Bolsa, mercados y cotizaciones

Irán entra con un buque de guerra en el Mar Rojo y sacude al petróleo tras el combate entre EEUU y los hutíes

El petróleo ha iniciado el año 2024 con una volatilidad intensa. Tras un 2023 protagonizado por los descensos para el crudo (se dejó un 10% en el cómputo anual), las crecientes tensiones en el Mar Rojo están generando fuertes oscilaciones en la cotización del crudo en su primera jornada del año. Tras la alianza creada por EEUU para proteger a los buques comerciales en dichas aguas de los ataques de los rebeldes hutíes, Irán ha enviado esta semana un buque de guerra que pretende igualar las fuerzas en estas aguas tan importantes para el comercio de petróleo y otros bienes.

Teherán ha enviado a la zona la fragata Alborz, que ha atravesado este lunes el estrecho de Bab El-Mandeb, uno de los choke point o puntos de estrangulamiento clave para el comercio internacional que se encuentra entre el Mar Rojo y el Golfo de Adén, según han revelado los medios estatales iraníes en una información difundida por la agencia Bloomberg.

Construido por la firma Vosper Thornycroft, botado en 1969 y puesto en servicio activo en 1971, este buque de guerra fue suministrado por Reino Unido al Irán previo a la Revolución islámica de finales de los 70, bajo el mandato del Sha de Persia. La fragata, de la clase Alvand, como se denominó a las cuatro construidas para la Armada Imperial Iraní, se llamó Saam y fue rebautizada con el nombre del monte Alborz tras la Revolución que acabó con el triunfo del ayatolá Joemini. Al igual que sus pares, desempeñó su papel durante la conocida como Guerra de los Petroleros durante los 80 en el marco de la guerra del país con Irak.

El Alborz está registrado con un peso de 1.100 toneladas (1.540 con carga máxima) y una eslora (longitud) de 94,5 metros. Puede alcanzar una velocidad máxima de 39 nudos (aproximadamente 72 kilómetros por hora) y su autonomía es de 5.000 millas náuticas (9.000 km) a 15 nudos (28 km/h). Además, cuenta con un armamento compuesto por ocho misiles antibuque Noor y un cañón Mark 8 de 4,5 pulgadas (114 mm), más una torreta armada Kamand CIWS de 30 mm. También cuenta con dos morteros, dos ametralladoras y dos tubos lanzatorpedos. Expertos militares coinciden en que este buque de guerra con más de 50 años de antigüedad tiene poco que hacer ante los actuales destructores de EEUU, si bien su llegada a la zona implica potenciales riesgos en el escenario de tensión latente que existe.

Mientras tanto, el petróleo Brent, de referencia en Europa, ha despertado esta mañana de su letargo para aproximarse a la zona de los 80 dólares por barril, con subidas que han llegado a superar el 2% en la jornada de este martes. No obtante, la volatilidad se está imponiendo en el mercado, llevando al crudo a dibujar un gráfico con grandes dientes de sierra. A media tarde, las subidas de precio se moderan y el petróleo vuelve a cotizar en los 77 dólares. Según Ole Hansen, responsable de estrategia de materias primas de Saxo Bank, las perturbaciones en el Mar Rojo son "un recordatorio de un año potencialmente volátil", y añaden que los especuladores han aumentado las apuestas netas alcistas en el crudo. El precio del gas también ha sufrido en los últimos días las crecientes tensiones en esta zona clave.

La incursión de Irán en el Mar Rojo agrava una situación altamente volátil en el canal, que maneja alrededor del 12% del comercio mundial. La medida podría verse como un desafío al grupo de trabajo marítimo liderado por Estados Unidos creado el mes pasado para detener los ataques a barcos por parte de los rebeldes hutíes respaldados por Teherán que controlan una franja del noroeste de Yemen, incluida la capital Saná y el puerto de Al-Hudaydah.

El apoyo de Irán a los hutíes

Aunque existe cierta falta de información, este buque podría haber entrado en un intento por disuadir a los buques de la alianza liderada por EEUU que 'en defensa' de otros buques han hundido varios barcos hutíes, un grupo rebelde que se encuentra fuertemente asociado al grupo religioso de los zaidíes de confesión chií y que luchan en Yemen contra la facción suní por el control del país.

Los hutíes han estado respaldados económicamente y políticamente por el régimen de Irán, también de confesión chií. Por ello, la entrada de Teherán en el Mar Rojo con un buque de guerra podría ser una señal más de apoyo a los hutíes. El gran riesgo es que este buque de guerra pueda entrar en combate con los buques de la alianza liderada por EEUU.

En noviembre, los hutíes comenzaron a atacar buques que, según afirmaban, se dirigían a entidades de Israel o que eran propiedad de ella en un intento por poner fin a una ofensiva israelí en Gaza, después de que Hamás orquestara el ataque de octubre en tierra de Israel que provocó centenares de muertos.

En un mes, los hutíes secuestraron un buque portacontenedores y lanzaron más de 100 ataques con drones y misiles balísticos, dirigidos a 10 buques mercantes que involucraban a más de 35 naciones diferentes, según el Pentágono.
La Operación Guardián de la Prosperidad, en la que participan las armadas de Estados Unidos y otras nueve naciones, entró en acción el 19 de diciembre y tuvo un feroz encuentro con los militantes el domingo.

La importancia del Mar Rojo y el petróleo

La guerra de Rusia en Ucrania ha convertido las ahora traicioneras aguas del sur del Mar Rojo en un corredor comercial vital para el petróleo, especialmente para las propias exportaciones de Moscú. Prueba de ello son las cifras en barriles del Departamento de Energía de EEUU: en la primera mitad del año han circulado por los tres puntos citados anteriormente del Mar Rojo 9,2 millones de barriles por día, frente a los entre cinco y siete millones de media desde 2018.

Estrechos Mar Rojo Bab el-Mandeb Irán
Mapa de la zona bajo tensión con el Estrecho de Bab el-Mandeb y el de Ormuz


"Los inventarios de destilados medios, en particular, se encuentran actualmente en niveles históricamente bajos, lo que podría suscitar inquietud por la oferta y hacer subir aún más los crack spreads (la diferencia de precio entre los derivados y el crudo)", apuntan los analistas de materias primas de Commerzbank.

"El Canal de Panamá y el Canal de Suez, puntos de estrangulamiento clave para el comercio mundial, están provocando retrasos, desvíos y tarifas de flete más elevadas. La sequía ha interrumpido los tránsitos por el Canal de Panamá, mientras que los ataques con misiles han obligado recientemente a Maersk y otras navieras a interrumpir los tránsitos por el Mar Rojo. Nuestro equipo de Shipping Equity Research señaló que estos cuellos de botella afectarán sobre todo al comercio de contenedores, ya que el 8,1% del volumen mundial de contenedores atraviesa el Canal de Panamá y el 28% el de Suez. El cierre de estas importantes vías de paso incrementaría la demanda de contenedores en un 1,5% y un 7% respectivamente (véase Otra mirada a los riesgos de las interrupciones de los canales de Suez y Panamá)", señala en un informe el equipo de materias primas de Bank of America (BofA), encabezado por Francisco Blanch.

Para los petroleros y los graneleros, continúan desde BofA, el cierre del Canal de Suez añadiría aproximadamente un 30% a las distancias de tránsito y aumentaría la demanda de la flota entre un 1% y un 2%, según sus estimaciones. "Unas líneas de suministro más largas inmovilizan más buques, aumentan los fletes, amplían los diferenciales entre origen y destino y elevan la demanda de combustible. Además, el empeoramiento de la cadena de suministro puede favorecer la demanda de mercancías, ya que las empresas hacen pedidos excesivos para garantizar unas existencias adecuadas", agregan.

"Dábamos un 46% de probabilidades de interrupciones menores o temporales del suministro de petróleo y un 30% de probabilidades de interrupciones mayores o duraderas. Las perturbaciones menores se están materializando y ejercerán un impacto positivo en el precio del petróleo a corto plazo. Nos mantenemos en el 30% de probabilidades de que se produzca una perturbación importante. El conflicto del Mar Rojo se agravará en las próximas semanas y meses mientras una coalición multilateral de fuerzas navales dirigida por EEUU restablece el orden y la libre circulación de mercancías", escribe Matt Gertken, analista de BCA Research.

EEUU quiere crear una gran fuerza marítima

"La esperanza de Biden de crear una nueva fuerza marítima internacional, centrada en restablecer la seguridad, sigue sin concretarse, especialmente desde que el portaaviones USS Gerald R. Ford tuvo que regresar de Oriente Próximo", destacan, sin embargo, este martes los analistas de Danske Bank, que también ponen de relieve la noticia de Israel anunciando sus planes de cambiar de táctica, retirando miles de sus tropas de Gaza.

"La reacción quizá instintiva de los precios de las materias primas es subir cuando hay nuevos riesgos para la oferta. Sin embargo, la producción de materias primas no se verá afectada. Las materias primas eventualmente llegarán, solo que su transporte costará más y tardarán más en llegar", cierra Caroline Bain, de Capital Economics, llamando a la calma.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud