Opinión

Un Ejecutivo abocado a mayores tensiones

  • La salida del ministro Illa tendrá efectos que van más allá de la política catalana
  • La UE impondrá condiciones para entregar las ayudas que no gustarán a Podemos
La convivencia de las facciones de PSOE y Podemos en el Gobierno cada vez será más difícil.

La futura salida del ministro Salvador Illa, para liderar la candidatura del PSC a la Generalitat, no debe leerse sólo en clave de política catalana.

Su alcance es más amplio en la medida en que puede brindar la oportunidad para una remodelación de mayor amplitud en el Gobierno.

Un año de coalición PSOE-Podemos basta para delatar la tensión evidente entre las dos facciones, últimamente provocada por la subida del Salario Mínimo o por la prórroga de los desahucios.

Pero esos son temas menores comparados con las exigencias que la UE plantea para entregar sus ayudas anti-crisis. La necesidad de preservar la reforma laboral o de reformar el sistema de pensiones son cuestiones que pueden obligar a Sánchez a reducir el área de influencia de Podemos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin