Opinión

Biden aterriza en Europa

Visita clave de Joe Biden a Europa

Con la música de fondo que la subida del salario mínimo interprofesional en 2019 de 735 hasta 900 euros mensuales se saldó con fracaso, restando cerca de 180.000 empleos afectando principalmente a empleo vulnerable – los más jóvenes y mayores con poca cualificación -, con la confianza de que la temporada veraniega creará unos 438.000 puestos de trabajo con el turismo tirando del carro, siempre que el semáforo de España tenga luz verde para que los amigos extranjeros recalen por estos pagos y la buena noticia de que el PIB del segundo trimestre, según la AIReF, toma brío al 18,3% interanual y creciendo respecto al trimestre precedente un 1,6%, Joe Biden nos visita esta semana. Bueno, aclaremos: no visita España exactamente, pero sí Europa, con una agenda de reuniones cargada. Lo hará con el G-7, con la OTAN y con la Unión Europea y además se encontrará en Ginebra con Vladimir Putin.

Que Biden aterrice por Europa es significativo, más después de la etapa de Donald Trump en la Casa Blanca. El atlantismo, que es una forma eficiente de multilateralismo, es arma fundamental para afrontar la recuperación post pandémica. Europa necesita a Estados Unidos y Estados Unidos también a Europa, aunque los norteamericanos dan más importancia a Australia, India, Corea del Sur y Sudáfrica antes que a otros países europeos, excepto Alemania. El trasfondo del asunto estadounidense, además de económico y muy tecnológico, es el de marcar hegemonía geoestratégica respecto a China y seguir demostrando el poderío estadounidense. Sin embargo, las satisfactorias relaciones de Europa con China no pueden patinar. El poder del mundo se dirime entre estadounidenses y chinos. Si los primeros gozan de un posicionamiento de liderazgo, los asiáticos van extendiendo sus influyentes tentáculos económicos por gran parte del mundo. Europa es uno de sus lugares preferidos para estar presentes y África y América Latina concentran inversiones chinas.

La relación entre Europa y China es vital para nosotros. Hacia China, Europa exportó mercancías en 2020, por 202.000 millones de euros e importamos por 383.000 millones. La balanza comercial, pues, se saldó en negativo con 181.000 millones.

En cambio, Europa exportó bienes el año pasado a Estados Unidos, nuestro principal cliente, por 353.000 millones e importamos 202.000 millones, de hecho, el mismo importe de nuestras compras a China. Por consiguiente, saldo favorable a los intereses europeos.

Las transacciones comerciales de Europa, con Alemania tirando del carro, con Estados Unidos y China son cruciales, por lo que hay que saber navegar entre esas dos aguas, las asiáticas y las estadounidenses.

Otros aliados comerciales de referencia para Europa son, cómo no, Reino Unido, a donde exportamos bienes por 277.000 millones de euros en 2020 e importamos por 167.000 millones, Suiza, Rusia, Turquía, Japón, Noruega, Corea del Sur e India.

Para Europa y más concretamente la Zona Euro que, en 2020 exportó bienes por 2,1 billones de euros e importó por 1,9 billones, el sector exterior es motor indiscutible y mantener buenas relaciones con todo el mundo, de este a oeste y de norte a sur, es determinante, con sensibilidad especial hacia Estados Unidos, China y Reino Unido. Así que toca limar cualquier vestigio de aspereza.

comentariosforum4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 4
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Prof Gay, por favor.
A Favor
En Contra

Prof Gay, por favor, comente la reacción de los comunistas al informe de Banco de España; la ministra de desempleo directamente ha mentido sobre el estudio del Banco de España y el cabestro Mayoral directamente ha insultado y amenazado desde la tribuna de congreso al Banco de España. Estamos en Venezuela, dígalo por favor Prof Gay, dígalo y vuelva a pedir la intervención de España por la UE como ya lo hizo Vd en un artículo anterior.

Puntuación 10
#1
alf
A Favor
En Contra

Gracias profesor. No obstante yo quiero matizar que, claro que las subidas del SMI destruyen algunos empleos, pero también impulsan mucho la economía. No quiero ni pensar dónde estaríamos si el SMI siguiera en 700 euros. Viendo otros países es fácil intuir que habría el mismo desempleo pero muchísima más miseria. Hay que decidir si nos queremos parecer a los países con SMI bajos (LATAM) o altos (USA, Europa central). Los ricos viven mucho mejor en LATAM claramente, pero el grueso de la población es otra historia. Al final un SMI alto es un impulso indiscutible al índice de Gini, y además reactiva muchísimo el consumo. Osea no es blanco o negro. También interesaría mucho un análisis de la discrecionalidad de los aranceles europeos, superprotectores con algunos productos, y superliberales con otros (en concreto España y su mano de obra "barata" han sido tirados a los caballos a competir con el tercer mundo mientras que algunos productos tecnológicos poco eficientes de nuestros amigos centroeuropeos están muy protegidos por aranceles de la barata y eficaz tecnología del imperio del sol naciente).

Puntuación -5
#2
Economista liberal
A Favor
En Contra

Lo que dice el informe del Banco de España, no hace más que confirmar lo que otros cálculo económicos y la evidencia empírica nos dice.

El que quiera hacer comparaciones entre España y otros países europeos, no tiene más que ver el SMI de países con sistemas productivos similares al nuestro, Italia, Portugal y Grecia, y compararlo con sus tasas de paro.

Puntuación 4
#3
mi
A Favor
En Contra

Apostaria a que Biden le da esquinazo al sr Pedro sanchez, y me baso en una simple premisa. En Españanos tenemos un gobierno comunista, que hace ya mucho tiempo no lo tiene ni Rusia, que, ademas, es pionero en atentar contra los intereses economicos de eeuu, tasa google por ejp. Que puede tener que hablar EEUU con este gobierno comunista?, poco o nada y la prueba de ello es el trato que por desgracia estamos recibiendo los españoles de EEUU por culpa de este gobierno.

Puntuación 5
#4