Bolsa, mercados y cotizaciones

El beneficio de las 'Siete Magníficas' crecerá nueve puntos básicos más que el del S&P 500 hasta 2026

  • Las tecnológicas incrementarán sus ganancias hasta un 34% en estos tres ejercicios
  • Los beneficios del índice americano aumentará un 25% de 2024 a 2026 
  • Pese al castigo de este año, Tesla liderará el crecimiento de las 'big tech' en este periodo 
De izq. a dcha. Tim Kook, CEO de Apple; Jeff Bezos, presidente de Amazon; Sundar Pichai, CEO de Alphabet; Bill Gates, fundador de Microsoft; Elon Musk, CEO de Tesla; Mark Zuckerberg, CEO de Meta. Archivo
Madrid icon-related

Si algún temor producen las imponentes subidas que acumulan las gigantes tecnológicas en bolsa es el de estar ante una nueva burbuja en el sector. Sin embargo, el actual contexto dista mucho de parecerse al estallido que se vivió en la época de los 2000 con la conocida como burbuja de las puntocom. Las estimaciones de crecimiento de estas compañías y sus valoraciones secundan que la fiebre que se vive por ellas es totalmente justificada. De hecho, su crecimiento por la vía de los beneficios es tal que solo en el próximo trienio (de 2024 a 2026), éste va a ser hasta nueve puntos básicos superior al que se espera para el propio S&P 500.

Las proyecciones apuntan a que las conocidas como Siete Magníficas (Microsoft, Apple, Nvidia, Amazon, Alphabet, Meta y Tesla) incrementarán de media sus beneficios netos un 34% desde este ejercicio hasta 2026, frente el 25% que el consenso de analistas que recoge FactSet espera que aumente la cosecha de beneficios de todo el S&P 500 en el mismo periodo. De hecho, la gran parte del crecimiento del índice norteamericano está concentrado en el de estas compañías y lo cierto es que el PER (veces que el beneficio se recoge en el precio de la acción) al que se compran las ganancias del selectivo en 2025 se acerca al de 2024, de 20 veces frente a 22 veces respectivamente. Más exigente es incluso el multiplicador que se paga por el Nasdaq 100, de 30 veces en 2024 y de 25,2 veces en 2025, pero el crecimiento de los beneficios de la centena de tecnológicas que reúne es hasta del 36% en el trienio, más de diez puntos superior al del S&P 500, lo que hace que comprar el índice tecnológico a un multiplicador tan elevado esté más que justificado.

Pese al lastre que está suponiendo en este ejercicio, las estimaciones son más que halagüeñas con Tesla. La compañía automovilística (considerada también una tech por el desarrollo de su propia tecnología para sus coches eléctricos y ahora incluso de su propia inteligencia artificial) sufrirá una caída de su beneficio neto del 24% con respecto a las cifras presentadas en 2023, hasta los 8.290 millones de dólares. La empresa encabezada por Elon Musk está sufriendo una guerra de precios con China, donde BYD está consiguiendo fabricar coches eléctricos más asequibles y se beneficia de la política de subvenciones del país a la industria. Todo ello ha obligado a la firma a tratar de ser más competitiva reduciendo también el precio de algunos de sus modelos, lo que ya ha llevado a caídas de los ingresos en el primer trimestre del 2024.

Pero los analistas apuntan a que este castigo será solo temporal y en tan solo tres ejercicios Tesla volverá a registrar ganancias históricas, superando a las conquistadas en 2022 de 14.100 millones de dólares. En 2026, cuando el consenso de analistas que recoge FactSet espera que las unidades entregadas de la compañía superen los 2.500 automóviles, el beneficio neto de Tesla podría situarse cercano a los 15.300 millones de dólares. Esto supone un crecimiento del 84% de las ganancias netas en tres ejercicios, el mayor incremento de las Siete Magníficas. Este aumento también genera un abaratamiento de hasta el 42%, al pasar de comprarse sus acciones actualmente a un PER (veces que el beneficio se recoge en el precio de la acción) de 102 veces a las 57 veces que cotizan las ganancias esperadas para 2026.

"Las entregas del segundo trimestre, mejores de lo previsto, no sólo son un soplo de aire fresco para los márgenes de Tesla, sino también para el mercado de los vehículos eléctricos en su conjunto", opina Thomas Monteiro, analista senior de Investing.com, a raíz de los últimos resultados trimestrales de la compañía. Monteiro añade que "el hecho de que el mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo consiguiera entregar un 15% más de coches en el segundo trimestre que en el primero indica que el mercado de los vehículos eléctricos no está muerto en absoluto, como varios analistas se apresuraron a señalar hace unos meses".

Al igual que para la gran mayoría de analistas, el verdadero catalizador de la compañía para Monteiro está en la tecnología que está desarrollando Tesla y que, por ello, hace que se la incluya en una de las Siete Magníficas: "La verdadera historia para los inversores está en el frente tecnológico, con el robot humanoide y el robotaxi desarrollándose a un ritmo apasionante. Ambas, especialmente cuando se combinan, tienen el potencial de convertirse en auténticos cambios de juego para los márgenes de la empresa, dando lugar al tipo de ventas que esperan los accionistas de Tesla", explica.

En bolsa, actualmente es la única de este grupo de estrellas que no brilla con todo su esplendor. La compañía apenas avanza un 1% en el parqué norteamericano en 2024, aunque lo hace tras haber llegado a experimentar pérdidas de más del 40% en el ejercicio. Ahora, la empresa cotiza sin potencial, según los expertos que aconsejan mantener sus acciones en cartera.

Entre 2024 y 2026, los analistas esperan que el beneficio neto de Amazon crezca hasta un 62%, el segundo mayor incremento de estas big tech, pasando de ver sus ganancias cercanas a los 49.000 millones de dólares este mismo ejercicio a estimarlas por encima de los 79.100 millones. Este aumento estará apoyado, en gran medida, por el impulso que los analistas esperan que registre AWS (Amazon Web Services, el servicio del almacenamiento en la nube de la compañía) que pasará de registrar un ebitda de más de 65.000 millones de dólares en 2024 (esto ya supone un aumento interanual del 39%) a los más de 99.300 millones de dólares que se proyectan para 2026, experimentando un crecimiento del 52%.

Los inversores están comprando la historia de crecimiento que presenta Amazon y en bolsa sus acciones rondan máximos históricos, tras una subida de más del 30% en el ejercicio (esta alza supone añadir a su capitalización 500.000 millones de dólares en el año, y ahora su valor de mercado supera los 2 billones). Los analistas aún ven más potencial para ellas, del 11% para los próximos meses (con del que la empresa seguiría elevando el techo histórico de su cotización), concretamente, el recorrido más alto de las Siete Magníficas. Por todo ello, los títulos de Amazon se hacen con la mejor recomendación de compra de estas gigantes capitalizadas.

Solo desde 2022 (año en el que comenzó la fiebre por la IA a raíz de la aparición de ChatGPT), el beneficio de Nvidia se ha multiplicado casi por seis, pasando de registrar unas ganancias netas de menos de 5.000 millones de dólares en aquel año a casi 30.000 millones el ejercicio pasado. Es la estrella del momento, sin lugar a dudas, y las proyecciones apuntan a que lo va a seguir siendo. En el próximo trienio, la compañía de semiconductores seguirá incrementando sus beneficios casi un 60% adicional hasta 2026, cuando los expertos estiman sus ganancias en más de 100.000 millones de dólares (por el momento, solo la petrolera Aramco ha alcanzado este beneficio de cinco ceros en el mundo).

Solo en 2023, la empresa se revalorizó más de un 200% en bolsa y se unió al club de las compañías billonarias en bolsa. En lo que acumula de 2024, la firma vuelve a más doblar su valor de mercado que ya supera los tres billones de dólares. De hecho, recientemente, aunque de forma puntual, llegó a convertirse en la empresa más grande de todo el mundo, al superar la capitalización de Microsoft y Apple.

Por el momento, sus acciones están corriendo más deprisa de lo que lo hacen las revisiones de los expertos que aún ven un 3% de potencial adicional para sus títulos a los que les otorgan una fuerte recomendación de compra. "En nuestra opinión, Nvidia es una de las empresas de crecimiento secular más atractivo en el sector de semiconductores de gran capitalización", opinan desde Wells Fargo, que ven como catalizadores de la compañía su posicionamiento competitivo en GPU [unidad de procesamiento gráfico] y las oportunidades de crecimiento en los centros de datos.

Las proyecciones también apuntan a que en 2026, Microsoft, Alphabet y Apple lograrán ganancias netas por encima de los 100.000 millones de dólares, lo que supone incrementar sus beneficios desde 2024, un 31%, un 25% y un 16% respectivamente. Por su parte, para Meta, los expertos sitúan su beneficio en el entorno de los 67.600 millones de dólares dentro de tres ejercicio, logrando un aumento del 28%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud