Bolsa, mercados y cotizaciones

Wall Street bate nuevos máximos: Dow Jones, S&P 500 y Nasdaq 100 alcanzan a la vez altos de todos los tiempos

  • La zona óptima de compra está un 5% más abajo, en los 2.830 puntos del S&P 500
  • La ecuación rentabilidad-riesgo no es atractiva para el inversor
  • La rentabilidad del bono estadounidense a diez años cae del 2%

Tres récords en tres días. Parece que ese era el objetivo del índice S&P 500 de Wall Street al comienzo de la semana. La bolsa de Nueva York cotiza la jornada de este miércoles con subidas en sus tres principales índices que rondan el 0,6% y superan en el mismo día sus marcas anteriores. El S&P 500 repunta un 0,77% con respecto al martes, hasta alcanzar los 2.995,82 puntos, y aún tiene un recorrido de limitado al 1%, y de lograrlo abriría un escenario desconocido. Por ahora, conviene esperar a comprar hasta que los índices caígan en torno a un 5%, que ya se dibuja como una zona óptima para volver a invertir en renta variable estadounidense.

En la jornada previa al Día de la Independencia de Estados Unidos, Wall Street ha estado operativo menos horas de las habituales y ha detenido la compraventa de acciones a eso de las siete de la tarde en España. El jueves, festividad en todo el país, la bolsa de Nueva York permanecerá cerrada, uno de los pocos días del año en que lo hace. 

A los máximos históricos que ha revalidado el S&P 500 por tercera vez esta semana, hay que añadir al Dow Jones, que lo consiguió por última vez en octubre del año pasado y lo ha vuelto a conseguir hoy. El índice más veterano de Wall Street repunta un 0,67% con respecto al martes y marca al cierre los 26.966 enteros.

Por su parte, también se ha superado a sí mismo el Nasdaq 100, que sube un 0,74% en la sesión y registra sus mejores niveles de todos los tiempos en los 7.857,69 puntos. El Nasdaq compuesto también marco niveles récord.

A pesar de las subidas recientes, la ecuación rentabilidad riesgo es desfavorable y conviene esperar a que los principales indicadores bursátiles caigan cerca de un 5% para volver a comprar renta variable estadounidense. En el caso del S&P 500, ese nivel debería estar próximo a los 2.830 puntos.

Una subida adicional desde los máximos que se han anotado hoy los principales índices sería de en torno a un 1,5%-2%, y a partir de ahí se abre un escenario desconocido, en el que podría producirse una consolidación. La zona óptima de compra está, aún, a un 5% más abajo.

El petróleo 'Brent' recupera los 63 dólares

Los futuros del petróleo Brent se reponen tras perder un 6% en dos días y cotizan con un alza del 1,4% con respecto al martes, alrededor de los 63,3 dólares por barril hacia las siete de la tarde en España, momento en que ha cerrado Wall Street.

Por su parte, los futuros del West Texas repuntan alrededor de un 1%, hasta la zona de los 56,8 dólares por barril, y acumulan unas ganancias en lo que va de ejercicio del 25%.

Las subidas en el crudo han acompañado los ascensos en el los principales indicadores bursátiles, también en Europa, después de que la Agencia de Información Energética estadounidense anunciase este miércoles que las reservas de gasolina en el país disminuyeron en 1,58 millones de barriles durante la semana pasada, casi la mitad de lo esperado. "Eso fue un signo esperanzador para la demanda que contribuyó a compensar el declive en las reservas domésticas de crudo", informan desde Bloomberg.

El euro se mantiene por debajo de los 1,13 dólares

La divisa europea marca el cambio de 1,128 dólares en el momento del cierre de Wall Street, sin cambios con respecto al término del día anterior, y se deprecia un 1,6% desde enero frente al billete estadounidense. Por su parte, la libra esterlina cede un 0,1%, hasta caer a los 1,114 euros y recorta sus ganancias en el año al 0,15%. En cuanto a los metales, el oro revalida sus máximos de los últimos cinco años y alcanza los 1.419 dólares por onza, tras repuntar un 0,8% en la sesión. Su rentabilidad acumulada en 2019 es ya del 13%.

El EuroStoxx 50, también en máximos del año

Tras el cambio de guardia en Europa, que todavía habrá de pasar el filtro del Parlamento Europeo, la tensión parece haberse relajado entre Italia y la Comisión que aún preside Jean-Claude Juncker. El Ejecutivo comunitario decidió ayer retirar de la mesa el expediente disciplinario que pretendía aplicar a Italia por la acumulación de un déficit excesivo, al tiempo que Roma se comprometía a abordar seriamente este asunto.

Saber que no te van a castigar por tu deuda ayuda, pero saber que la política monetaria no estará controlada por un perfil ortodoxo en los tiempos que corren, también, y mucho. Guardar en el cajón el procedimiento disciplinario a Italia y nominar a Christine Lagarde para la presidencia del Banco Central Europeo sentó muy bien a la bolsa del Viejo Continente, que ya gana un 18% en 2019, y, en particular, a la bolsa italiana, que ayer repuntó un 2,4%, encabezando así las subidas entre los principales índices de referencia europeos -sólo el Ibex 35 llegó a superar el 1%, hasta alcanzar los 9.388,4 puntos-.

La banca patria fue la gran impulsora del Mib italiano: Banco BPM y Ubi Banca se revalorizaron algo más de un 6% con respecto al martes; BPER Banca y Finecobank superaron el 4% e Intesa Sanpaolo se acercó mucho al 5%, que Unicredit llegó a sobrepasar. 

Los acontecimientos que se sucedieron en Europa en los dos últimos días condujeron al EuroStoxx 50 con dividendos a registrar máximos históricos, aunque el índice (ya sin sumar los pagos) terminó la sesión en los 3.538,81 puntos, nuevos altos del año y un nivel que no alcanzaba desde mayo de 2018.

"Es una clara señal de fortaleza que abre la puerta a que podamos asistir a alzas adicionales hacia la zona de los 3.600 puntos", recalca Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader, antes de añadir que "hay un recorrido adicional del 2 al 3%".

Por abajo, la zona de soporte está en los 3.248 puntos, a una distancia del 8%, y es un nivel que no debería perderse, según el experto, y que "cuanto más se aproxime una caída a este entorno de soporte mejor será la ecuación rentabilidad riesgo para futuras incorporaciones al mercado europeo", es decir, para volver a comprar.

El desafío de Lagarde

La comunidad inversora ha recibido de buena gana la nominación de Christine Lagarde, ex ministra de Finanzas de Francia y actual directora del Fondo Monetario Internacional, frente a un hipotético candidato más apegado a la teoría económica y a la ortodoxia sobre cómo debería actuar un banco central llegado el momento.

"Lagarde enfrenta el reto de lidiar con bajas expectativas de inflación históricas en la eurozona, cuando el desempleo se encuentra cerca del nivel potencial de la economía y la política monetaria tiene mucho menor espacio de actuación en comparación a los años de crisis de deuda soberana en la eurozona", argumenta Olivia Álvarez, analista de Monex Europe.

"Un quinquenio de tipos de interés negativos y varios programas de expansión cuantitativa a través de compras de bonos solo han logrado producir poco más de la mitad de la meta inflacionaria del BCE", concluye.

Agenda macro

Las subidas, suaves pero suficientes, se sostienen al otro lado del Atlántico a pesar de los datos macro que se han conocido hoy en Estados Unidos y no cumplen las expectativas de los analistas. 

Así, antes de la apertura de Wall Street, se ha conocido que solo se crearon 102.000 empleos en el sector privado en junio, según datos de la consultora ADP. Esta referencia suele ser tomada como anticipo al dato oficial de empleo que se conocerá el viernes.

También se ha publicado la balanza comercial del país, que arrojó un déficit en mayo de 55.500 millones de dólares.

Los índices PMI servicios y compuesto sí han superado las previsiones de los expertos, mostrando expansión del sector. Pero cabe recordar que el PMI manufacturero, publicado e lunes, se mantuvo en junio en mínimos de 2009.

El interés del bono de EEUU, bajo el 2%

Precisamente la "debilidad de los datos macro" y "la promesa de nuevos estímulos monetarios" por parte de los bancos centrales, explican desde Renta 4, en las últimas semanas provocan que los inversores continúen refugiándose en activos considerados más seguros, como la renta fija.

Por ello, y pese a la tregua acordada entre EEUU y China este fin de semana, que frena algo la incertidumbre de su guerra comercial, el interés del bono estadounidense a diez años se mantiene por debajo del 2% (tras perder a última hora de ayer este nivel).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0