Bolsa, mercados y cotizaciones

El 'sistema solar' de Nvidia: las grandes capitalizadas que son sus proveedores y clientes

Archivo
Madrid icon-related

Como si del sol se tratase, la que es actualmente la compañía de moda en el mercado, Nvidia, ha conseguido crear todo un sistema solar de empresas que giran en torno a ella. Firmas a las que nutre pero también de las que se alimenta la propia gigante tecnológica, creando relaciones e interdependencias entre ellas que generan toda una nueva galaxia, con la Inteligencia Artificial en el centro del universo.

De las inversiones que realiza Nvidia hasta el 43% de ellas se destinan a compras en una única empresa: Taiwan Semiconductor (TSMC). La compañía taiwanesa es el principal productor de chips avanzados de la semiconductora estadounidense (también lo es de Apple). Con sus chips, la empresa estadounidense entrena modelos de Inteligencia Artificial, como ChatGPT. Tan necesarios son estos productos para Nvidia que la compañía gasta cerca de 1.000 millones de dólares en TSMC. Pero la interrelación que alcanzan ambas empresas hace que el desembolso de la firma norteamericana llegue a suponer casi un 6% de los ingresos totales de la taiwanesa. Este año, los expertos esperan que TSMC marque todo un récord de ingresos, superando los 83.000 millones de dólares, una cifra un 21% superior a la cosechada en 2023.

Tal es la relevancia de TSMC en el mercado de semiconductores que el terremoto que sacudió al país esta misma semana obligó a parar la producción de la compañía e hizo temer a la industria que la situación derivase en un potencial desabastecimiento. Finalmente, la firma logró poner en funcionamiento entre el 70% y 80% de sus maquinarias solo en las 10 horas posteriores al terremoto.

La revolución de Nvidia llegó con sus GPU (unidades de procesamiento gráfico) imprescindibles para el desarrollo de la Inteligencia Artificial. Para su fabricación son, a su vez, indispensables los HBM (memorias de alto ancho de banda) necesarios por su capacidad de procesar los datos a una velocidad mayor, con un menor consumo de energía y un menor tamaño que otros chips como los DRAM. Con ellos entran en juego grandes compañías como SK Hynix, Samsung o Micron Technology (estas dos últimas son componentes de Tressis Cartera Eco30, el fondo de inversión asesorado por elEconomista.es). Estas empresas han llegado a acuerdos con Nvidia y todas ellas le proporcionan HMB.

De estas tres, el mayor gasto de Nvidia se concentra en la surcoreana SK, en la que invierte 164 millones de dólares (casi un 7% del capex total de Nvidia). Si la semiconductora estadounidense no realizarse este gasto en SK, los actuales ingresos de esta última serían un 3% inferiores.

En un sector en pleno auge y ante la alta demanda y la escasa producción, Nvidia no puede depender únicamente de los HBM de SK Hynix y destina alrededor de 30 millones de dólares al año en los chips de Samsung y Micron. Pese a que Samsung continúa siendo más conocida por sus dispositivos móviles o electrodomésticos, el desarrollo de semiconductores representa ya más del 40% de sus ingresos. "Los ingresos de HBM de Samsung se sitúan entre 5.600 y 9.500 millones de dólares para los ejercicios fiscales 24-25 (frente a 1.900 millones de dólares de 2023. Tras una mayor densidad de los chips HBM y una mezcla de mayor altura, parece que existe un potencial alcista razonable", opina el equipo de análisis de JP Morgan.

Micron ha ido más allá y ha desarrollado los HBM3e (un tipo de HBM más avanzado) que incluso llegan a reducir el consumo de energía un 30% con respecto a otros HBM, lo que los convierte en un producto "muy competitivo", según argumentan desde JP Morgan. De hecho, gracias a este negocio de la compañía, los expertos esperan que Micron consiga volver a beneficios este mismo año, tras las pérdidas registradas el pasado ejercicio. En este sentido, desde JP Morgan explican que "el valor debería seguir obteniendo mejores resultados hasta 2024, ya que el mercado sigue descontando la mejora de los ingresos, los márgenes y los beneficios en el ejercicio de 2025".

Por su parte, Nvidia realiza hasta una inversión de 47 millones de dólares en los chips que desarrolla y produce la americana Intel. Cabe destacar que Nvidia ha incluso llegado a acuerdos con la china BYD (la principal competencia de Tesla en coches eléctricos) para que esta utilice su tecnología Drive Thor para construir su próxima flota de vehículos que ofrecerán conducción autónoma, además de usar la infraestructura de IA de Nvidia para desarrollar otras herramientas.

Los clientes de Nvidia

El camino y las redes que debe generar para elaborar los mejores GPU del mercado es arduo, pero ¿a quién suministra este producto? Lo cierto es que los clientes de Nvidia no son baladí. Entre los principales se encuentran algunas de las mayores capitalizadas del mundo.

Microsoft invierte en las tecnologías de Nvidia más de 2.700 millones de dólares al año, lo que supone que algo más del 24% de su inversión va destinada a la compañía semiconductora. La multinacional está desarrollando sus propias plataformas de Inteligencia Artificial en las que necesita las unidades de procesamiento de Nvidia.

Lo mismo le sucede a Meta que, en su desarrollo del metaverso, necesita la infraestructura tecnológica que desarrolla Nvidia. En su caso, la firma propiedad de Mark Zuckerberg invierte más de 2.300 millones de dólares en la semiconductora. En el desarrollo también de sus propias IA, Amazon y Alphabet (la matriz de Google) también realizan cuantiosos gastos en Nvidia que superan los 1.000 millones de dólares en ambos casos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud