Opinión

Sin sorpresas en bolsa, a pesar de la guerra

En Ucrania se está librando una guerra. Los suministros de petróleo y gas de Europa se están agotando, y es posible que se produzca un racionamiento en los próximos meses. Los alimentos básicos están subiendo de precio y la escasez puede provocar revoluciones en el mundo en desarrollo. Con tantas cosas que van mal en el mundo, cabría esperar que el mercado de valores fuera extremadamente volátil, y que muchos inversores decidieran simplemente salir de la renta variable hasta que volviera la estabilidad.

Pero espere. En realidad, eso sería un gran error. Como señala un nuevo documento de académicos estadounidenses, en tiempos de guerra, el mercado de valores es en realidad más estable, no menos. Eso fue incluso cierto en la Primera y Segunda Guerra Mundial, así como en otros conflictos menores desde entonces. Resulta que el gasto adicional en defensa genera unos beneficios tan constantes para las grandes empresas que los rendimientos son mejores, y ciertamente mucho más fáciles de prever, que en tiempos de paz. No hay razón para esperar que la guerra en Ucrania, y la nueva Guerra Fría que inevitablemente la seguirá, sea diferente. En realidad, los inversores pueden sentarse y relajarse: los mercados van a ser previsiblemente aburridos al menos durante los próximos dos años.

Hace más de un mes que las fuerzas rusas cruzaron la frontera con Ucrania. El precio del petróleo se ha disparado casi un tercio desde entonces, el trigo se ha duplicado con creces y el níquel se ha disparado tanto que se ha tenido que cerrar la bolsa. Se han dedicado ingentes cantidades de análisis y especulaciones al probable impacto de la guerra en los mercados, y los fondos de cobertura se han posicionado sin duda para sacar provecho de ello. Sin embargo, los principales índices bursátiles apenas se han movido de forma significativa. Ha habido algunas sesiones de negociación alocadas por el camino, pero en general no ha habido mucha diferencia. Si uno se limitara a mirar los gráficos y nada más, probablemente llegaría a la conclusión de que no está ocurriendo gran cosa en el mundo.

Para cualquiera que se preocupe por echar un vistazo a los registros históricos no debería haber ninguna sorpresa real al respecto. Un artículo publicado esta semana por la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos, escrito por Gustavo Cortés, Angela Vossmeyer y Marc Weidenmier, señala que existe un "rompecabezas bélico" de larga alcance en el rendimiento del mercado de valores estadounidense. Identificado por primera vez en la década de 1980, y que sigue siendo cierto desde entonces, la renta variable es un 33% menos volátil durante los periodos de grandes conflictos que en tiempos de paz, aunque los movimientos de la inflación y los precios de las materias primas son mucho más extremos que en otros momentos. Incluso durante las grandes guerras mundiales esto era cierto, y también se mantuvo para las guerras más recientes en Irak y Afganistán. Es cierto que eso sólo mide el comercio de Wall Street, y que Estados Unidos sufrió pocos daños físicos en esas guerras. Aun así, los resultados son válidos para todos los principales índices fuera de las zonas de guerra específicas.

Hay mucho debate sobre por qué es así. El último estudio sugiere que el aumento del gasto en defensa hace que el mercado sea mucho más estable, sobre todo porque los ingresos procedentes de los enormes contratos gubernamentales son tan constantes y predecibles que las empresas pueden obtener márgenes saludables y, lo que es más importante, prever sus beneficios para varios años. Es cierto que los contratistas de defensa no son tan importantes para el índice como solían serlo (aunque eso puede cambiar muy rápidamente: empresas como Ford y General Electric no eran contratistas de defensa al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, pero rápidamente se pasaron a la producción militar). Aun así, sigue marcando la diferencia y contribuye a crear un mercado más estable.

En términos más generales, hay muy pocas razones para pensar que causará un daño real a los beneficios de las empresas. Rusia es sólo la undécima economía del mundo, y con la recesión que inevitablemente creará la guerra, pronto será superada por Polonia. Las empresas se están retirando, pero no era un mercado que supusiera una diferencia real para nadie, y la mayoría de las ventas perdidas pueden recuperarse rápidamente en otros lugares. Es cierto que puede haber algunas carencias al desaparecer las materias primas rusas del mercado, pero eso puede solucionarse rápidamente: podemos estar seguros de que los técnicos de Tesla están trabajando horas extras para sustituir el níquel de las baterías de los coches eléctricos por algo que puedan obtener más fácilmente en otros lugares.

De hecho, hay incluso algunas pruebas de que un conflicto importante, por muy trágico que sea para las personas atrapadas en él, puede ser perfectamente bueno para la economía en general. Desencadenará una ola de nuevas inversiones cuando todos los países se apresuren a sustituir el petróleo y el gas rusos, ya sea aumentando su propia producción o invirtiendo más en energías renovables y nucleares. Y, como tantas veces en el pasado, desencadenará una ola de innovación, a medida que se encuentren aplicaciones en tiempos de paz para las tecnologías desarrolladas por primera vez con dinero militar (al final de esta guerra, parece seguro que los drones serán algo común, y puede que también hayamos aprendido a aceptar los cultivos modificados genéticamente). Todavía está por ver si eso es cierto en el caso de Ucrania y la nueva Guerra Fría entre Rusia y Occidente, que ahora parece inevitable. Pero el mensaje del último siglo de historia bursátil es sin duda claro. Veremos un estallido de volatilidad, y los precios de las materias primas estarán por todas partes. Pero los principales mercados de renta variable estarán muy apagados durante los próximos dos años, y lo mejor que pueden hacer los inversores es dejar tranquilas sus carteras.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Jesús
A Favor
En Contra

El mundo es muy complicado pero Europa tiene dos autocracias que no tienen control ni de prensa ni de democracia de forma qué aunque el dinero/ poderes etc intente desacreditarlas no puede. Una es la de Putin y otra es la de Mohamed VI.

Ante esto solo tenemos un arma la inteligencia de tener los mejores técnicos y personal cualificado que desarrollen nuevas formas de energía.

Lo que está pasando no se debe olvidar nunca.Detras está el nacimiento de otro orden mundial otro sistema económico otra forma política (china) de gobernar y manejar los designios del mundo.

Quizá pues,,se acabó la deslocalización de empresas europeas o americanas en Asia para producir más barato. Cuando los que mandan a los que creemos que mandan son las grandes corporaciones

Puntuación 0
#1
Teudis Carmona
A Favor
En Contra

Occidente arma gratuitamente a Ucrania. La guerra con la cantidad de armamento que existe esta causando una devastación grandísima. Las infraestructuras están siendo destruidas a conciencia. Al drama humanitario de refugiados, y victimas de la guerra (combatientes de ambos bandos). Se le suma una destrucción sin precedentes después de la 2ª guerra mundial. ¿ Y quien va a pagar toda esta destrucción?.... Recordando la guerra civil española (1.936-39). Donde ambos contendientes tuvieron que pagar el armamento que utilizaron.Los refugiados muchos de los cuales fueron a parar a los campos de concentración nazis. Y toda la destrucción que se causo en la guerra supuso hambrunas, aislamiento, miseria,...NADIE AYUDO A ESPAÑA. LOS ESPAÑOLES PASARON HAMBRE, NECESIDAD,...durante décadas...Y tuvieron que reconstruir España con sus propias manos, sin ayuda de ninguna nación.

Puntuación 0
#2