Economía

Estados Unidos crea una alianza de 10 países en el mar Rojo ante los ataques y España se autoexcluye

  • Defensa deja en manos de la OTAN y Bruselas su adhesión a esta iniciativa
Portaaviones estadounidense.
Madridicon-related

La escalada de violencia en el mar Rojo por parte de hutíes y yemeníes, aliados de Irán, ha llevado al Pentágono de Estados Unidos a buscar una alianza naval de diez países para garantizar la seguridad y la libertad de navegación en la zona. Según las informaciones conocidas a través de un comunicado del jefe del Pentágono, Lloyd J. Austin, en ese listado de diez países estarían Reino Unido, Francia, España, Italia, Países Bajos, Canadá, Noruega, Baréin y Seychelles. El Ministerio de Defensa aseguró que nuestro país no va a participar de manera unilateral en esta coalición internacional.

El departamenteo encabeza Margarita Robles argumentó que "está sujeto a decisiones de la UE y la OTAN". Por tanto, la participación de las Fuerzas Armadas españolas en esta iniciativas está todavía en el aire, según la portavoz del Gobierno, Pilar Alegría.

Esto se produce en un momento en el que empresas como Maersk, BP o MSC han tomado la decisión de dejar de transitar por esas aguas con sus buques.

Por su parte, el presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, dio por hecho la adhesión de España a esta alianza defensiva promovida por Estados Unidos. El líder de la oposición aseguró que le parece "una decisión correcta" pero criticó que Pedro Sánchez hubiese tomado esta decisión "que atañe al Ejército de España, sin informar al Parlamento", aseveró.

Sea como fuere, Defensa deja en manos de Bruselas y la Alianza Atlántica la decisión de entrar en esta propuesta defensiva conjunta en el mar Rojo.

Tras el estallido de la ofensiva israelí en la Franja de Gaza, lo hutíes han lanzado varios misiles y drones contra el sur de Israel durante estos últimos meses y también contra buques con bandera israelí o que son propiedad de empresas con sede en el país que transitan el mar Rojo por el estrecho de Bab al Mandeb, principal línea de paso de los buques de mercancías procedentes del continente asiático.
Según informó el Pentágono, esta supuesta coalición actuará bajo el nombre de Operación Guardián de la Prosperidad y bajo el paraguas de la fuerza naval internacional Fuerzas Marítimas Combinadas (CFM), que compone una coalición de 39 países y está comandada por el vicealmirante de la Marina estadounidense, Brad Cooper. El objetivo es claro: proteger el flujo comercial y mejorar la seguridad marítima en las regiones donde tiene presencia este batallón.
Así, el conjunto de países que conforman esta alianza se encargarán de "los desafíos de seguridad" en el sur del mar Rojo y en el Golfo de Adén "con el objetivo de garantizar la libertad de navegación para los países y reforzar la seguridad y la prosperidad regionales", según comunicó el Pentágono.

El jefe del Pentágono aseguró que la escalada de ataques de los rebeldes hutíes son una "amenaza" para el libre flujo del comercio y "pone en peligro a marineros inocentes y viola el derecho internacional" en un punto que es "un importante corredor que facilita el comercio internacional".

Austin recordó en su comunicado que el mar Rojo es una vía marítima "de importancia crítica" que fue esencial para la libertad de la navegación y "un corredor comercial principal que facilita el comercio internacional".

"Los países que buscan defender el principio fundamental de la libertad de navegación deben unirse para enfrentar el desafío que plantea este actor no estatal que lanza misiles balísticos y vehículos aéreos no tripulados (UAV) contra buques mercantes de muchas naciones que transitan legalmente por aguas internacionales", aseguró.

Por tanto insistió en la necesidad de afrontar "este desafío internacional" a través de una "acción colectiva" entre los distintos países.

Por su parte, los hutíes advirtieron que no van a parar con sus ataques. Su portavoz, Mohamed Abdulsalam, aseguró en redes sociales que esta coalición emprendida por Estados Unidos "es para proteger a Israel y militarizar el mar sin ninguna justificación, lo que impedirá que Yemen continúe con sus operaciones legítimas de apoyo a Gaza", escribió.

El portavoz de los rebeldes insistió en redes que lo que están haciendo en la zona son "operaciones navales" que van dirigidas a apoyar a los gazatíes y "no son una demostración de fuerza ni un desafío para nadie". Al mismo tiempo, advirtió que "quien quiera ampliar el conflicto debe asumir las consecuencias de sus acciones".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud