el gasto, que acompañarán el alza impositiva que incluyó en el Presupuesto.

En el ámbito de las pensiones, la formación que dirige Santiago Abascal aboga por introducir el sistema de capitalización entre los jóvenes que comienzan a cotizar. Probablemente, la única manera de que puedan disfrutar de una pensión cuando se jubilen.

El resto de formaciones cree posible revalorizar las pensiones gracias al aumento de las cotizaciones y salarios, algo irreal

El resto de formaciones, incluido el PP, defiende que es posible revalorizar las pensiones con el coste de la vida de aquí a 2050 gracias a un crecimiento en las cotizaciones y los salarios completamente irreal, dada la pérdida de productividad en los últimos años.

Abonar las pensiones a costa del déficit público, como se hace ahora, es una fórmula que se aplica en algunos países africanos, que cuentan con prestaciones insostenibles. Podremos aguantar unos años más, pero es una bomba de relojería que estallará antes de finalizar la próxima década, según todos los expertos.

Portugal ha logrado un asombroso déficit del 0,5%, gracias a un ajuste del gasto y menores impuestos

La economía española soporta un déficit público estructural en torno al 2% anual, que se mantiene con tendencia a la baja hasta ese porcentaje, porque los ingresos procedentes de impuestos permanecen al alza desde el final de la última crisis. En cuanto cambie esta tendencia, volveremos a tener problemas con Europa.

Portugal acaba de lograr un asombroso déficit del 0,5%, gracias a un ajuste del gasto y la introducción de bajadas de impuestos, que permitieron atraer inversiones y rentas extranjeras al país. Ninguna iniciativa de este tipo se encuentra en los programas de nuestros políticos.

¿Qué cambiará, por tanto, en la economía española tras las elecciones del próximo 28-A? Esta fue la pregunta que planteamos a los ponente del debate. La conclusión, en mi opinión, es que muy poco o nada. Y como dice Daniel Lacalle, España siempre entra en las crisis a lo grande.

PD.-El juicio abierto por la salida a bolsa de Bankia está poniendo de manifiesto lo nefasta que la gestión política resulta para las empresas. En este caso, las cajas de ahorro que, como se sabe, acabaron en su mayoría en quiebra. El inspector del Banco de España, José Antonio Casaus, declaró ante el magistrado que "en el primer trimestre de 2011 nos dimos cuenta de que el grupo no tenía viabilidad, era un banco en caída libre".

Su compañero de inspección, José Antonio Delgado, aseguró que "antes de la oferta de suscripción ya se apreciaba un volumen de activos contabilizados de forma irregular (...), la morosidad encubierta en las cuentas de 2011 alcanzaba los 20.000 millones".

Delgado calificó como "el maquillaje de un muerto" la salida a bolsa de Bankia, que decidieron el exgobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y la vicepresidenta del Gobierno, Elena Salgado, con el beneplácito de su presidente en ese momento, Rodrigo Rato.

Ambos inspectores alertaron de los agujeros contables a su jefe directo, Pedro González, quien les pidió "optimismo" en los informes realizados a mediados del año 2011, poco antes de la salida a bolsa. Sin embargo, a finales de ese año, ante la pésima marcha de la entidad, hay un cambio en las instrucciones, y se les pide que carguen las tintas para que "la crisis no nos coja con el pie cambiado".

El resultado fue el conocido, el Estado tuvo que salir al rescate con 22.000 millones, que jamás se recuperarán, pese a las previsiones iniciales del exministro Luis de Guindos, que diseñó la operación.

Podemos pide volver a crear un banco público si entra en el Gobierno. Parece que no aprendemos de los errores.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4

Santi
A Favor
En Contra

Comparto las opiniones, salvo en dos cosas.

El SMI tenía que subir por justicia social y por el propio desarrollo económico, porque con el empleo basura que hay no vamos a terminar nada bien,no puede ser que los jóvenes tengan unas condiciones laborables degradantes y pensemos que así España tiene un futuro próspero.

Sobre el programa económico de vox, estoy de acuerdo en que es el mejor, salvo en el tema de la capitaliación de las pensiones.....¿ cuántos van a tener pensiones en el futuro ? Esta no es la solución.....y lo saben.

Puntuación 0
#1
Carmen
A Favor
En Contra

Ni un solo empresario en España va a subir sueldos ni aumentar empleo por bajar cotizaciones. Quitáos esa idea errónea.

Puntuación -2
#2
Catedrático de Economía
A Favor
En Contra

Los hechos demuestran mucho mejor que las palabras, que Pedro Sánchez quiere seguir siendo el presidente del Gobierno de España, por los siguientes motivos:

Para arruinar económicamente a España, tal como lo han hecho todos los gobiernos socialistas cuando han gobernado en España.

Para subir los impuestos, tal como lo han hecho los socialistas cada vez que han gobernado en España.

Para que aumente el desempleo y la pobreza en España, tal como lo han hecho los socialistas cada vez que han gobernado en España.

Para que aumente el déficit del Estado Español, tal como lo han hecho los socialistas cada vez que han gobernado en España.

Para que aumente el déficit comercial de España, tal como ha sucedido cada vez que han gobernado los socialistas en España.

Para que Pedro Sánchez cobre un elevado sueldo vitalicio de dinero público, hasta que se muera, cuando Pedro Sánchez deje de ser el presidente del Gobierno de España.público,

Puntuación 6
#3
ODYSSÉOS 0.87
A Favor
En Contra

-¿Realmente qué va a pasar con la economía después del 28 de Abril?

-Visto el comportamiento de los mercados, se observa una correlación creciente entre los índices. El más llamativo es el IBEX 35 que antes estaba perfectamente correlacionado negativamente con el SP500 y ahora lo acompaña. Lo mismo puede decirse del mercado de bonos. Hasta las commodities están subiendo.

-¿Y eso qué significa?

-Sencillamente es uno de los mejores predictores de una crisis. Pero normalmente no todos los mercados se correlacionan, lo habitual es que los mercados de capital sí que correlacionen intensamente. Lo extraño es que ahora les acompañan las commodities. Por ejemplo en la Primera Fase de la Gran Crisis Sistemica en 2008, las commodities permitieron ganar mucho dinero a los hedge funds que las tenían en sus carteras para compensar el riesgo de los mercados de capital.

-¿Quiere eso decir que está vez será diferente?

-Déjeme terminar. A esto hay que añadir que la curva de tipos está dopada a tope. Decir que la curva de tipos se ha invertido como en 2007 es lo mismo que comparar un electrocardiograma de un enfermo en la UVI con un corredor de maratón.

-No será para tanto.

-No, es peor en realidad. Durante años, la FED ha mantenido una política heterodoxa en la que los tipos han sido realmente negativos, al comprarse deuda pública por el Banco Central. Lógicamente durante este tiempo las empresas y las familias “teóricamente” se han desapalancado, mientras el Estado se endeudaba aún más. Eso implica que al refinanciarse la deuda durante estos 10 años, las empresas deberían estar mucho mejor a la hora de obtener beneficios. Pero al mismo tiempo han dejado de invertir. De hecho han comprado más de un billón europeos de dólares en acciones propias. Pero el Estado se ha endeudado en la confianza de que si las familias y las empresas tenían menos deudas serían más dinámicas y habría un efecto leverage out, un apalancamiento positivo, que les permitiría seguir creciendo incluso con tipos más altos. No ha sido así. De hecho, la demanda de deuda pública a corto, ha aumentado y ha invertido la curva de tipos. Eso quiere decir que los mercados descuentan que los tipos a largo van a ser más bajos de lo que lo son ahora. Por eso no hay demanda de deuda a largo, lo que empujaría el precio hacia arriba.

-Me he perdido

-Básicamente los mercados han apostado todo a que en el futuro los tipos seguirán siendo bajos, ocurra lo que ocurra.

-¿Se supone que eso es una apuesta arriesgada?

-De hecho es una apuesta suicida.

-Sigo perdido

-Bien. Como gestor puedes arriesgar, e invertir, esperando que los tipos subirán, pero tú serás capaz de devolver los intereses y el principal porque tu productividad va a ser más alta que la actual. Pero si eres un gestor mediocre y mezquino, piensas ¿para qué arriesgar? Si me equivoco me voy a la calle, y quién ganan son los trabajadores sindicalistas y gorrones, y el Estado. Si pierdo, pierdo yo. Pero si no invierto y no arriesgo, si compro mis propias acciones, no me van a lanzar una OPA, porque el precio de las acciones ha subido. Y si el mercado cae, yo caigo con él pero no me pueden lanzar una OPA hostil porque todos caen conmigo y todos tienen miedo. Así que yo salvo mi culo, aunque el Estado está cada vez más endeudado.

-No veo a dónde quiere llegar

-Sencillamente el mercado ha apostado ya por una crisis. Ha dejado de invertir así que es imposible que haya crecimiento. Por eso no compran deuda a plazo, porque esperan que sea más barata que la actual.

-Eso debe ser malo

-Peor que malo. La economía es como una persona que se muere de hambre. Se está devorando a sí misma.

-Las metáforas están bien. ¿Pero qué va a pasar? Todos queremos saber eso.

-Bueno. En algún momento de 2021, yo creo que para octubre, el sector del shale oil de USA comenzará a quebrar. Ahora mismo mientras hablamos ya hay signos inquietantes, cada vez más numerosos de que algo anda muy mal ahí. La retirada de varios millones de barriles de crudo del mercado, obligatoriamente provocará inflación, una inflación consistente y definitiva porque nunca más volverá a caer. No hay capacidad excedente de producción de crudo y no se ha invertido más que en el shale oil. Así que eso garantiza años de escasez en el mercado de energía. La inflación ni se ha tomado en consideración en Occidente. Sí la temen los chinos y los rusos que están comprando oro a espuertas, pero Occidente vive en su burbuja de fake news.

-¿Tan malo es?

-Una vez la inflación aparezca, Occidente colapsará en cuestión de meses. Los más débiles y endeudados como España, Italia, Grecia, Venezuela, sencillamente desaparecerán como países. Se convertirán en territorios de caza de las bandas de señores de la guerra. USA hará lo que hizo España cuando cayó su imperio. Pagará la deuda imprimiendo dólares y caerá en un marasmo previo a la Tercera Guerra Mundial.

-Mejor rezamos.

-No sirve de nada rezar. Dios ha abandonado a la Humanidad.

Puntuación 5
#4