Bolsa, mercados y cotizaciones

El petróleo se dispara tras el ataque sorpresa de EEUU y Reino Unido sobre los hutíes

Los bombardeos de EEUU y Reino Unido sobre las posiciones hutíes (aliados de Irán) en Yemen están provocando fuertes movimientos en los mercados de crudo. El petróleo Brent, de referencia en Europa, ronda los 80 dólares por barril, unos niveles que no sobrepasaba desde finales de 2023. El West Texas, de referencia en EEUU, avanza un 3% y sobrepasa los 74 dólares por barril. Durante la mañana las subidas han llegado a superar el 4%. La geopolítica parece estar haciendo el trabajo sucio a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que lleva meses intentando impulsar los precios del crudo sin demasiado éxito.

La geopolítica está complicando sobremanera el transporte de petróleo en dos puntos clave. Si hasta la fecha se habían producido ataques y enfrentamientos entre hutíes, buques comerciales occidentes y la Armada de EEUU en el Mar Rojo (con la irrupción incluida de una fragata de Irán para apoyar a los hutíes), ayer jueves la zona en peligro se amplió al mar de Omán, que está pegado al Estrecho de Ormuz, un punto de estrangulamiento por el que fluyen millones de barriles de petróleo cada día. Estas aguas bañan las orillas de Irán y Omán. Irán podría convertir en un infierno el tránsito de crudo por esa zona si EEUU y Reino Unido prosiguen los ataques contra las rebeldes hutíes.

Para tener algo más de contexto, resulta clave señalar que los rebeldes hutíes son un grupo insurgente chií (apoyados por Irán, que es la potencia chií en la región) que lucha en la guerra civil de Yemen por el control del Gobierno, frente a la facción que se encuentra hoy en día en el poder, que son musulmanes suníes, apoyados por Arabia Saudí, país cuya población es abrumadoramente suní.

Esta facción suní de Yemen es la que gobierna en la actualidad con ayuda de Arabia Saudí, algo que incomoda a Irán. La guerra civil de Yemen lleva activa varios años y estas luchas en el Mar Rojo y el mar de Omán amenazan con 'destrozar' las incipientes negociaciones de paz. Los rebeldes hutíes aseguran que estos ataques en el Mar Rojo son la respuesta a la guerra entre Israel y Hamás. Los hutíes consideran que la invasión israelí de Gaza es un genocidio.

Este jueves, las fuerzas iraníes confirmaron la captura de un buque petrolero estadounidense en las aguas del mar de Omán, un acto que ha elevado la tensión entre ambos países (EEUU e Irán) después de que se hayan producido varios enfrentamientos entre rebeldes hutíes (apoyados por Irán) y la Armada de EEUU en el Mar Rojo. "La Armada de la República Islámica de Irán anunció la incautación de un petrolero estadounidense en aguas del mar de Omán por orden judicial", informó la fuerza naval iraní en un breve comunicado difundido por la agencia Tasnim.

Mar Rojo Ormuz Estrecho mapa región
Mapa de la zona en tensión con las rutas comerciales clave.

Ante esta captura y los ataques en el mar Rojo, EEUU y Reino Unido han dado comienzo a una serie de bombardeos conjuntos realizados contra posiciones de los rebeldes yemeníes hutíes en respuesta a los ataques contra embarcaciones en el mar Rojo, iniciados como respuesta a la ofensiva israelí contra la Franja de Gaza.

España ha ratificado este viernes su negativa a participar en eventuales misiones para patrullar el mar Rojo alegando que, por el momento, no conoce los términos en los que estas operaciones se concebirían y que ya está implicada en otras 17 misiones en el exterior. Así lo ha trasladado la ministra de Defensa, Margarita Robles, ante la propuesta de la Unión Europea (UE) de crear una nueva misión y tras negar la participación española en la propuesta por Estados Unidos. Ante los medios de comunicación en el CESEDEN, ha recalcado que no conoce los planes de la UE, es decir, si tiene previsto crear una nueva operación o va a aprovechar los medios de una ya existente. "No sabemos qué misión va a haber", ha insistido la titular de la cartera, que en cualquier caso, ha hecho hincapié en que la postura de España es "no intervenir en el mar Rojo".

Bombardeos sobre varios objetivos hutíes

Los bombardeos de esta madrugada han tenido el apoyo de varios países: "Las fuerzas militares estadounidenses, junto con Reino Unido y con el apoyo de Australia, Bahréin, Canadá y Países Bajos, han llevado a cabo con éxito ataques contra varios objetivos en Yemen utilizados por los rebeldes hutíes que ponían en peligro la libertad de navegación en uno de las vías fluviales más importantes del mundo", ha declarado Biden, según un comunicado de la Casa Blanca.

Asimismo, el mandatario estadounidense ha manifestado que las acciones de los insurgentes "no tienen precedentes" por el uso de misiles balísticos antibuque, que han llegado a poner en peligro a personal militar y civil tanto de Estados Unidos como de sus socios. Esta misma semana, Washington había denunciado un intento de ataque de los hutíes contra uno de sus buques en el mar Rojo, que se encontraba patrullando para proteger las rutas comerciales como parte de la 'Operación Guardián Protector', integrada por más de 20 países.

En un análisis geopolítico de urgencia, los especialistas del Atlantic Council de EEUU dejan sus primeras impresiones. "Es poco probable que los ataques en Yemen detengan inmediatamente la agresión de los hutíes en el Mar Rojo", advierte Jonathan Panikoff, director de la Iniciativa Scowcroft para la Seguridad en Oriente Próximo. Pero el objetivo es, en cambio, restablecer la disuasión lo antes posible. "Eso significará casi con toda seguridad tener que seguir respondiendo a los ataques de los hutíes, y potencialmente con una agresión cada vez mayor", añade.

Irán y Rusia condenan los ataques

Por su parte, el portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán, Naser Kanani, ha condenado "enérgicamente" este viernes los bombardeos de Estados Unidos y Reino Unido contra supuestas posiciones de los rebeldes yemeníes hutíes y ha afirmado que se trata de una "clara violación de la soberanía e integridad territorial de Yemen" que "alimentará la inestabilidad en la región".

Kanani ha afirmado que estos bombardeos contra varias ciudades yemeníes son "una acción arbitraria, una clara violación de la soberanía e integridad territorial de Yemen, y una violación de las leyes y normas internacionales", según reza un comunicado de la cartera diplomática iraní publicada en su perfil de la red social X, anteriormente conocida como Twitter.

"Estos ataques arbitrarios no tendrán otro resultado que alimentar la inseguridad y la inestabilidad en la región", ha declarado, antes de denunciar que Washington y Londres están tratando de distraer de los "crímenes" de Israel, al que ha tildado de "régimen falso, criminal y agresor", mientras este continúa sus ataques en la Franja de Gaza y en Cisjordania.

Por su parte, el Gobierno de Rusia ha criticado este viernes los bombardeos ejecutados por Estados Unidos y Reino Unido contra Yemen y ha afirmado que son "otro ejemplo" de la "distorsión de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas" con el objetivo de "intensificar la situación en la región".

Así, ha sostenido que el objetivo de estos países es "escalar la situación en la región en beneficio de sus objetivos destructivos", según un mensaje publicado en su cuenta en Telegram, en el que ha adelantado que Moscú "presentará en detalle" su posición en una rueda de prensa que se celebrará en las próximas horas.

El Estrecho de Ormuz

"A la tensión se suma el hecho de que Irán también se ha apoderado de un petrolero en el Golfo de Omán. Esto será preocupante para los mercados del petróleo si vemos que incidentes como este se vuelven más regulares. El Golfo de Omán está muy cerca del Estrecho de Ormuz, un punto de estrangulamiento crítico para los flujos de petróleo. Por él circulan el 20% del consumo mundial. Por tanto, es evidente que las interrupciones más importantes de los flujos de petróleo en esta región serán mucho más alarmantes para los mercados", escriben en una nota rápida los analistas de materias primas de ING Warren Patterson y Ewa Manthey.

Este estrecho está situado entre Omán e Irán, conecta el Golfo Pérsico con el Golfo de Omán y el Mar Arábigo. El Estrecho de Ormuz es la arteria petrolera más importante del mundo, puesto que grandes volúmenes de petróleo fluyen a través del estrecho. En 2022, su flujo de petróleo promedió 21 millones de barriles por día (b/d), o el equivalente a aproximadamente el 21% del consumo mundial de líquidos derivados del petróleo.

En el primer semestre de 2023, los flujos totales de petróleo a través del Estrecho de Ormuz se mantuvieron relativamente estables en comparación con 2022 porque el aumento de los flujos de productos petrolíferos compensó parcialmente las caídas del petróleo crudo y el condensado. Este estrecho ha sido catalogado por el Departamento de Energía de EEUU como el más importante del mundo.

Todo ello se une a la inseguridad y los ataques en el Mar Rojo, donde los rebeldes hutíes cuentan con varios barcos y drones que están entorpeciendo el tránsito comercial de los buques comerciales occidentales. En esa zona ya se han producido varios choques entre la Armada de EEUU y los rebeldes hutíes.

Diferencias entre Ormuz y el Mar Rojo

"A diferencia del Mar Rojo, donde los buques pueden desviarse y tomar una ruta más larga alrededor del sur de África, hay pocas alternativas para los buques que atraviesan el Estrecho de Ormuz. Los saudíes y los Emiratos Árabes Unidos disponen de oleoductos con una capacidad combinada de unos 6,5 millones de barriles diarios, que evitan el Estrecho de Ormuz, pero el resto de los flujos de petróleo estarían en peligro. Por ahora, creemos que el riesgo de interrupción significativa de los flujos de petróleo desde el Golfo Pérsico es bajo, pero sin duda merece la pena seguirlo de cerca, dado el impacto potencial que podría tener en el suministro y los precios del petróleo", añaden desde el banco holandés.

Con todo, los ataques de esta madrugada eran necesarios para enviar un mensaje a Irán, concluye Panikoff: "Si Irán y sus apoderados se ven libres para ejercer una influencia terrorista y maligna en toda la región sin temor a represalias, el riesgo de un conflicto regional -y uno más largo y mortífero- sería aún más probable en los próximos meses y años".

Kirsten Fontenrose, experta también del Atlantic Council, señala que la inacción sólo "alentaría nuevos ataques contra el transporte marítimo mundial" y agrega que los ataques "podrían mermar las capacidades de los hutíes para ampliar o intensificar sus acciones militares". "Esta respuesta centrada contra los hutíes hace que la escalada sea menos probable, ya que los objetivos pueden ser considerados objetivos militares legítimos", plantea Daniel E. Mouton, exmiembro del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU y también analista del Atlantic Council.

Según Fontenrose, es poco probable que los ataques en Yemen provoquen una escalada directa con Irán. "No hay motivo para que Irán subraye sus vínculos con el conflicto o con los hutíes en esta coyuntura", desarrolla, ya que Teherán ya está logrando sus objetivos estratégicos con la disminución de la popularidad de EEUU en todo el mundo y los vacilantes esfuerzos israelíes para mejorar sus lazos diplomáticos en el mundo árabe.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud