Bolsa, mercados y cotizaciones

Las bolsas cierran el año en máximos que superados abren una subida libre

  • El EuroStoxx se frena en los 4.570 puntos que son el techo de la crisis de Lehman
  • El Russell es el gran índice de EEUU que aún no está cerca de su máximo bursátil
  • El Nasdaq 100 y el Dow Jones ya cotizan en niveles nunca antes vistos
Un par de ases en una jugada de póker. Dreamstime
Madridicon-related

La bolsa europea acusa cierto desgaste en la recta final del año que está frustrando la llegada del EuroStoxx 50 a los 4.570 puntos en los que cotizaba el índice antes de la crisis de Lehman Brothers en 2007. Y esto mismo frena al índice de referencia de la bolsa del Viejo Continente a subir un 20% en 2023, una meta que no alcanzará salvo sorpresa en la última sesión bursátil del 2023. Lo que sí que está más cerca, según los expertos, es ver a cuatro índices de Wall Street en máximos históricos, ya que solo falta el Rusell 2000 para cerrar este póker bursátil.

Desde el pasado lunes el mercado no ha encontrado ningún aliciente para mantener el impulso visto desde finales de octubre con el rally de la bolsa ante una expectativa de tipos de interés más bajos a partir del segundo trimestre del 2024. Así, todo apunta a que el EuroStoxx 50 saltará al próximo ejercicio pegado a los 4.500 puntos y retrasará un poco más una subida del 1,5% que lo separa de conquistar los máximos de la crisis financiera del 2007: la resistencia técnica que abre la puerta a los máximos históricos del EuroStoxx 50.

"No podremos hablar de nueva fortaleza a largo plazo mientras no consiga batir esos máximos del 2007, cuya ruptura dejaría como objetivo el nivel de la burbuja tecnológica del año 2000 en los 5.522 puntos", señala el asesor de Ecotrader, Joan Cabrero, quien recuerda que hasta este punto el EuroStoxx tiene un margen de mejora de casi un 20%. No obstante, es poco probable desde un punto de vista técnico que el EuroStoxx realice todo ese camino sin consolidar antes una parte de esas subidas.

Por eso el experto de Ecotrader señala el alcance de la resistencia de los 4.570 puntos como referencia y la caída posterior en el índice como un punto para comprar de nuevo bolsa europea en busca de esos 5.500 puntos como objetivo último. "Solo habría algún signo de debilidad si el EuroStoxx no consiguiera alcanzar su techo de Lehman Brothers y antes iniciara una corrección más allá de los mínimos de octubre, en la zona de los 4.000 puntos", según Cabrero.

El EuroStoxx tiene casi la misma distancia a sus máximos históricos que lo que acumula en el 2023. Todo va en movimientos que rondan el 20%. Es probable que la referencia de la bolsa europea solo supere esta cifra si se trunca su resultado, pero eso no resta valor al desempeño visto en el 2023. Los impulsos al alza de la bolsa Europea se resumen en el rally previo a la crisis de Credit Suisse, en marzo de 2023, y el optimismo de la recta final del año (el verdadero catalizador de las alzas del 2023 con esa expectativa de hasta siete recortes de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo, según Bloomberg).

Con todo, el 2023 se quedaría como el quinto ejercicio más alcista del milenio para el EuroStoxx 50 (solo en cuatro años se ha superado el 20% desde que arrancó el 200). El 2019 previo a la crisis de la pandemia se mantendría como el año más alcista del índice paneuropeo con un avance que roza el 25%. Y aunque la bolsa europea tiene los fundamentales para avanzar en el 2024 el EuroStoxx se queda en el ejercicio todavía en curso por detrás del Ibex 35 o de las grandes referencias de Wall Street.

El Russell 2000 completa 'la mano' de póker

Existe un claro contraste entre la bolsa europea y la estadounidense este año gracias a las grandes compañías tecnológicas de Wall Street. Un puñado de valores que se podrían concentrar en los conocidos como los Siete Magníficos (entre los que se incluyen Amazon, Apple o Nvidia) empujaron al Nasdaq 100 a subir un 55% en 2023 y a anotar nuevos máximos históricos por encima de los 16.900 puntos. De hecho, el índice tecnológico y el Dow Jones industrial cotizan en niveles nunca antes vistos mientras que el S&P 500 se sitúa a menos de un 0,3% de los 4.796 puntos que es su actual techo sobre el parqué.

Es decir, dos de los tres grandes índices de la bolsa neoyorquina están prácticamente en máximos por lo que falta una última carta para pasar del trío al póker histórico en Wall Street. El as que falta por salir es el Russell 2000. El índice de las pequeñas compañías de Wall Street (pequeñas en comparación con Apple porque capitalizan cientos de millones de dólares) sube en el año un 17%, por delante del Dow Jones. Las seis bajadas de tipos que se descuentan por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos ayudó a que los inversores se sienten más cómodos para tomar posiciones en compañías más pegadas al ciclo económico, del que se desprende que no estará estrangulado por unos altos costes de financiación.

"Este trío de ases es una mano muy fuerte que los bajistas van a tener complicado superar. La fiesta alcista puede continuar de cara al 2024 pero los auténticos comodines que resolverían la partida sería ver al Russell o al Nasdaq Composite también por encima de sus altos históricos", explicó Cabrero.

Así, la distancia hasta los máximos históricos del índice de las pequeñas capitalizadas de Wall Street supera el 18%. El índice trasladará a la primera parte del año que viene cerrar el póker (o repóker de ases si el Nasdaq Composite sube otro 8% hasta su techo) pero no se cancela su fuerza alcista mientras cierre el 2023 sobre los 2.035 puntos. Desde un punto de vista por fundamentales el potencial que ve el consenso de mercado que recoge Bloomberg se sitúa por debajo del 13%, ya que la cosecha de los beneficios en 2024 seguirá al alza en pleno aterrizaje suave de la economía pero no sería suficiente para superar su techo en el corto plazo.

Desde un punto de vista técnico una 'subida libre' es la situación más alcista posible al no haber resistencias que puedan frenar las alzas. Pero Wall Street tiene sus propios incentivos por fundamentales para ampliar los máximos históricos que marcan sus principales índices al cierre del 2023. El consenso de mercado que recoge FactSet estima que el beneficio neto de las compañías del S&P 500 aumentará un 8,4% en 2024, cuando en el caso de la bolsa europea será del 4%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud