Empresas y finanzas

Un gigante del leasing cancela pedidos a Airbus y Boeing por el coronavirus

  • Avolon anula la compra de 75 737MAX, 4 A330 y retrasa la entrega de 25 aviones
Aviones de KLM aparcados en un aeropuerto de Holanda

La crisis del coronavirus golpea la cartera de pedidos de Airbus y Boeing. Avolon, el tercer arrendador de aviones comerciales más grande del mundo, ha cancelado la compra de 75 aeronaves 737 MAX, de cuatro unidades del A330 y ha retrasado las entregas de unos 25 aviones de corto y medio más allá de 2024. De los aviones de un sólo pasillo, la firma ha aplazado a 2024 la entrega de 16 737 MAX de Boeing y hasta 2027 la recepción de A320 neo del fabricante europeo.

Aunque el grueso de las cancelaciones son MAX, que llevan parados desde hace más de un año por los accidentes y las dudas de MCAS, Avolon explica que "mantiene su confianza y compromiso con el programa MAX" y que los ajustes sólo responden a la crisis del coronavirus.

"Hemos rediseñado nuestra cartera de pedidos para alinearnos mejor con las condiciones actuales de mercado"

La compañía de leasing aéreo tenía previsto recibir 284 aeronaves entre 2020 y 2023 pero ha optado por recortar la cifrar hasta las 165 unidades para reducir sus gastos a corto plazo y salvaguardar la caja. "Hemos actuado rápida y decisivamente para abordar las nuevas perspectivas del mercado y hemos rediseñado nuestra cartera de pedidos para alinearnos mejor con las condiciones actuales", asegura el consejero delegado de Avolon, Dómhnal Slattery.

Y es que, más allá de que las aerolíneas ahora no quieran alquilar aviones porque tu actividad está totalmente parada (Ryanair opera 20 vuelos al día frente a los 2.500 diarios del año pasado), las compañías están devolviendo aviones a las firmas de leasing y renegociando contratos para reducir los pagos. En este punto, Avolon asegura que está en conversaciones con el 90% de sus clientes para aplazar los contratos durante tres meses.

"Esperamos llegar a algún tipo de acuerdo de aplazamiento de los alquileres a corto plazo con la mayoría de nuestros clientes", asegura la firma de origen irlandés. En este punto, la firma abre la puerta a que las compañías pidan más retrasos o suspensiones temporales de los contratos.

La compañía no espera una rápida recuperación de la demanda de aeronaves

Muchos de los pedidos cancelados o retrasados tenían fecha de entrega en 2021 y 2022, lo que implica que la compañía no espera una rápida recuperación de la demanda de aeronaves una vez termine el confinamiento y se empiece a recuperar la actividad poco a poco. No en vano, las aerolíneas dan por perdido el verano y no esperan recuperar sus ritmos de actividad previa a la crisis hasta el año que viene como pronto.

"Si bien sigue siendo difícil determinar la duración o la profundidad de esta crisis, seguimos confiando en nuestras perspectivas y en la capacidad de la industria para recuperarse después de COVID-19", asegura el consejero delegado de Avolon, que ha cerrado el primer trimestre con una flota propia y gestionada de 549 aviones.

Avolon no es la única empresa que está negociando cancelaciones y retrasos de entregas con Airbus y Boeing. El Financial Times ha publicado hoy que Airbus está estudiando reducir a la mitad el ritmo de producción del A320 como respuesta a la petición de las compañías aéreas de retrasar las entregas de los aviones para limitar las salidas de caja. Airbus fabrica 60 aviones de la A320 al mes y la idea sería bajar a los 30 unidades hasta el año que viene.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin