Economía

Irán revoluciona su Armada con 100 nuevos barcos y mejores drones ante la escalada de tensión con EEUU en el Mar Rojo

La corbeta de Irán Shahid Soleimani. Foto de Wikimedia Commons

La tensión en el Mar Rojo sigue en aumento. EEUU respondió con una alianza militar para defender a los buques comerciales occidentales de los ataques hutíes. Más tarde, Irán envió una fragata al Mar Rojo para mandar un aviso a EEUU e Israel (Irán es el mayor aliado de los hutíes, un grupo rebelde chií que combate la guerra civil de Yemen para intentar hacerse con el poder). EEUU respondió hundiendo varias embarcaciones capitaneadas por los hutíes. Ahora Irán anuncia que está reforzando su ejército de drones y su Armada con la incorporación de 100 embarcaciones, entre las que destaca un buque de guerra. Mientras tanto, son cada vez más las embarcaciones y navieras que evitan el Mar Rojo, lo que encarece el transporte marítimo mundial y pone en riesgo la relajación de la inflación por la que tanto han luchado buena parte de los países del mundo.

El último movimiento que ha tensionado el conflicto que se vive en el Mar Rojo ha sido el refuerzo de la Armada de Irán. Mientras que la alianza internacional dirigida por EEUU parece mantener en los últimos días en modo 'wait and see' (ver y esperar para no incrementar la tensión y poner en riesgo las negociaciones de paz en Yemen), Irán parece dispuesto a defender sus intereses en la zona hasta la última consecuencia.

Estados Unidos anunció hace unas semanas una coalición militar conformada por más de 20 naciones bajo el nombre de 'Operation Prosperity Guardian' (Operación Guardián de la Prosperidad) para ofrecer protección a los buques que transitan por el mar Rojo. Tras este anuncio, Irán decidió mandar un buque de guerra a la zona, lo que provocó una fuerte subida de los precios del petróleo durante esa jornada. Hay que recordar que casi el 15% del comercio marítimo mundial pasa por el mar Rojo, incluido el 8% del comercio mundial de cereales, el 12% del comercio marítimo de petróleo y el 8% del comercio mundial de gas natural licuado.

El último anuncio que se ha conocido en las últimas horas habla de un movimiento más de las fuerzas iraníes, un avance en la tensión que tiene como objetivo proteger tanto el Mar Rojo como el Golfo Pérsico (Estrecho de Ormuz). La Guardia Revolucionaria iraní ha reforzado su fuerza naval con un centenar de embarcaciones, entre ellas un buque de guerra y docenas de lanchas armadas con lanzacohetes. Evitar estas zonas incrementa de forma notable el coste de las navieras, lo que a la postre desemboca en un precio superior para los bienes y servicios que transportan esos buques comerciales.

Las nuevas embarcaciones fueron presentadas este sábado en la ciudad costera de Bandar Abbas en un acto en el que participaron el comandante en jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, el general Hosein Salamí, y el jefe de la Fuerza Marina de ese cuerpo de élite, Alí Reza Tangsirí, informó la agencia oficial IRNA.

¿Es Irán una potencia militar?

Irán tiene un ejército que no puede hacer frente a EEUU y mucho menos a una alianza occidental, pero sí es cierto que su poderío militar se encuentra entre los más destacados del mundo. Según Global Firepower Irán tiene el 17º ejército más potente del mundo con más 4.000 tanques y más de 1.000 sistemas de lanzamiento de cohetes. Su personal militar activo es de 575.000, el séptimo más grande del mundo.

No obstante, el gasto sobre PIB de Irán en defensa es insuficiente para hacer frente a potencias como EEUU, China o la India, cuyo PIB es muy superior y gastando incluso un porcentaje menor que el de Irán en algunos casos (Irán emplea el equivalente al 2,6% del PIB, según el Banco Mundial), tienen un presupuesto muy superior.

Durante décadas, Irán ha trabajado para conseguir armas nucleares, un programa que Estados Unidos y otras naciones occidentales han intentado detener, castigando a Irán con sanciones. A pesar de los desafíos económicos como esas sanciones, Irán ha destinado una quinta parte de su presupuesto anual a defensa en 2023. Ahora, en medio de las tensiones, Teherán a anunciado a través de su agencia de prensa que ha reforzado su armada con 100 nuevos barcos, entre los que destaca el buque Abu-Mahdi al Muhandis.

El buque Abu-Mahdi al Muhandis

Entre el nuevo armamento destaca el buque de guerra Abu-Mahdi al-Muhandis con una autonomía de 2.000 millas náuticas y capacidad para evitar los radares, además de barcos de las clases Tareq y Ashura, armados con misiles de medio alcance y varias patrulleras.

Además, la Fuerza Marina de la Guardia Revolucionaria ha introducido tres docenas de lanchas rápidas armadas con lanzacohetes, según la cadena de televisión PressTV. No solo el Mar Rojo, el golfo Pérsico ha sido escenario de numerosos incidentes en los últimos años, incluidos ataques a petroleros y cargueros, entre las tensiones entre Irán y Estados Unidos por las sanciones impuestas por este último a la venta de petróleo iraní.

Cabe recordar que la fragata que envió Irán al Mar Rojo hace unos días es conocida como la fragata Alborz, que está registrada con un peso de 1.100 toneladas (1.540 con carga máxima) y una eslora (longitud) de 94,5 metros. Puede alcanzar una velocidad máxima de 39 nudos (aproximadamente 72 kilómetros por hora) y su autonomía es de 5.000 millas náuticas (9.000 km) a 15 nudos (28 km/h). Además, cuenta con un armamento compuesto por ocho misiles antibuque Noor y un cañón Mark 8 de 4,5 pulgadas (114 mm), más una torreta armada Kamand CIWS de 30 mm. También cuenta con dos morteros, dos ametralladoras y dos tubos lanzatorpedos.

Expertos militares coinciden en que este buque de guerra con más de 50 años de antigüedad tiene poco que hacer ante los actuales destructores de EEUU, si bien su llegada a la zona implica potenciales riesgos en el escenario de tensión latente que existe.

Mejores drones

Además, Irán también ha anunciado que está mejorando sus drones: "Las capacidades de los drones de Irán están avanzando proporcionalmente a las amenazas potenciales, y estamos siendo testigos de saltos tecnológicos en diversas industrias, incluidas la metalurgia, la fibra de vidrio y los compuestos, gracias a esta gran transformación", aseguró este sábado el general de brigada Alireza Sabahi-Fard. Sabahi-Fard quiso subrayar también que los nuevos drones iraníes presentan unas capacidades superiores, que, según este general, han atenuado la superioridad aérea de algunos países extranjeros, según recoge la agencia oficial IRNA.

"El desarrollo del uso de drones juega un papel crucial en la mejora de las capacidades operativas y de combate de la defensa aérea, y este asunto se está abordando con seriedad", sentenció en una reunión de comandantes de la flota de drones de la Fuerza de Defensa Aérea. Los drones iraníes han sido utilizados también por el ejército ruso en la guerra de Ucrania.

Las tensiones en el Mar Rojo

Mientras han continuado los ataques de hutíes a barcos occidentales en el Mar Rojo, haciendo por ejemplo que la gran naviera Maersk haya desistido de retomar las travesías por la zona, una serie de acontecimientos ocurridos la semana pasada han agravado aún más las tensiones en la región. En Beirut, capital de Líbano, un ataque israelí con un avión no tripulado mató a un alto dirigente de Hamás.

Asimismo, un ataque cerca de Bagdad alcanzó a miembros de una fuerza de seguridad iraquí respaldada por Irán. También tuvo lugar un devastador atentado con bomba cometido por agentes suicidas en la ciudad iraní de Kermán en el lugar donde se encuentra la tumba del general Qassem Soleimani. En el ataque, del que Teherán culpó de inmediato a Israel y ha sido reivindicado después por el Estado Islámico, han fallecido más de 90 personas.

De fondo, Israel ha presionado a Teherán con acciones como una avalancha de ciberataques que habrían hecho cerrar casi la mitad de las gasolineras iraníes. Este mismo lunes ha trascendido que el aeropuerto internacional de Beirut ha sido 'hackeado' para mostrar en sus pantallas de vuelos mensajes contra el líder del partido-milicia chií libanés Hezbolá, Hasán Nasralá, y la posibilidad de que sus enfrentamientos con Israel en la frontera acaben por arrastrar al país a una guerra abierta. Hezbolá, apoyado por Irán, ha llevado a cabo decenas de ataques con drones y proyectiles contra el norte de Israel desde los ataques ejecutados el 7 de octubre por Israel contra territorio israelí, una situación que ha hecho temer una expansión del conflicto al vecino Líbano e incluso a toda la región.

El propio Nasralá, el presidente iraní Raisi y el primer ministro iraquí se han pronunciado airadamente contra Israel y la "coalición", señalando también con el dedo a EEUU. Hasta ahora no ha habido represalias, pero la semana pasada puso de manifiesto el aumento de las tensiones y la amenaza de que se desborden. De hecho, Hezbolá ha declarado definitivamente que Israel ha abierto ahora un frente con Líbano.

El conflicto entre Israel e Irán

"La estrategia de Irán, sobre el papel, pasaba por aislar a Israel y buscar armas nucleares sin provocar un ataque estadounidense. Desde este punto de vista, Irán limitaría su agresión, lo que permitiría a la administración Biden evitar una conflagración regional. Una vez reelegidos, los demócratas podrían iniciar un nuevo ciclo de compromiso y negociación, permitiendo la estrategia de Irán de buscar armas nucleares mientras supervisan una sucesión fluida en el poder interno en los próximos años", explica Matt Gertken, estratega jefe de Geopolítica en BCA Research.

Sin embargo, la estrategia de Irán en la práctica está siendo distinta, señala el experto: "Irán podría haber impedido que Hamás atacara a Israel y que los hutíes cerraran el estrecho de Bab-el-Mandeb (punto de estrangulamiento sur del Mar Rojo situado en las costas de Yemen). En cambio, ha permitido una escalada. Por lo tanto, no es seguro para los inversores apostar por el autocontrol iraní. El régimen iraní ha respondido al malestar social interno y al fracaso de las conversaciones nucleares entre EEUU e Irán en los últimos años, intensificando la agresión contra Israel. Por lo tanto, los inversores deberían esperar primero la agresión y la escalada, antes de cualquier posterior desescalada".

Gertken también apunta a la falta de contundencia por parte de EEUU: "Washington necesitaría hacer una gran demostración de fuerza militar o diplomática para frenar el comportamiento actual de Irán. La administración Biden seguirá siendo reticente hasta que sus perspectivas electorales estén completamente condenadas al fracaso o hasta que sea reelegido. Hasta entonces, EEUU no será proactivo a la hora de restringir a Irán. Irán aprovechará su ventaja".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud