Opinión

La pasión de la pensión

José Luis Escrivá, ministro para la Seguridad Social

Si se enfada Sánchez te pone un impuesto. Así explicaba mi amigo Juan Berga el parche acordado entre el Gobierno y los sindicatos mayoritarios para la reforma de las pensiones que esta semana se aprueba en el Congreso y supone una enmienda a la totalidad de los trabajos y avances de la Comisión del Pacto de Toledo para garantizar la sostenibilidad del sistema, además de un atentado flagrante conta la economía y la creación de empleo.

Un remiendo que pretende sustituir el lógico y prudente factor de sostenibilidad aprobado en 2013 con unos efectos moderados sobre el recorte de las pensiones por una nueva fórmula cuya primera insuficiencia es la de calcular unas previsiones de recaudación tan exageradas en inalcanzables como el cuadro macroeconómico de los Presupuestos del Estado para el año próximo. 50.000 millones de euros en diez años estima el Gobierno, cuando todos los expertos y organismos competentes sobre el tema apunta que apenas se llegará a 28.000 millones, es decir aproximadamente el coste de una mensualidad en el pago actual de las prestaciones.

A ello se suma la ampliación a 35 años de la base de cálculo de las personas, frente a los actuales 25 años, que va a suponer un recorte de casi el 15 por ciento en las pensiones que vayan a percibir los nuevos pensionistas. Y mientras tanto se descartan soluciones más imaginativas y menos lesivas que funcionan en otros países de nuestro entorno como la llamada mochila austriaca o como esa separación de las fuentes de financiación de las pensiones, de la que nuestros políticos llevan décadas hablando, para que la Seguridad Social asuma sólo las contributivas y las asistenciales se carguen a los Presupuestos.

Añadido a esto habría que recordar, por los firmantes del acuerdo olvidan o desconocen que la principal fórmula para garantizar la sostenibilidad de un sistema da prensiones de reparto como el nuestro es crear más empleo y con mejores salarios para aumentar los ingresos por cotización. Es decir, todo lo contrario de lo que hace este Gobierno que sólo entiende de políticas recaudatorias para exprimir a las empresas y a los trabajadores.

Subir un 0,6 por ciento las cotizaciones sociales, castigando a los empresarios a pagar el 0,5 por ciento, es una barrera a la creación de puestos de trabajo en un país con más de cuatro millones de parados reales, que ha sufrido la mayor destrucción de empleo de Europa y tiene las tasas más altas de la UE en paro juvenil y de mujeres. Con la derivada que supone de pérdida de la competitividad de nuestras empresas y nuestras exportaciones y como freno a las inversiones extranjeras, además de poner en grave riesgo la llegada de los dineros europeos del fondo de reconstrucción, toda vez que Bruselas exige como condición que las reformas laboral y de pensiones tengan también el acuerdo de los empresarios.

Da la impresión que lo que el sanchismo gobernante ha pretendido con este apaño, que va a situar a España como el segundo país de la Unión Europea con las cotizaciones sociales más altas, es comprar la paz social con el dinero de los contribuyentes y eso tiene un coste, que los parados actuales van a seguir siéndolo y a ellos se pueden sumar algunos más teniendo en cuenta que en torno al 98 por ciento de nuestro tejido empresarial son autónomos y pymes, ya agobiados por la subida de los precios energéticos, una inflación galopante y una política fiscal esquilmatoria.

Sirva como prueba la subida de 17 millones de euros en subvenciones a los sindicatos que se incluye en el proyecto de Presupuestos del Estado, mientras la coalición PSOE-Podemos rechazaba en el Congreso las enmiendas que pedían rebajar el IVA de la electricidad o la ampliación del permiso de maternidad a 24 semanas al tiempo que se sube el sueldo un 2 por ciento. Esta es su política social.

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

politicasocialpepera
A Favor
En Contra

Politica social pepera , vaciar la hucha de las pensiones y aumentar la deuda publica , sin pandemia , para retrasar todas las medidas sociales antipopulares.

Segundo pilar de la politica social pepera , afnar todo lo que se pueda y mas

Tercer pilar de las medidas sociales , reforma laboral para empobrecer a los asalariados que contribuyen con mas del 70 % a la recaudación

Cuarto pilar de las medidas sociales peperas , beneficiar a conocidos y amigos para su mayor disfrute y lucro

Quinto pilar de las medidads sociales , amnistia fiscal a los patriotas españñoles que tienen el dinero en paraisos fiscales y no declarado

seguira.....

Puntuación -9
#1
"gobierno social comunista", con bildu.
A Favor
En Contra

De esto es capaz esa especie de gobierno de mantener 4 millones de parados (peor % de EUROPA) y PARO JUVENIL DEL 40% , TAMBIEN RECORD

Cómo van a salir las cuentas con esta extrema izquierda incompetente?

Eso sí, los sindicatos y tvs corruptos bien pagaos.

YA NO CUELA más jeta.

Puntuación 3
#2
eu
A Favor
En Contra

El PP de Aznar fue el que creo la Hucha de las Pensiones.

La subida de cotizaciones del 0,6 % que ahora se hace, no es sino un impuesto mas, eso si, que solo se paga en funcion del numero de empleados que tengas y del salario que cobren. Curioso verdad, las empresas que quieran pagar menos impuestos, que es lo logico, tendran que afinar el numero de empleados, reduciendolos al minimo imprescindible.

Puntuación 2
#3
mientesmasquelpepe
A Favor
En Contra

Claro y con todos los mienbros de su gobierno investigados , el la creo , la llenaroN los trabajadores y la vaciaron de nuevo los del PP , menudo ejemplo

La unica que no han vaciado es la suya

A José María Aznar le salió la jugada redonda después de asumir la presidencia en el Gobierno, dar apoyo a la guerra de Iraq e ir de cowboy con George Bush. Quince años después sigue conservando sus vínculos con la derecha conservadora americana y a sus 68 años ya acumula más de 3,5 millones de dólares ganados a través del gigante mediático de Ruport Murdoch.

Actualmente, el expresidente popular tiene 68 años y es consejero y presidente de la Comisión de Nombramientos y Gobierno Corporativo de News Corp. Fue fichado el año 2006 por el mismo Murdoch, de 90 años, como consejero independiente de la 21st Century Fox y a partir del 2013 cambió el cargo al actual. Aunque la empresa asegura que Aznar aporta "conocimiento, experiencia y una perspectiva internacional al consejo", hay que recordar que la misma asesoría contratada por los Murdoch, Institutional Shareholder Services, recomendó a sus accionistas que no lo renovaran por "falta de independencia y transparencia" del personaje. Todo quedó en papel mojado porque Murdoch y sus hijos lo defendieron.



Los beneficios de Aznar

Así pues, en el último ejercicio fiscal de la News Corp, Aznar cobró 284.164 dólares, de estos 108.500 en efectivo y 175.664 en acciones. A través de un cálculo que facilita el regulador bursàtil americano SECO, la deducción da uno acumulado de 3,57 millones de dólares que equivalen a 3,16 millones de euros. Además, hay que tener en cuenta que también ha percibido incrementos anuales. El último de este 2021 ha sumado un 2,5% más respecto del año 2020, justificado por los gastos que ha comportado el impacto de la covid-19".

Los trabajos de Aznar

Desde ME LA SIENTO también se especifica que Aznar se ha desvinculado del Instituto Bussola, a un lobby que contribuye a lavar la cara de los Emiratos Árabes Unidos desde Bruselas.

En paralelo, Aznar también asesora a la minera Barrick Gold Corporation, la mayor compañía de extracción de oro del mundo, desde el 2011

Como todos los expresidentes del Gobierno tiene derecho a una serie de privilegios que están regulados en el Estatuto de los Expresidentes. Por un lado, tiene a su disposición dos funcionarios, cuenta con un sueldo vitalicio de 79.336 euros brutos al año y también tiene a su disposición un automóvil de la Administración del Estado y su correspondiente escolta.

Puntuación -3
#4
Facior
A Favor
En Contra

Se dice que es de bien nacidos ser agradecidos. Pues hay que agradecer las pensiones, la educación y la sanidad a los que nos la pagan. Quien nos la paga no es ni Aznar, ni Sanchez, ni Yolanda Diaz. Esos solo se llevan parte del dinero con subvenciones, asesores y chiringuitos.

A ver si agradecemos de una vez todo el dinero de las pensiones, educación y sanidad a quien nos la paga, es decir, a nuestro nietos y biznietos. Incluso sin haber nacido, muchos de ellos, ya tienen a su cargo una deuda de 1.400.000.000.000 euros que tendrán que pagar de una forma u otra. Siendo esa deuda el 140 por cien del producto interior bruto, ni lloviendo maná del cielo la pagamos ni nosotros ni nuestros hijos. Estamos viviendo de un dinero que no existe. Solo son unos números grabados en unos ordenadores y que cuando el que maneja esos números nos envíe a los hombres de negro, nuestros nietos tendrán que vender la mitad del país a China para poder seguir respirando, porque hasta el aire respirable habrá que comprarlo embotellado a alguna multinacional.

Puntuación 3
#5