Bolsa, mercados y cotizaciones

Cómo convertir un avión en inversión sin tener las llaves del aeroplano

  • Las compañías de leasing aéreo tienen un potencial medio del 25%
  • El sector de arrendamiento de aparatos ostenta una recomendación de compra, según los expertos
Un avión en pleno embarque. Dreamstime
Madridicon-related

La flota mundial de aeronaves va en aumento con la recuperación del tráfico de pasajeros tras la pandemia. El 2024 será el año de la normalización de la actividad aérea tras un periodo de altos costes e incertidumbre para el sector. Pero el inversor no solo puede participar del crecimiento a través de las acciones de aerolíneas como Ryanair o IAG, sino que puede invertir en compañías del leasing aéreo. Es decir, invertir en compañías aéreas que arriendan los aeroplanos y no disponen de las llaves.

Air Lease, Avic, BOC Aviation, AerCap, Element Fleet o FTAI Aviation son las grandes cotizadas del mercado que se dedican al arrendamiento de aeronaves como eje principal de su negocio. Y todas ellas tienen una recomendación de compra, según el consenso de mercado que reúne FactSet.

Comprar un avión cada vez sale más caro para una aerolínea. Más si cabe cuando se producen disrupciones del mercado como la ocurrida durante la pandemia. Lo habitual siempre fue comprar aviones y pedir préstamos para financiar esas adquisiciones. Pero un entorno de tipos de interés altos eleva los costes de financiación cuando Ryanair, IAG o AirFrance KLM están en fase de recuperación de beneficios. Con unos ratios de endeudamiento tan altos una aerolínea debe pensárselo dos veces antes de renovar su flota a base de adquisiciones. De ahí que el leasing se haya convertido en los últimos años en la alternativa para disponer de aviones cuando los necesites sin que sean necesariamente tuyos.

Según el medio especializado en la materia, Centre for Aviation, la mitad de la flota de aviones comerciales del mundo está sujeta a contratos de arrendamiento. Y esta flota tenderá a crecer a la par que se moderniza paulatinamente. La gestora Arcano, con experiencia en la inversión de leasing aéreo, prevé que la flota de aviones comerciales alcanzará los 46.000 aeroplanos en 2042, el doble de los existentes antes de la irrupción del coronavirus.

El negocio de las empresas de arrendamiento de aeronaves se basa en alquilar un avión y utilizar ese dinero para pagar deuda, cubrir costes y repartir dividendos. Y, por contraprestación, la mayor preocupación del negocio es que las aerolíneas no pierdan su capacidad de solvencia ya que la vida útil de un avión ronda los 25 años (varía según el modelo y las veces que haya presurizado y despresurizado la cabina). Es decir, es un activo líquido al que después de expirar un contrato puede renovarse, vender o reciclar (valor residual).

Además, y mientras las aerolíneas no incurran en quiebra, el negocio del arrendamiento de aviones no se ve afectado en gran medida, como ocurrió entre 2019 y 2020, porque aunque el valor residual se viera afectado las compañías de aviación aún tenían que pagar los alquileres.

Más allá del cartel de compra que ostentan todas para los expertos hay un valor que ofrece un recorrido por delante en bolsa mayor al de sus pares: Air Lease. La empresa estadounidense que presta sus aviones a aerolíneas en todo el mundo tiene un potencial del 38% hasta los 52,6 euros al cambio (precio objetivo de 55 dólares al cambio).

Los expertos son testigos del incremento de la demanda de aviones que recibe la compañía. "La dinámica de oferta/demanda están creando más valor por la escasez e impulsa a las tarifas de arrendamiento y el valor de las aeronaves. Y la demanda de aparatos de segunda mano también resulta en una ganancia del 12,5% en el margen de ventas del trimestre hasta septiembre", explicó la experta de Deutsche Bank, Hillary Cacanando. Además, desde el banco de inversión consideran que el beneficio por acción del ejercicio en curso estará en los 4,43 dólares frente el 4,38 que espera el consenso de mercado, y de 5,31 de cara al 2024.

Avic, división aeroespacial y de defensa china, también tiene su negocio en el arrendamiento de aviones, con un potencial que ronda el 30%. Pero es la también asiática BOC Aviation la que concentra más recomendaciones de tomar posiciones con un potencial en la línea de la anterior. Además, los analistas consideran que en el 2024 se retomará la actividad en el continente asiático y el Pacífico, donde más podrá crecer el grupo en alquiler de fuselajes y que permitirá al grupo obtener más de 2.000 millones de dólares de beneficio bruto de explotación.

Aercap es la compañía de mayor tamaño por capitalización bursátil entre sus pares y ofrece también el mayor descuento frente a sus pares con un PER (veces que el beneficio queda recogido en el precio de la acción) de 6,4 veces.

También despunta entre las grandes cotizadas del sector Element Fleet, de origen canadiense pero con clientes en aerolíneas estadounidenses, mexicanas, australianas y neozelandesas. "Con un legado que se remonta a 2007, la compañía mantiene una gestión de flotas de primer nivel que mantiene una buena generación de ganancias y métricas de retorno", señaló el analista crediticio de Morningstar, Mark Nolan. De hecho, el experto señala el sólido perfil de riesgo de la compañía con el bajo nivel de cancelaciones neto de contratos que presenta.

FTAI Aviation presenta uno de los ratios de deuda neta entre beneficio bruto de explotación (ebitda) más bajos, por el rápido incremento de sus ganancias (el consenso espera que crezca un 53% interanual en 2023 hasta un ebitda de 595 millones de dólares). "Seguimos pensando que las acciones de FTAI representan una forma atractiva para que los inversores participen en un modelo de arrendamiento de flujo efectivo estable y rentable, al no tener que invertir constantemente capital para mantener el negocio", explicaron desde Deutsche Bank.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud