Bolsa, mercados y cotizaciones

Las claves del discurso de Lagarde: ¿Por qué hay bajada de tipos si se revisa la inflación alza?

  • Lagarde: "La política real es hoy más restrictiva que en septiembre de 2023"
  • Los tipos de interés reales (descontando la inflación) son claramente positivos
  • El BCE está contribuyendo a la bajada de la inflación de forma clara
La presidenta del BCE, Christine Lagarde.

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), ha tenido una de esas reuniones complicadas en las que ha tenido que contestar a preguntas incómodas y difíciles de responder para cualquier mandatario. El BCE ha bajado los tipos de interés en 25 puntos básicos justo cuando la inflación parece que coge algo de impulso y el crecimiento de la economía despierta (lo que a través de la demanda puede dar fuerzas renovadas a la inflación). Lagarde ha tenido que responder a las preguntas que han puesto el foco precisamente en esto: ¿Por qué baja el BCE los tipos de interés cuando eleva las previsiones de inflación y crecimiento?

Las proyecciones del BCE no parecían coherentes con una rebaja de tipos, al menos desde el punto de vista de una mente racional, pero sin conocimientos profundos de economía. Muchos se habrán preguntado, ¿si sube la inflación y el crecimiento, qué sentido tiene recortar tipos de interés? Las previsiones del BCE han destapado una economía más fuerte de lo esperado (el mercado laboral y el consumo van a toda máquina), tanto en crecimiento como en inflación. Así, las últimas proyecciones de los expertos del Eurosistema para la inflación tanto general como subyacente se han revisado al alza para 2024 y 2025 en comparación con las proyecciones de marzo. Los expertos consideran ahora que la inflación general se situará, en promedio, en el 2,5% (frente al 2,3%) en 2024, el 2,2% en 2025 y el 1,9% en 2026. Por otro lado, se espera que el crecimiento económico avance hasta el 0,9% (frente al 0,6% de marzo) en 2024, el 1,4% en 2025 y el 1,6% en 2026. Sin embargo, Lagarde tiene argumentos para defender la bajada de tipos.

La política sigue siendo restrictiva

La presidenta del BCE ha querido poner el acento en que la inflación ha bajado con intensidad desde que alcanzara el 10% en octubre de 2022. Aunque es cierto que 'la última milla' de la inflación se está complicando (el IPC ha vuelto a repuntar en la lectura de mayo), la francesa ha querido remarcar que con los tipos todavía en la zona del 4% la política monetaria sigue siendo restrictiva (los tipos reales son positivos), esto quiere decir que los tipos de interés siguen lastrando el crédito y el consumo pese a la rebaja de 25 puntos básicos de hoy. Lagarde lo ha dejado claro, pese a la bajada de tipos de hoy, "somos más restrictivas (la política monetaria es más dura) en términos reales que en septiembre".

Lo cierto es que con una inflación del 2,6% y una tasa de depósito del 3,75%, los tipos de interés reales siguen siendo positivos por más de un punto porcentual, lo que ha permitido al BCE cumplir su promesa de rebajar los tipos de interés pese al repunte del IPC, que se situó en el 2,6% en mayo y al despertar de la economía, que tras varios trimestres de letargo ha vuelto a despertar. Además, la francesa ha destacado que "el recorte se ha justificado por la confianza en el camino de la inflación".

Lagarde ha señalado que, "incluso con la bajada de tipos de interés, estos siguen siendo restrictivos, lo que con el tiempo hará que la inflación vuelva a acercarse al objetivo". Es fundamental que la Reserva Federal y los demás bancos centrales lo tengan presente para evitar provocar recesiones innecesarias, según los expertos. Los tipos de interés reales han seguido subiendo pese a que el BCE no ha hecho nada en las últimas reuniones. A medida que se moderaba la inflación, el tipo de interés real (el que de verdad influye en las decisiones de consumo e inversión de los agentes) no paraba de subir.

No habrá recortes en el verano

Por otro lado, Lagarde ha asegurado que ha sido una decisión unánime, salvo por un gobernador que ha votado en contra. No obstante, Lagarde no ha dado el nombre de ese gobernador 'rebelde'. No obstante, la francesa para poner algo de pazo en el Consejo de Gobierno ha tenido que remarcar que los tipos de interés no se van a mover el resto del verano: "No vamos a decirles hasta mucho más avanzado el verano si hacemos algo en ese o en otro momento", ha dicho Lagarde a los periodistas cuando se le ha intentado sonsacar alguna pista sobre próximas decisiones.

Estas palabras alejan aún más un recorte en julio que ya parecía bastante descartado con la comunicación dura de esta reunión (comunicado + mayores proyecciones de inflación) y los comentarios de los funcionarios en las semanas previas pidiendo cautela.

Los salarios crecen con fuerza

Tras leer el comunicado del BCE, Lagarde ha procedido a hacer su habitual repaso a la economía de la eurozona. "Los salarios aumentan a un ritmo elevado", ha enunciado, reconociendo la importancia de este fenómeno para la inflación y la política monetaria. El dato de salarios negociados del primer trimestre, publicado días antes de la reunión, fue todo un jarro de agua fría para los funcionarios, que ya registraba un repunte hasta el 4,7% frente al descenso previsto. La gran culpa del dato fue el elevado avance salarial en Alemania tras las negociaciones de los trabajadores.

Con todo, la presidenta del BCE ha querido reconocer que el contexto sigue siendo positivo. "La mayoría de indicadores de inflación subyacente bajaron en abril", ha subrayado, haciendo hincapié en que "la presión sobre los precios disminuye gradualmente".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud